fbnoscript
17 de diciembre de 2018

Sánchez Zinny y las mentiras sobre la deserción escolar en Quilmes

El director de Cultura y Educación bonaerense estuvo en la escuela N°33
Por Corresponsal
UJS Quilmes

El director general de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny, participó de una reunión en la escuela secundaria N°33 de Quilmes con motivo de ver los resultados del Programa “Asistiré”. Esta reunión contó con la presencia de varias autoridades, además de los responsables distritales y zonales de la cartera educativa como del Secretario de Cultura y Educación, Ariel Domene.

Ajuste y deserción escolar

La reunión pretendía ser una muestra del éxito que tendría el Programa “Asistiré”, que se aplica en 43 municipios de la Provincia de Buenos Aires, que sería una prevención contra la deserción escolar. En el caso de Quilmes, se habla de 80 casos que evitaron la deserción. Estos aplausos y festejos de parte del oficialismo hacia su propia política contrasta completamente con la realidad de los miles y miles de jóvenes que asisten en condiciones miserables a estudiar.

El ajuste brutal que cae sobre los trabajadores con tarifazos, impuestazos y despidos es incompatible con la posibilidad de sostener una cursada adecuada: son cientos los chicos que asisten a la escuela en estas condiciones y reciben a cambio comida podrida o raciones insuficientes por parte del gobierno provincial. En un país y una provincia donde el 50% de los chicos viven en la pobreza hablar de luchar contra la deserción escolar mientras se lleva adelante un pacto con el FMI es una estafa a la comunidad educativa.

Además, las condiciones de trabajo e infraestructura que ponen en riesgo la vida de los trabajadores son una realidad de años en la Provincia referente al calamitoso estado de las escuelas y los aprietes contra los directivos y docentes que se negaban a continuar dando clases en esas condiciones. La burocracia sindical del Frente de Unidad Docente (FUDB) tiene una amplia responsabilidad, puesto que durante los años de gobierno kirchnerista y luego con Vidal se han negado sistemáticamente a llevar adelante plan de lucha alguno para solucionar esta problemática. Caso contrario, han optado por ser la contención del movimiento docente y estudiantil que protagonizó una verdadera pueblada en Moreno. Ni hablar que aceptaron sin chistar la suspensión de clases en Moreno, a cambio de marginar a padres, docentes y estudiantes de los planes de acondicionamiento de las escuelas e institutos.

Reforma (anti)educativa

A su vez, Sánchez Zinny y Vidal han llevado adelante un vaciamiento de la educación pública. Primero con el cierre de la Unidad Ejecutora Provincial, que fue vaciada sistemáticamente por Scioli, luego con el cierre de los bachilleratos de adultos y más tarde con la resolución que elimina los Equipos de Orientación Especial. Todos estos ataques a la educación pública recibieron una contundente respuesta de la comunidad educativa, que solo pudo ser frenada por el accionar de la burocracia celeste de Baradel y compañía. Más tarde, intentaron llevar adelante una reforma de las escuelas técnicas que tuvo que ser demorada por la implacable respuesta de estudiantes y docentes. Y por último, con el actual cierre de carreras y comisiones en los terciarios de toda la provincia de Buenos Aires. En definitiva, tenemos un gobierno que alineado con el FMI y las patronales busca destruir tanto las condiciones de trabajo de los docentes como la eliminación de contenidos afín a la necesidad de las patronales. Lo que se traduce en una mayor precarización laboral producto de estos recortes. Los estudiantes y docentes las rechazamos de manera rotunda.

Juicio político para que se vayan

El pedido de juicio político a Vidal y Sánchez Zinny debe colocarse como necesidad de la derrota del ajuste contra la educación pública, es incompatible defender la educación pública sin derrotar a Vidal, el FMI y su ajuste. Nosotros queremos el juicio político porque junto con el FMI queremos que se vayan Vidal y Sánchez Zinny. Con vía para preparar la organización independiente de estudiantes y trabajadores para tomar la educación en nuestras manos.

Como única garantía que tenemos para defender la educación pública. Para que sea puesta al servicio de las mayorías populares.

Fuera Vidal, Sánchez Zinny, el FMI y todo el régimen que ataca la educación pública para someterla a los intereses patronales. Preparémonos para un año de enorme luchas estudiantiles que nos permitan derrotar sus reformas antieducativas y sus planes electorales.

En esta nota:

Compartir

Comentarios