fbnoscript
7 de septiembre de 2019

Censura contra el colectivo LGBT en la Bienal del Libro de Rio de Janeiro

El intendente Marcelo Crivella describió como de “contenido sexual inapropiado” la publicación que contiene el beso del mismo sexo en un comic de los Vengadores

“Necesitamos proteger a nuestros hijos. Como resultado, hemos determinado que los organizadores de la Bienal recopilan libros con contenido que no es apto para menores. No es correcto que tengan acceso temprano a temas que no están de acuerdo con sus edades.”

Con este mensaje a través de su cuenta de twitter, el alcalde de Rio de Janeiro y obispo de la Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD), Marcelo Crivella, apuntaló una política de censura sobre el Bienal de Riocentro, la feria del libro más importante y concurrida del distrito brasileño. El objeto de la censura es un comic, Avengers: Childrens Crusade, que fue publicado por Marvel Comics durante 2010, publicado en un tomo recopilatorio de 246 páginas de la editorial Salvat en Brasil desde 2012, que incluye el primer beso de la editorial entre una pareja de superhéroes del mismo sexo, Hulking y Wiccan.

El día previo a la difusión por parte del alcalde, el miércoles 4, en el plenario del Ayuntamiento de Rio, el concejal derechista Alexandre Isquierdo (DEM), atacó el Bienal por la venta de este libro, sumándose a la campaña oscurantista que había en redes sociales llamando a Bolsonaro a cerrar la muestra. Con el comic en mano, caracterizó de “bandido y cobarde” al autor que “ciertamente es gay” y a quienes comercializan el material, “propagando la homosexualidad en los niños”. El concejal presentó una moción de repudio, aclarando que este acto de ninguna manera tenía un carácter homofóbico.

La Secretaría Municipal de Orden Público (Seop) emitió un comunicado informando que “notificó a la organización del Bienal del Libro” a “adaptar las obras expuestas en la feria a los artículos 74 al 80 contemplados en el Estatuto del Niño” y que en caso de incumplimiento el material sería confiscado y perderían la licencia del evento. Los artículos a los que se refiere el Seop son aquellos que establecen que las revistas y publicaciones con material inapropiado para niños y adolescentes y que no respeten los valores éticos y sociales de la persona y la familia, deberán estar protegidos con empaques negros y un distintivo advirtiendo de su contenido. La organización de la feria por su parte se negó a cumplir el pedido, presentando una orden judicial para “garantizar el derecho a los expositores a comercializar obras literarias sobre diversos temas” y garantizar el desenvolvimiento del evento. Al mismo tiempo, el comic se volvió un éxito de ventas

Durante el día viernes, inspectores de la ciudad de Rio, de la mano del subsecretario de operaciones de Seop, el coronel Wolney Dias, ex comandante de la Policía Militar ingresaron a la Feria para hacer cumplir la ordenanza municipal revisando uno por uno los stands para garantizar el cumplimiento de la medida, yéndose con las manos vacías debido, entre otras cosas, a que los ejemplares del comic fueron un éxito de ventas los días previos producto del anuncio de censura.

 El coronel Wolney Dias (centro) coordinó la supervisión en la Bienal de libros

Luego del fiasco en el Bienal, el alcalde Crivella emitió un nuevo video por redes sociales defendiendo el accionar estatal. “Lo que hicimos fue defender a la familia. Este tema tiene que ser tratado en la familia. No puede ser inducido, ya sea en la escuela, en la publicación de libros, donde sea que esté.”

El intento de censura por parte del gobierno de Rio ha generado un repudio masivo. Diferentes medios internacionales y juristas han salido al cruce del alcalde. El principal medio impreso de Brasil, Folha de Sao Paulo, ha puesto en la tapa de su edición de sábado el beso de los superhéroes.

En redes sociales, con el hashtag #LeiaComOrgulho y #CensuraNaBienal, hubo enormes muestras de repudio contra la censura y la homofobia. Felipe Neto, uno de los youtubers más populares de Brasil, organizó una distribución masiva de libros LBGT+ de la Bienal, repartiendo más de 14 mil ejemplares. Los libros eran repartidos sellados, en sobres negros, con un mensaje: “Este libro no es adecuado para personas atrasadas, retrógradas y prejuiciosas. Felipe Neto agradece tu lucha por el amor, la inclusión y la diversidad.”

Libros de temáticas LGBT + que fueron repartidos en la Bienal del Libro en Río después de intentar censurar al alcalde Marcelo Crivella

A pesar de las manifestaciones de repudio, el Tribunal de Justicia de Rio suspendió el mandato judicial, que había sido aprobado en primera instancia, que impedía la recolección de los comics por pedido de Crivella. El juez Mello Tavares, ordenó la eliminación de todas las obras de temáticas LGBT + que no estén selladas y con una advertencia por el contenido. Según el comunicado del juez "no es un acto de censura, pero considera inapropiado que una obra de superhéroe, atractiva para niños y jóvenes, pretenda presentar e ilustrar el tema de la homosexualidad para adolescentes y adolescentes niños, sin que los padres sean debidamente advertidos [...] "

La campaña de censura, en particular contra el colectivo LGBT, se ha transformado en una política de Estado. En abril, un spot publicitario del Banco do Brasil, donde se veían jóvenes negros tatuados, niños y parejas LGBT, fue retirado del aire producto del lobby estatal. Bolsonaro está intentando implementar “filtros” a las producciones que aprueba la Agencia Nacional de Cine condicionando estos criterios a su permanencia. Ya los avisos de selección de ficción de las subsidiarias del Banco do Brasil, contienen preguntas para filtrar contenidos que no sean “apto para todo público”. Hace pocas semanas, Henrique Pires, renunció a su cargo como Secretario de Cultura luego de suspenderse una convocatoria pública para proyectos de televisión que tratasen, entre otros temas, los relacionados con la diversidad sexual. La suspensión sucede luego de que Bolsonaro atacara en un vivo de redes sociales a las producciones finalistas que compiten por las categorías “diversidad de género” y “sexualidad”.

La persecución y censura son aristas de la política anti derecho y oscurantista de Bolsonaro, que inauguró su mandato eliminando los organismos que se ocupaban de las políticas orientadas a la comunidad LGBT llamando a enfrentar a la “dictadura gay”. Esa política oscurantista está al servicio de una orientación política antiobrera y reaccionaria, que se caracteriza por un reforzamiento del aparato represivo, el ataque a los derechos laborales y jubilatorios (reforma previsional), y en el plano exterior, el alineamiento con Trump en sus provocaciones golpistas contra Venezuela.

Así como las mujeres brasileñas recibieron a Bolsonaro con el gigantesco movimiento EleNao, la comunidad LGBT protagonizó recientemente una movilización de más de dos millones de personas contra los planteos homofóbicos y retrógrados de Bolsonaro y las iglesias. La movilización popular es el camino para derrotar los ataques fascistizantes y antiobreros del gobierno.

Compartir

Comentarios