10/12/2015 | 1393

Cuatro poemas de Ashraf Fayadh


1

Mi abuelo se la pasa desnudo cada día,

sin destierro, sin creación divina.

Ya he sido resucitado sin el soplo de Dios en mi imagen.

Soy la experiencia del infierno en la tierra

la tierra

es el infierno preparado para los refugiados.




2

Discúlpame, perdóname,

por no tener más lágrimas para vos,

por no balbucear tu nombre con nostalgia.

Dirigí mi rostro al calor de tus brazos

No tengo amor pero vos, vos tan sola, y soy el primero de tus pretendientes.




3

Sin embargo, él no tiene derecho a caminar,

o hamacarse o llorar.

No tiene derecho a abrir la ventana de su alma,

para renovar su aire, sus desechos, sus lágrimas..

Vos también tendés a olvidarte de que sos

un pedazo de pan.




4

Los profetas se han jubilado

así que no esperes que el tuyo venga hacia vos,

y por vos,

por vos las pantallas traen las noticias diarias

y reciben sus altos salarios

qué importante es el dinero

para una vida de dignidad.

También te puede interesar:

Junto a las luchas, en diálogo con creadoras y creadores y afilando las armas de la crítica.
El martes 25 de agosto vio la luz Workersletter, el resumen de noticias diario de los trabajadores
La Iglesia sigue actuando para proteger al abusador Raúl Sidders.