fbnoscript
13 de julio de 2018

Un proyecto nocivo para los profesores de Educación Física

Nueva ofensiva contra la educación pública
Por Roberto Gellert

El 15 de junio del presente año ingresó en la cámara de senadores de la legislatura bonaerense un proyecto de ley firmado por cinco senadores de Cambiemos, que tiene mayoría en dicha cámara, que pretende modificar el régimen laboral de los docentes de educación física, así como la validez de los títulos habilitantes de quienes ejercen dicha profesión. Desde luego que este proyecto no es un rayo en cielo sereno, sino que forma parte de la ofensiva que viene teniendo lugar contra la docencia y el estudiantado con los cierres de bachilleratos y técnicas de adultos, la educación especial, y los equipos de orientación escolar, como podremos ver, y que se opone por el vértice a lo establecido por el estatuto del docente. Los acuerdos con el FMI han potenciado esta ofensiva.

Desvalorización del título terciario

Aunque  el artículo 8 del proyecto de ley  reconoce como título habilitante al expedido por institutos de enseñanza terciaria no universitaria, el artículo 17 lo anula al establecer que: “La autoridad de aplicación designada por el poder ejecutivo de la provincia de Buenos Aires deberá promover ante los organismos que correspondan el dictado de cursos de complementación, destinado a los graduados que a la fecha poseen títulos terciarios no universitarios de profesorados en educación física cuya vigencia se establece en un plazo  no mayor a los cinco años a partir de la sanción de la presente ley”. Esto dará lugar a la pérdida de puestos de trabajo a aquellos docentes cuyos títulos no son universitarios y a un negocio para los que estén a cargo de crear y usufructuar el “curso complementario” o las licenciaturas privadas.

Monotributo: contra el salario docente, el estatuto y la organización sindical

El proyecto de ley no da puntada sin hilo. En efecto, el artículo 8 del proyecto de ley señala lo siguiente: “Son derechos de los profesores de educación física y los licenciados en educación física (inciso 8) Percibir honorarios, aranceles y/o salarios con obras sociales prepagas, mutuales y otras de manera individual según corresponda en cada jurisdicción, todo esto debe ser acorde a su jerarquía profesional. Los servicios profesionales de los profesores de educación física y los licenciados en educación física se presumen onerosos, salvo prueba en contrario”. 

En este punto se intenta cristalizar la situación de la relación laboral existente en todas las dependencias públicas o privadas (secretarías de deportes, clubes, gimnasios, colonias, etc.) con excepción de la DGCYE (Dirección General de Educación). Así es como funcionan los trabajadores sometidos al monotributo, donde predomina  la percepción de remuneraciones miserables por parte de las obras sociales y del pago atrasado de las mismas, así como la ausencia de posibilidades de una defensa colectiva de sus derechos y su salario. Para completar, el inciso F del artículo mencionado añade como derecho, el de formar parte de los planteles profesionales, entre otros, de mutuales y prepagas. 

Colegiación

Los profesores de educación física bajo el actual régimen del estatuto docente de la provincia de Buenos Aires ejercen su profesión anotándose en el registro correspondiente de la secretaría de asuntos docentes, y toman módulos u horas titulares, provisionales o suplentes a partir del respeto al puntaje en actos públicos, teniendo como único requisito la presentación de título habilitante. Las  modificaciones introducidas por el proyecto de ley anulan por completo este derecho democrático y transparente. El artículo 11 establece que el Poder Ejecutivo  de la provincia de Buenos Aires creará un registro de profesionales de educación física. El artículo 12  define que habrá una autoridad de aplicación para el control de la inscripción  y ejercicio de la docencia en educación física, y el artículo 14 en su inciso A define como ejercicio ilegal de la docencia en educación física “ejercer sin estar debidamente registrado o autorizado por la autoridad competente”. Se asimila la docencia a una profesión liberal estableciendo una suerte de colegio de profesionales de la educación física, circunstancia que conlleva el pago de un arancel al respectivo colegio, intentando impedir también por este camino la lucha colectiva por sus reivindicaciones. 

Conclusiones 


Este proyecto de ley integra la ofensiva contra la docencia y la educación pública en particular y contra las masas trabajadoras en general. Dividir sus fuerzas y desarrollar un ataque a conquistas históricas de la docencia es su finalidad. En consecuencia, ante la pasividad de la burocracia del Frente de Unidad Docente, que apenas  finge medidas aisladas, es imprescindible una respuesta de conjunto. Para eso es imperiosa la convocatoria a un congreso de delegados de escuela con mandatos resolutivos de sus docentes que vote un plan de lucha en defensa de los profesores de educación física, de los Equipos de Orientación Escolar, de los bachilleratos y técnicas de adultos, de la educación especial, de los institutos de formación docente, en fin, del estatuto del docente y por un salario básico docente de $ 18.500. 
 

Compartir

Comentarios