18/05/2020

100.000 docentes sin trabajo: ¡vamos por actos públicos virtuales para cubrir los cargos!

Alieto Guadagni, presidente del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano y miembro de la Academia Nacional de la Educación, considerado una autoridad en política educativa, ha publicado varias veces que el 33 por ciento de los docentes está fuera de las aulas.


Guadagni es un exfuncionario de las dictaduras de Juan Carlos Onganía, Roberto Marcelo Levingston y Reynaldo Bignone –último presidente de la dictadura genocida videlista-, además de gobiernos peronistas como por ejemplo el de Carlos Menem. Sus artículos tienen por función alimentar la fantasía de que por cada docente titular hay una parva de suplentes, lo cual sería demostrativo de un régimen laboral permisivo y colmado de gente que no trabaja.


Pero tomemos esas cifras. Ello representaría aproximadamente 330.000 agentes; cuando en el plano nacional existen más de 66.000 unidades de enseñanza, que si suponemos que cada una tiene un mínimo de dos docentes integrantes del equipo directivo explican una tercera parte de quienes “están fuera del aula” y que, lógicamente, trabajan. Cómo hay muy pocos jerárquicos titulares, los ascensos son de carácter transitorio, y por lo tanto licencian su cargo de base. Para no dejar “vacías las aulas”, los directivos son reemplazados por docentes suplentes. Muchos otros son absorbidos por tareas jerárquicas y/o administrativas, en las jurisdicciones nacional, provincial o distrital que, en sus cargos de base, también deben ser reemplazados. Luego, sólo una porción menor cubre a los agentes por licencias por enfermedad u otros aspectos como maternidad -en un ámbito en el cual más del 75 por ciento son mujeres.


Según las estadísticas de Guadagni el ausentismo docente sería del 17 por ciento, lo cual es presentado también como expresión de un régimen laboral parasitario. Sin embargo, son cifras idénticas a las últimas estadísticas oficiales sobre ausentismo laboral en la industria y la actividad privada, ya que de acuerdo a la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de la presidencia de la Nación alcanza el 16 por ciento. Vale aclarar que los datos que aporta Guadagni no son estadísticas oficiales.


Aprovecharon la pandemia para cesantear masivamente


En la docencia pública nacional hoy hay más de 100.000 docentes suplentes que han quedado desocupados, resultado de la no cobertura de cargos luego del cierre de los establecimientos. Es decir que más del 10 por ciento de los trabajadores de la educación de todo el país cayeron a ingresos cero. Frente a la suspensión de tareas no buscada de la docencia, cientos de miles han sido directamente despedidos por parte del gobierno nacional y de los gobiernos provinciales.


Con esto, el gobierno nacional y los provinciales encontraron la fórmula de un ajuste perfecto: suspenden las designaciones pero no las actividades de continuidad pedagógica de los docentes. Se desentiende de docentes que iban a obtener cargo en las siguientes semanas y cuyos sueldos están en el presupuesto de cada jurisdicción.


Esto con el agravante de que los docentes con continuidad están trabajando en forma virtual, y hoy no son reemplazados por nadie cuando se enferman. Lo mismo sucede con los cargos sin cubrir de cursos que existen, y que virtualmente son atendidos por docentes de la escuela que no son responsables del seguimiento de esos cursos, lo que aumenta la sobre-explotación bajo la continuidad pedagógica pandémica.



La lucha en algunas provincias


En la provincia de Buenos Aires el gobierno debió reconocer la situación, según dice, de cerca de 23.000 suplentes y auxiliares, una minoría, a los que les otorgó un subsidio que está por debajo de la línea de indigencia en casi $5.000.


Los Sutebas Multicolor relevaron, por fuera de ese listado, casi 9.000 casos de docentes sin cargo ni continuidad salarial. A ellos deben agregarse docentes del Plan Fines y de Secundarias de Oficios, también sin cubrir. La campaña de los Sutebas combativos desde el primer día del cierre de escuelas fue crucial para imponer esa decisión del gobierno.


En Santa Fe, la provincia de la secretaria general de Ctera, Sonia Alesso, la cifra de “reemplazantes” sin cargo y con cero ingreso es de 17.000, casi el 29 por ciento de los docentes santafecinos. Amsafé – Rosario recuperada se encuentra a la cabeza de esa lucha.


En Córdoba, donde el ministro de Educación es el exsecretario general del sindicato Uepc y ex secretario de organización de la Ctera, Walter Mario Grahovac, son más de 3.000. Tribuna Docente realizó un relevamiento de casi 500 docentes que fueron presentados al ministro por la legisladora Soledad Díaz, del PO-FIT.


En Neuquén, la presión de las seccionales multicolores de Aten obligó a las autoridades a convocar al Consejo Provincial de Educación para llamar a concursos virtuales en los que se ofertarán –recién a fines de mayo- 500 cargos y 3.000 horas cátedra.


En Río Negro, los cargos caídos también son centenares. Tribuna Docente empadronó casi 200, en un relevamiento que está siendo presentado ante las autoridades para que se dé respuesta a la continuidad salarial y cobertura de cargos de los damnificados. El descontento también obligó al gobierno a convocar a algunos actos virtuales de cobertura de cargos.


En Salta también son miles. Hubo una titularización masiva a comienzos de año, pero la mayoría de ellas no han sido oficializadas. Tribuna Docente presentó más de 400 reclamos, a los que el gobierno no dio respuesta.


En Caba, la acción del sindicato multicolor de Ademys fue central para la continuidad de 1.300 suplentes y para frenar el pago en cuotas del salario, tal cual pretendía Horacio Rodríguez Larreta.


La campaña desenvuelta por las minorías multicolores en Agmer – Entre Ríos, impuso el reconocimiento de los referentes técnicos, y ahora aparentemente habría convocatoria a actos virtuales de toma de cargos.


Los despidos masivos, un viejo anhelo de toda la clase capitalista


Los despidos de más de 100.000 compañeras y compañeros, el congelamiento de las paritarias y de las obras de infraestructura y el vaciamiento de los comedores le han permitido al gobierno nacional y a los gobernadores desplegar un ajuste millonario en educación, que pretenden mantener luego del fin de la cuarentena.


La reducción de la planta funcional fue, es y será uno de los grandes botines de guerra que defenderán el ministro Nicolás Trotta y los gobernadores.


Plan de Lucha por cobertura virtual de cargos en todo el país


En la última reunión del Consejo Federal de Educación, realizado este pasado viernes 15 de mayo, la burocracia de Ctera avaló todas las resoluciones votadas por la patronal de la educación, cuando hubiera correspondido rechazarlas con un paro nacional y un plan de lucha por el conjunto de agravios que padece la docencia hoy. Apenas mendigaron “la real participación de los docentes de forma previa a producir ‘modificaciones’ en la actividad, y convocó a respetar el ámbito paritario para discutir en marcos formales”.


Urge encarar un plan de acción para que cada docente cuente con su cargo de base y bajo las normas estatutarias, con salario en blanco y respeto a las categorías establecidas en los estatutos docentes, a partir de un salario inicial que cubra la canasta básica, que en enero era de 40.373 pesos, y que debe ser actualizada para cubrir la enorme inflación desatada desde entonces. Respeto al reclamo histórico de Ctera de que ello se cobre sobre la base de un cargo. Tribuna Docente se suma a la lucha de los sindicatos, seccionales y sectores multicolores de la docencia para arrancar la cobertura de puestos de trabajo y la garantía salarial de la canasta básica actualizada por inflación.



 

También te puede interesar: