21/08/2020

DC Comics realiza convención en medio de un “baño de sangre” por despidos

Así fue llamado el reguero de 800 cesantías en la empresa, que este 22 de agosto realiza la llamada "DC FanDome".
Por Beita De

Hace 10 días una noticia recorría al gigante de los cómics: se conocía que más de 800 empleados del sector de historietas y merchandising eran despedidos. En la volteada caían incluso figuras muy reconocidas como los editores Bob Harras, Brian Cunningham y Mark Doyle. El secreto a voces salía a la luz: el streaming se volvió mucho más redituable en nuestros días que la creación de historietas. Desde que AT&T compró Warner Media (propietaria de DC) en 2018, se sabía que la intención de la empresa sería realizar cambios. La pandemia del Covid-19 aceleró el proceso. Cuando las proyecciones económicas entraron en picada, a la par del declive en ciertos segmentos de la industria, los cañones de reestructuración apuntaron contra DC Comics.

Los despidos de la plana editorial de DC enseguida ocuparon las noticias del fandome (el universo de fans) y no tardaron en titular “un baño de sangre” en la previa al DCFandome. Esta convención virtual está convocada para el sábado 22 de agosto y promete traer novedades del arco que comprende a las series, películas y videojuegos de la marca, pero también primicias del área desguazada de los comics.

 

Historietas versus streaming y videjuegos online: ¿la batalla final?

La pandemia vino a modificar radicalmente los hábitos de consumo y/o a potenciarlos en algunos casos. Un claro ejemplo es lo sucedido dentro de la industria gamer. Se han registrado récords históricos de ventas de videojuegos y productos online asociados, durante la cuarentena que ha afectado a todo el mundo desde principios de este año. Las cifras de ganancias para este sector son millonarias.

Es interesante que a pesar de ello, los despidos también se están produciendo dentro de esta industria. Un ejemplo fue lo sucedido con los empleados de la empresa Blizzard, que expresaron que sus salarios se encuentran muy por detrás de las ganancias y el crecimiento de la empresa. Si bien han obtenido, luego de los reclamos, un aumento, este no supera el del 10% de sus ingresos. “Por el momento, sin embargo, el sector sufre la falta de sindicatos y legislaciones, año a año con escándalos y medidas ridículas que, lejos de solucionarse, parecen estar tan normalizadas como el crunch” -término que se utiliza para la explotación extrema de quienes trabajan en la producción de videojuegos (Infobae, 8/8). Estos trabajadores se ven obligados “por la fecha límite” a trabajar muchísimas horas sin parar y sin obtener ningún tipo de bonificación por sus esfuerzos, derivando muchas veces en consecuencias graves en su salud mental y física.

Así las cosas, no es de extrañar que una industria que privilegia ante todo el consumo y las ganancias, eche por tierra la producción de historietas. Desde las década de los ’90 la industria del cómic ha pasado por una verdadera montaña rusa en cuanto a sus ventas y no ha logrado, salvo excepciones, un repunte.

Si bien DC Comics, comparada con pequeñas empresas, genera ventas, lo cierto es que sus números estaban en rojo. Interesante entonces es preguntarse por qué una empresa como Warner se hace de DC o por qué Disney, lo ha hecho también con otra firma como Marvel. La respuesta es simple: si bien la historieta en sí misma no genera ingresos, sí lo hacen sus personajes e historias que están harto arraigados en la cultura popular. El ejemplo claro son las películas de superhéroes, que año tras año rompen taquillas. Quien se hace de la propiedad intelectual, es quien se garantiza la victoria.

Las plataformas de streaming están recargando sus arsenales para dispararnos de información y nuevos contenidos. Disney ya anunció el listado de películas que incluirá, donde los contenidos de Marvel y Star Wars serán pesos pesados. Netflix ha traído en el último tiempo toda una serie de contenidos del animé (animación japonesa), para sumar a su variopinta oferta. Y AT&T ha logrado hacerle un gran espacio a lo propio en HBO, que en poco tiempo desembarcará con HBO Max en Latinoamérica. La audiencia es la ganancia más preciada en la batalla del streaming.

También te puede interesar:

Nace un nuevo sindicato en Silicon Valley.
La agudización de la guerra comercial y la disputa tecnológica
El dilema de la industria periodística no encuentra salida en sus propios términos.
A la muerte del artista, una semblanza de sus palabras y su obra, refugio frente a la hipocresía del mundo.