fbnoscript
19 de diciembre de 2018

Gabriel Solano presentó un proyecto contra el cierre de escuelas nocturnas

En sintonía con la lucha que llevan adelante estudiantes y docentes, el legislador Gabriel Solano (Partido Obrero-Frente de Izquierda) presentó un proyecto contra la disposición del gobierno porteño de cerrar cursos en 23 escuelas vespertinas, así como la inscripción a las mismas para el 2019 –lo que plantea la eliminación completa de esa modalidad en 2022.

La iniciativa establece la derogación de la resolución n° 4055-2018 del Ministerio de Educación y en su artículo 2 “prohíbe el cierre de escuelas nocturnas de nivel medio en todo el ámbito de la Ciudad, el cierre de orientaciones y cursos y la cesantía de autoridades, docentes, rectores y personal administrativo docente y no docente”.

En sus fundamentos, el texto marca que “las escuelas medias denominadas nocturnas, dentro de la educación para adultos, se extendieron durante la década del '70. Asisten jóvenes y adultos que no pudieron finalizar sus estudios secundarios por trabajo, maternidad o paternidad u otros problemas sociales que los empujaron a la deserción”. En ese sentido, Solano señaló que la resolución del Ejecutivo “tiene en su sello un ataque brutal a las y los estudiantes, volviendo a colocar en una situación de expulsión de la escuela pública” a quienes habían sido “contenidos por los horarios vespertinos”.

El legislador denunció asimismo que “el gobierno que no ha regularizado la situación laboral de los docentes del nivel a través de los actos de titularización de los cargos, en más de 10 años de gestión, ahora los deja a merced de la cesantía y del efecto cascada que provocará la medida en el conjunto del sistema educativo y en sus distintos niveles”.

Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña suman con la medida un nuevo atentado a la educación, tras la reciente votación del ajuste a los terciarios cifrado en la Unicaba y mientras procuran de forma inconsulta mudar el Cerámica n°1 y el Instituto de Educación Física Romero Brest, y reformar a la baja el plan de estudios de la escuela de Enfermería Cecilia Grierson. Por ello Solano apuntó que estamos ante una “política de ataque permanente al sistema educativo en su conjunto, de cercenamiento de los derechos laborales docentes y su estabilidad laboral”.

El movimiento está de pie: hoy tuvo lugar un paro de las gremiales docentes Ademys y UTE y una gran movilización de las comunidades educativas contra esta medida.

Descargá el Proyecto

Compartir

Comentarios