14/08/2014 | 1327

Masacre de Cromañón: sigue la impunidad en la causa

EXCLUSIVO DE INTERNET

A pesar de la libertad de Callejeros, la excarcelación de los funcionarios muestra el intento de desligar las responsabilidades políticas, que se suma a los cargos que sigue ocupando Aníbal Ibarra en la Legislatura. Ahora, Casación deberá resolver la situación procesal de la banda y los funcionarios. Rechazamos el intento de criminalizar a los músicos.


Un reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia determinó la libertad de los músicos integrantes de la banda Callejeros en la causa que investiga las responsabilidades en la masacre de Cromañón. El fallo también establece la libertad de Raúl Villareal, mano derecha de Omar Chabán, de la ex subsecretaria de Control Comunal Fabiana Fiszbin, del ex director adjunto de ese organismo Gustavo Torres y de la ex titular de la Unidad Polivalente de Inspecciones, Ana María Fernández. En cambio, seguirán detenidos Omar Chabán (el máximo responsable del boliche), el subcomisario de la Policía Federal Carlos Díaz y Diego Argañaraz, manager de la banda.

La excarcelación de Villareal, Fiszbin, Torres y Fernández es una nueva muestra de la impunidad que reina en la causa Cromañón. Casi diez años después de la masacre, Aníbal Ibarra -el máximo responsable político- sigue ocupando cargos en la Legislatura de la Ciudad en un bloque aliado del kirchnerismo y hasta se prepara para una nueva candidatura en 2015. Mientras, Buenos Aires sigue siendo la «Ciudad Cromañón» como lo demostró el derrumbe del boliche Beara en el año 2010. Los boliches en la Ciudad siguen sin cumplir con las más elementales condiciones de seguridad con la complicidad del gobierno y sus funcionarios.

Las imputaciones contra los integrantes de la banda Callejeros por la masacre de Cromañón buscan ocultar las responsabilidades del Estado en la desregulación de los espectáculos -que impulsó Ibarra y el macrismo continuó- que permitía sobrepoblar los boliches para beneficiar el negocio.

En este cuadro, la libertad de Callejeros es producto de la enorme cantidad de movilizaciones que se realizan de manera incesante en todo el país y que agrupan a miles de jóvenes. Es un triunfo de las marchas que reclaman justicia por las 194 víctimas de la masacre de Cromañón que no es otra cosa que el castigo a los funcionarios y empresarios responsables.

Rechazamos el intento de criminalizar a los músicos de Callejeros mientras reina la impunidad en la causa Cromañón. Reclamamos la inmediata condena para todos los responsables políticos, los funcionarios del Estado y los empresarios vinculados con la masacre. Reclamamos la inmediata destitución de Ibarra y la condena por la responsabilidad que le cabe en la causa Cromañón.

Rama