18/05/2021
Cine

Fuerte, hermosa y negra: “Estados Unidos contra Billie Holiday”

Una película sobre la vida de la cantante, dirigida por Lee Daniels.

“… pero escuchar a Billie Holiday era una tristeza hermosa que daba ganas de acostarse y llorar de felicidad, se estaba tan bien en el cuarto de Teresita con la ventana cerrada, con el humo escuchando a Billie Holiday. En su casa le tenían prohibido cantar esas canciones porque Billie Holiday era negra y había muerto de tanto tomar drogas…”

Siestas, Julio Cortázar

En febrero de este año se estrenó “Estados Unidos contra Billie Holiday”, una película sobre la vida de la cantante, dirigida por Lee Daniels, con la destacada actuación de la actriz, cantante y compositora Andra Day -quien interpreta con solvencia las canciones de la banda sonora de la película.

El film muestra cómo el gobierno norteamericano, con el Departamento Federal de Narcóticos a la cabeza, persigue a Billie Holiday por tenencia y consumo de drogas, cuando el objetivo es sacarla de escena por cantar “Strange Fruit”, canción que describe un linchamiento. En la época que se desarrolla la historia, los años 40 y 50, el FBI dirigido por John Hoover fue utilizado para perseguir y acosar a disidentes políticos o activistas que formaron parte de movimientos a favor de los derechos civiles de los afronorteamericanos.

La película arranca con una entrevista donde la protagonista cuenta parte de su vida: “Lady Day” está en el apogeo de su carrera. Protagoniza giras, actúa con diferentes bandas, con Louis Armstrong, graba innumerables canciones y, junto con Ella Fitzgerald y Sara Vaughan, son consideradas las más influyentes cantantes dentro del jazz. Es figura principal en el Café Society de Manhattan -donde estrena “Strange Fruit”-, y actúa en el Carnegie Hall en Broadway.

Billie Holiday persiste en cantar dicha canción, a pesar de que su manager y el gobierno solo quieren que cante «All of Me». Era una de las primeras veces que la opresión de los afrodescendientes era introducida como tema en el mundo del espectáculo, siendo la única voz valiente que canta por la raza negra y pasando a ser una heroína para su público. En una de sus actuaciones la policía la saca del escenario, luego un agente infiltrado hace que la arresten por posesión de heroína, y en el juicio la sentencian a un año de prisión.

Cuando sale de la cárcel su nuevo manager le consigue una actuación en el Carnegie Hall. Es todo un éxito, la aclaman, ovacionan y logra su sueño de que blancos y negros estén integrados en el público. Pero no puede recuperar su licencia para cantar, imprescindible para trabajar en los cafés o clubes.

La película muestra que a Billie no le faltaron motivos para sufrir: el abandono paterno, el abuso sexual sufrido a los 10 años, vivir en un burdel y tener como salida el hurto y la prostitución. Después siguen las relaciones violentas con sus parejas, los managers que la engañan y roban, la segregación racial, su bisexualidad que era un escándalo para la época. La heroína que quitaba el dolor, pero este luego regresaba y golpeaba más fuerte.

Siguieron intentar sacarla de escena, la persiguen durante su extensa gira por el sur, y también en Paris y Alemania, pero no consiguen incriminarla. Finalmente, cuando Billie Holiday se encuentra en el hospital internada por cirrosis, le plantan heroína para que declare quién se la provee. Ella se niega y es arrestada mientras muere.

Strange Fruit

«De los árboles del sur cuelga una fruta extraña/ Sangre en las hojas y sangre en la raíz/ Cuerpos negros balanceándose en la brisa sureña/ Extraña fruta cuelga de los álamos/ Escena pastoral del valiente sur/ Los ojos saltones y la boca retorcida/ Aroma de magnolias, dulce y fresco/ Y el repentino olor a carne quemada/ Aquí esta la fruta para que la arranquen los cuervos/ Para que la lluvia la tome para que el viento la aspire/ Para que el sol la pudra, para que los arboles la dejen caer/ Esta es una extraña y amarga cosecha.»

Strange Fruit, estrenada por Billie Holiday, fue escrita por Abel Meeropol, un profesor judío y militante comunista, y publicada en el periódico del sindicato de docentes de Nueva York. Meeropol se inspiró en una fotografía que mostraba los cuerpos sin vida de Thomas Shipp y Abraham Smith colgando de un árbol, luego de un linchamiento producido en Indiana en 1930.

Los linchamientos se utilizaban para aterrorizar a minorías raciales, mantener la segregación racial e impedir la lucha por sus derechos. El primer linchamiento data de 1836, cuando un exesclavo fue detenido por dos policías y luego quemado vivo. Organizaciones paramilitares como el KKK o los Rangers de Texas, entre otras, se establecieron para ejecutar estos asesinatos contra los negros y otras minorías raciales.

Los movimientos por los derechos de los afronorteamericanos ha continuado dando pelea. En 2020 el acta antilinchamiento fue considerada en el Senado estadounidense, pero no fue aprobada. Esto se da en consonancia con la política del gatillo fácil y represión estatal, como sacó a la luz en el asesinato de George Floyd a manos de la policía de Mineapolis, que desató masivas movilizaciones populares en todos los Estados Unidos.

También te puede interesar: