fbnoscript
14 de marzo de 2019

El gobierno de Vidal les niega un edificio propio y persigue a sus docentes

El caso de la primaria N°15 de Marcos Paz
Por Corresponsal

La gobernadora María Eugenia Vidal y su ministro educativo Gabriel Sánchez Zinny vuelven a la carga contra la docencia. Con fundamentos falsos y amañados, la Dirección General de Escuelas bonaerense abrió esta semana un pre-sumario al equipo directivo de la primaria n° 15 de la localidad de Marcos Paz. El director de la escuela es Fernando Medina, miembro de la conducción de la Lista Multicolor en el Suteba Marcos Paz.

La primaria n° 15 comparte edificio con la secundaria n° 4, que desde hace años viene reclamando por un edificio propio. En agosto fue clausurada; desde entonces sus clases funcionan en la biblioteca y el comedor de la primaria y ambas escuelas vienen desenvolviendo un sinfín de movilizaciones y asambleas por el edificio. El pre-sumario acusa al equipo directivo de “cesación de clases” por el cierre de la primaria por un día, en diciembre, tras un extenso y convocante acto realizado en el centro de Marcos Paz. Se trata de un ataque directo a la lucha de la comunidad educativa.

Las escuelas en toda la provincia son acosadas por visitas de inspectores buscando causales para abrir sumarios: solo en 2018 se iniciaron 496, y la cifra ha continuado subiendo. Son el recurso persecutorio de Cambiemos contra los que luchan y se organizan. El presumario de Marcos Paz llegó en la misma semana de los sumarios y separación del cargo de tres delegados de Moreno, cuya comunidad educativa viene luchando por resolver la crisis edilicia que puso de manifiesto la muerte de Sandra y Rubén.

La brutal persecución contra directivos, delegados y miembros del sindicato busca hacer pasar el recorte presupuestario reclamado por el FMI, los negociados en marcha con sobrevaluación de obras a beneficio de los empresarios amigos, y la contrarreforma educativa en curso.

Mientras esto acontece, no hay justificación para que el Frente de Unidad Docente Bonaerense  y el Suteba de Baradel hayan promovido la vuelta a clases. La situación salarial, presupuestaria, de comedores y de derrumbe edilicio se agrava día a día. Mientras la dirección de los sindicatos se empeña en una tregua y en desmontar el conflicto, la docencia que paró masivamente 72 horas redobla a través de los mandatos la voluntad de lucha. Los sumarios y persecuciones, las escuelas que estallan (explotó una cocina en Matanza), el sueldo de miseria que cubre la mitad de la canasta de pobreza, los cierres de materias, cursos y carreras, los achicamientos de contenidos, las cesantías, hacen imprescindible salir nuevamente al paro. La supervivencia de Vidal y su gobierno son inaguantables.

Que el FUDB (Frente de Unidad Docente) se deje de treguas. Plenario provincial de delegados para retomar las 72 horas y continuar hasta ganar. Hay que poner a la docencia y a los trabajadores en movimiento para terminar con este gobierno.
 

Compartir

Comentarios