24/08/2020

«La esencia del jazz es mantener viva la llama de la música original»

El contrabajista y compositor Hernán Merlo y la cantante Ludmila Fernández, en la 13ª emisión de la radio de Músicxs Organizadxs.

El viernes 21 tuvo lugar la emisión 13 de la radio de Músicxs Organizadxs, en esta ocasión dedicada al jazz y conducida por Luis Mauregui, guitarrista y referente de la agrupación. Participaron Hernán Merlo, contrabajista, docente y compositor, y la cantante Ludmila Fernández.

La entrevista precedió al festival online que realizó Músicxs Organizados por la aparición con vida de Facundo Astudillo Castro, que contó con la participación de una gran cantidad de artistas y con el informe sobre la causa de Liliana Alaniz, abogada de la Asociación de Profesionales en Lucha.

Ir hacia adelante

Hernán Merlo reflexionó acerca de la escena del jazz actual y la de hace 20 años, cuando Luis lo conoció en un concierto en Notorius. “Mi visión -absolutamente personal- es que en términos generales y en relación a esa época se puso bastante aburrida”-dijo y agregó que en esa época había una efervescencia de músicos haciendo una música muy buena y con diferentes tintes dentro del jazz, gente haciendo cosas interesantes, con inquietudes. De a poco esto se fue apagando.

Se refirió a los jóvenes dentro del género, que tienen un gran talento y desarrollo de habilidades, un acceso a la información que podría llevarlos a un lugar más desarrollado comparado con lo que les sucedía a las generaciones anteriores, que no tenían acceso ni a una revista. Pero la tendencia es repetir piezas de museo que son valiosísimas, pero en vivo los músicos ni se asoman a la música que había en esas obras, ya están los discos y “eso se transforma en algo poco valioso para mí: prefiero que alguien haga lo suyo como pueda. Eso para mi es mas valioso”- concluyó. En relación a esto contó su experiencia cuando fue alumno de Charlie Haden – referente del contrabajo y del jazz- al que le mostró una música propia que mucho no lo convencía, pero Haden lo incitó a que se comprometiera y eso terminó desarrollándose y siendo un disco. “Los músicos jóvenes se han volcado más a repetir que a buscar cosas nuevas y en la repetición surge invariablemente la comparación y eso es horrible”, “lo original automáticamente es mas valioso, mas allá de la capacidad de cada uno”.

En ese sentido, a muchxs músicxs con esa idea se le han cerrado las puertas de los lugares donde tocaban habitualmente y ahora se hacen tributos, es decir hay menos lugares para tocar. “La esencia del jazz es mantener viva la llama de la música original” y “todos los músicos que hacen esos tributos, están usando un lenguaje pero yendo en contra de la esencia de la música : ir hacia adelante con lo que uno tenga”.

Otra de sus facetas es la de dibujante, la pintura, artista plástico. «Siempre me gustó mucho, a los 20 años iba a ver exposiciones y también estudié arquitectura”, “luego cuando nació mi hijo empecé a dibujar” y a principios de este año comencé un taller de dibujo y pintura y dedicándome a producir en esa rama del arte. Por otro lado señaló que la relación con su instrumento es complicada y está tocando poco: antes de la cuarentena tenía mucha actividad, el vivo, los ensayos, juntarse a tocar, pero eso desapareció de golpe y le genera una ansiedad. El tocar solo, no es su proyecto a pesar de haber sacado un disco de contrabajo solo. “Solo no me gusta tocar, me aburro”. En ese sentido el dibujo y la pintura lo mantienen relacionado con lo artístico, con esa necesidad esencial de expresión.

En cuanto al streaming, manifestó que está un poco perdido y que tocar sin público para él es “tocar en una casa”, le parece incómodo tocar para una “masa amorfa que no conoce” y en cuanto al regreso de la música en vivo contó la experiencia de su hijo radicado en Berlín, donde ya se está tocando en lugares pequeños con gente que es el ámbito que atañe al jazz, con protocolos y detalles pero “sin desarmar una cosa que es la que uno transita normalmente”.

Generar el vínculo pedagógico

Ludmila Fernández presentó el año pasado su tercer disco Blossom in Swing y aprovecha la cuarentena para subir sus discos anteriores a las plataformas digitales: “Diverso” y “Now´s the time” , volver a escucharlos en sintonía con este momento. La idea es presentar el nuevo disco vía streaming y como en la docencia, espera que en la comunicación virtual -nada parecida a la presencial- haya cuestiones esenciales que logren trascender la pantalla: “sentir esa cercanía y ese amor por estar haciendo lo que nos mantiene vivos”- dijo.

Es docente de la Escuela de Música Popular Leopoldo Marechal, su principal trabajo para contar con ingresos en la actualidad, aparte de alumnos particulares. En ese sentido remarcó que a pesar de que las clases comenzaron luego de la cuarentena, se logró establecer un vínculo con un compromiso enorme tanto de docentes y alumnxs a través de las plataformas. Es importante que los estudiantes sigan sintiendo que hay un espacio donde aprender y construir conocimiento de manera pública a pesar de las dificultades.

En cuanto a la vuelta a “la normalidad”, expresó que esta no tiene nada de deseable y que espera mantener el trabajo de manera más segura y conseguir lo que nos falta: más derechos y generar una presencia, pero no a costa de la precarización.

Su proyecto principal es ahora la docencia, que dentro de la vida familiar es un gran desafío. Para el trabajo artístico el home office es letal. Para lxs músicxs tocar con otrxs es básico, no hay remoto posible, esa experiencia sensorial que es hacer música y las vibraciones en presencia son todo-explicó y agregó: otra cuestión es que no es lo mismo tener un estudio para trabajar sobre una idea que estar negociando tu parte del espacio, a lo cual nos fuimos adaptando.

También te puede interesar:

A los 90 años del nacimiento del trompetista y compositor de jazz.
Les músiques Ramiro Boero, Patricia Malanca y Cintia Trigo conversaron con Patricia Barone, en el ciclo de Músiques Organizades.
Un año cumbre para el jazz y la historia de una canción censurada y repuesta.
La soprano María Virginia Savastano, la violinista Katharina Deissler y el pianista Alexander Panizza, en la radio de Músicxs Organizadxs.
Baterista vehemente e inconfundible, durante 35 años lideró la banda más importante de hard bop, un subgénero que lo tuvo como una figura fundacional.
En “Las luces aquellas”, que se presenta este viernes 16, se reúnen temas diversos que la joven banda porteña creó durante la cuarentena, donde no falta la referencia a las rebeliones latinoamericanas.