Sindicales

4/8/2022

Docentes Río Negro: sigue planteado el plan de lucha con continuidad

El gobierno de Arabela Carreras quiere profundizar el ajuste.

Imagen: Corresponsal.

El gobierno de Arabela Carreras, haciendo uso de sus medios oficiales, ha lanzado una campaña falaz, en la que ubica en segundo lugar el salario de la docencia rionegrina. La intención no es otra que intentar volcar la opinión pública contra los reclamos docentes. Sin embargo, la población sabe que maestras y maestros percibimos salarios por debajo de la línea de la pobreza y que se está muy lejos del costo de la canasta familiar, que se ubica según cálculos de la junta interna de ATE Indec en más de $165.000, sin contar el alquiler, para la Patagonia.

A la pérdida de cuatro puntos en el primer semestre se le suma un 8% de suba inflacionaria de julio, un retroceso salarial descomunal sobre salarios de pobreza, con una composición mayoritaria de sumas no remunerativas, con una obra social que no funciona, un conjunto de resoluciones que atacan el Estatuto Docente y nuestras condiciones laborales, la continuidad de la nefasta moratoria jubilatoria y un avance en la precarización laboral con la extensión de la jornada escolar, incluso los días sábados. La dilación de la paritaria sólo le sirve al gobierno.

Las conducciones del Frente Sindical acompañan ésta política de dilación. La definición de las seccionales Azul-Arancibia, mayoría en el plenario de secretarios generales, de realizar el congreso de UnTER el próximo martes en la localidad de Valcheta, lejos de los grandes centros urbanos, pretende desmovilizar y restringir la participación de la docencia. Con una abrumadora mayoría de compañeras con hijos e hijas, sostenes de hogar, el lugar elegido limita y hasta coarta la asistencia de muchas compañeras. La perspectiva de género de la burocracia queda solo en el papel.

El próximo viernes no habrá ninguna respuesta satisfactoria. El gobierno está en sintonía con el nuevo ministro Massa. La prioridad de los recursos disponibles están para pagar la refinanciación usurera del Plan Castello y, al igual que el gobierno nacional, sostener el acuerdo con el FMI. El ajuste planteado por el gobierno nacional, de baja de subsidios a la energía eléctrica y el gas, desatará un enorme tarifazo, la ratificación de la meta de 2,5% de déficit fiscal no solo es un congelamiento de la planta funcional del Estado, sino que los futuros aumentos se harán sobre la base de bonos y sumas fijas. Son gobiernos que defienden una orientación social al servicio de la banca y los negociados capitalistas.

Las centrales sindicales ya anticiparon que acompañarán este proceso, traicionando nuevamente a la clase obrera. Yasky, de la CTA, anticipó que: “La suma fija no es en oposición a las paritarias, sería a cuenta de las paritarias. El aumento por decreto acelera los tiempos de la recomposición y llega a todos por igual. Al ser una suma fija levanta los de más abajo. Después, la paritaria verá como los absorbe” (Ámbito Financiero 3/8).

Es imperioso que la asistencia a las asambleas sea masiva. Es necesario retomar las movilizaciones y establecer un plan de lucha con continuidad que exija un salario igual al costo de la canasta familiar, funcionamiento pleno del Ipross, derogación de la 5.933 (moratoria jubilatoria), respeto pleno del Estatuto Docente, abajo la precarización laboral y pedagógica, congreso pedagógico para debatir la educación que necesitamos. Impulsemos un paro nacional de inmediato.