fbnoscript

dilma-rousseff

Escribe Gabriel Solano.
A “fissura” no Partido Socialismo e Liberdade.
La transición política que vive Brasil abre una oportunidad política.Para derrotar el ajuste y a los golpistas, el punto de partida es desembarazarse de cualquier atadura con el PT
El gobierno de Obama decidió romper el silencio frente al desplazamiento de Dilma Rousseff. El embajador de Estados Unidos en la OEA declaró que el proceso de impeachment contra la
Tomemos en nuestras manos la lucha contra los despidos y los tarifazos, y por el salario
El presidente interino, Temer había prometido un paquete de medidas que significaba un ataque muy severo a los jubilados y asalariados
Otra vez la ruptura de un bloque único por parte del PTS ha tenido la función política de hacer seguidismo a la burguesía
Una derrota del golpe en estos términos no afianzaría al PT, sino que prepararía las condiciones para desplazarlo por la acción de las masas y no de la oposición patronal
La lucha contra el golpe se debe realizar desde una perspectiva socialista y exige una delimitación implacable del nacionalismo burgués
Con su deserción del acto del 1 de Mayo en la Plaza de Mayo, el PTS no ha vacilado en abandonar una de las conquistas más significativas de la izquierda en la última etapa
El agotamiento de los movimientos “nacionales y populares” en América Latina debe llevar a reforzar la estrategia de independencia de clase que representa el Frente de Izquierda
Desde Cuba hasta Argentina, pasando por Venezuela, Brasil, Ecuador, Uruguay, se desarrolla en América Latina una crisis económica y política que en muchos casos no tiene precedente
La crisis política en Brasil merece destacar que sería el tercer golpe parlamentario que se consuma en América Latina desde 2010. Técnica del golpe no es privativa de los militares
Brasil vive una circunstancia singular donde gobierno y golpistas rivalizan en el tamaño de su debilidad política y la carencia de apoyo político propio
Brasil: Por un congreso de bases del movimiento obrero
La podredumbre del régimen político brasileño plantea la consigna “que se vayan todos” y el debate de una asamblea constituyente que reorganice el país sobre nuevas bases sociales
Una salida progresiva para Brasil depende de que la clase obrera emerja como un factor político independiente y ajuste cuentas con el régimen ajustador y coimero
El corrupto Congreso brasileño, que es el mismo que aplica el ajuste contra las masas, no tiene ninguna autoridad para encarar el juicio político
El gobierno de Dilma Rousseff, que presume de progresista, ha salido a defender la política privatista de venta de activos de Petrobras, señalando que es el único modo de sanearla
"Balança, balança, mas (ainda) não cai"
El gobierno del PT y sus acólitos azuzan el fantasma de un golpe para extorsionar a los trabajadores.
El PT busca adaptarse, anunciando medidas de ajuste violentas. Manipula las cuentas fiscales para asegurar el pago de la deuda externa.
El resultado electoral no expresa la reciente rebelión popular. Quedaron en los primeros lugares los responsables de la recesión, la inflación y la desocupación.