03/05/2007 | 990

Las tres renuncias de Teresa Parodi

La funcionaria Teresa Parodi explicó en los siguientes argumentos su tercera y más reciente renuncia: “… pensaba que Telerman y Filmus estaban sosteniendo un mismo proyecto… pero cuando Telerman decidió asociarse a la derecha que representa Olivera y a esa especie de visión mística despechada de la realidad política argentina de Carrió, yo ya no puedo coincidir en nada” (Página/12, 15/4).


Pero la segunda renuncia de Teresa no fue tan comentada como ésta. Es que Teresa Parodi, según la revista Trespuntos, “cantó en el último cierre de campaña del ARI”, es decir que en una fecha tan cercana como 2005 compartía la “visión mística despechada de la realidad política argentina”. En la misma revista, en una nota compartida con el actor Norman Briski, Parodi reclamaba un acuerdo electoral entre la Carrió y Luis Zamora.


Seguramente, Teresa “maduró” junto a Alberto Fernández y al responsable político de la masacre de Cromañón, Aníbal Ibarra.


Pero la primera y más importante de sus renuncias es la que hizo a los principios que siempre cantó defender.


Como funcionaria del gobierno pos-Cromañón, a cargo de la Dirección de Música llevó hasta el extremo la clausura al rock y la censura a las organizaciones de músicos (como el MUR y Autoconvocados por el Tango), e incluso liquidó el “Circuito rock”, con responsabilidad compartida con el Ministerio de Cultura de la ciudad, dejando a las mil bandas que presentaron demos y carpetas, sin posibilidades de tocar.


Las amenazas de cerrar las fábricas recuperadas donde el MUR intentó constitutir un circuito para tocar, parecen reconocer también su inspiración.


Avaló la ola de cierres y clausuras a centros culturales alternativos e independientes.


Los trabajadores y la juventud de la ciudad, los artistas y trabajadores de la cultura necesitamos mucho más que la labilidad ideológica de Teresa y sus poco democráticas acciones como funcionaria.


Necesitamos una alternativa obrera y socialista para la ciudad.

También te puede interesar:

Tomando la clásica historia del príncipe y la plebeya y volviéndola patas para arriba, el nuevo drama escandinavo de Netflix desafía a las tradiciones y da voz a los jóvenes.
Lo hizo en el ciclo por streaming organizado por la productora Sesiones Calavera.
La obra ha sido reeditada a partir de la publicación de “Las amigas”, una continuación como obra póstuma a cargo de su albacea, Liliana Viola.
El documental de Lisa Kovner rescata la historia de las pioneras de la música electrónica en Europa y los Estados Unidos, con los vaivenes de la historia del siglo XX como telón de fondo.