23/06/2021

El rock se une contra el fascismo en España

Más de 1.000 bandas impulsan manifiesto antifascista.

“Si algo ha sido el rock, desde que nació, desde su semilla en los blues de los esclavos, es antifascista”, así culmina el manifiesto al que suscribieron bandas europeas y latinoamericanas como La Polla Records, Ska-P, La Vela Puerca, Banda Bassotti, Miguel Ríos, Rozalén o Hamlet entre otras, Malavita, Manolo Kabezabolo y los que no dan pie con bolo, Desastre, Clan Perro, Cryting Blood, Lucem ac Tenebras, Mordor, Cyan Bloodbane, La Cataluña Metálica, Lyra Mortem, Rockura emergente, Origen, Fugitivos, Fabes con Almejes o Salpicadura sumaron su firma a este manifiesto rockero. Y no solo hubo apoyos desde España, grupos de Colombia (Angkor, Orfeo), Argentina (Renacer), Chile (Excomunión) y México (Luzbel) también respaldaron esta declaración antifascita.

Fernando Madina (Andaluza) y Oscar Sancho (Lujuria) fueron los promotores de este movimiento, que surgió y se viralizó a principios del mes de mayo. Impulsaron la iniciativa debido a que “de un tiempo a esta parte se está blanqueando poco a poco una ideología que tiene el odio y la xenofobia como principales líneas de pensamiento. Se está normalizando”. Por eso plantearon un manifiesto en el que se definen como «la tribu de rock» y la tribu del rock está respondiendo con creces.

A pesar de las declaraciones de Madina sobre el impulso que le dio Pablo Iglesias (exvicepresidente y actual ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030 del partido Podemos) mediante un ‘tuit’ contra Vox (formación franquista fascistoide de ultraderecha), sería un error adjudicarle el reverdecer en el movimiento artístico contra un auge fascista. Recordemos el fracaso del gobierno de Sánchez-Iglesias en dar una respuesta a los problemas de las masas, el mismo que ha permitido la recuperación del Partido Popular, que incluso logró crecer y transformarse en la fuerza más votada de los sectores más empobrecidos, siendo ligeramente inferiores al “bloque progresista”. Podemos nunca llevó a cabo un cuestionamiento de fondo del régimen capitalista.

Este lunes fue finalmente presentado y leído el texto en el Auditorio Marcelino Camacho de la central sindical Comisiones Obreras de Madrid, con perspectivas de crear una asociación para actuar y concientizar sobre la xenofobia, el machismo, el negacionismo del cambio climático y la intolerancia de las posturas fascistas emergentes en España. Luego de que la extensa convocatoria concluyera en más de 1.300 firmas de músicos, Mariano Muniesa de Mariskalrock dio inicio al acto explicando que la iniciativa y el posicionamiento antifascista se forma tras un movimiento social en auge que le “planta la cara al poder, los poderes y las élites económicas que manejan el fascismo”.

Y como afirman al final del manifiesto, los rockeros “nacimos comprometidas y comprometidos con el ser humano, nunca pasamos de moda. Hoy, os pedimos que meditéis bien. Es mucho lo que está en juego. Hay que hacer que caiga la máscara del fascismo. No te dejes embaucar por los mensajes fáciles que generan desigualdad enarbolando privilegios. No pasarán”.

Está claro que en España crece el cuestionamiento del pueblo hacia la voluntad del gobierno de respetar el marco de la Constitución monárquica. Para que se liberen a los presos políticos y retornen los exiliados. Para terminar con el lado fascista de la historia y alcanzar la libertad. Para todo ello es necesaria otra orientación, basada en la organización y la lucha de los explotados contra el capital y sus gobiernos, y, por lo tanto, el desarrollo de una fuerza política revolucionaria que adopte como perspectiva el gobierno de los trabajadores y la unidad socialista de Europa.

 

 

 

También te puede interesar:

“Prefiero tocar sutilmente que alardear con la batería”.
El séptimo lanzamiento de la banda norteamericana nos traslada a historias y personajes característicos de los pequeños pueblos estadounidenses.
A 85 años del golpe franquista en España.
Al momento no hay detenidos y la policía se niega a dar información.
Los negocios de las compañías españolas, garantizados por Alberto Fernández.
El clásico disco, inspirado en "Rebelión en la granja", vuelve remasterizado. Y reaviva el viejo conflicto entre el bajista y el guitarrista.