fbnoscript
23 de mayo de 2019

“Escuela Cromañón” en el centro de San Martín

Los graves problemas de infraestructura del edificio donde funcionan las secundarias EES Nº20, EES Nº11 y EES Nº12 de San Martín ponen en riesgo a toda la comunidad educativa.

La situación es realmente crítica: un subsuelo completamente inundado, lo que provoca una constante erosión de los cimientos y el consiguiente riesgo de derrumbe; se cae la mampostería de las columnas quedando los hierros de la estructura expuestos; reventó una de las paredes de ladrillos de vidrio, cayendo sobre el patio los escombros cortantes; los techos de las aulas tienen rajaduras de punta a  punta, y hay filtraciones de agua sobre techos, paredes y cableado eléctrico, a su vez obsoleto y mientras los tableros carecen de tapa; dos de las tres escaleras del establecimiento se encuentran en deterioro absoluto, con escalones rotos, fierros de estructura a la vista, ladrillos y huecos en las paredes. Los baños están constantemente en malas condiciones, tapados y con recurrentes cortes de agua, lo que derivan en una higiene deplorable. Las ratas circulan por toda la escuela.

Hace años que docentes y estudiantes venimos denunciando estos problemas edilicios. Durante todo el 2018, presentamos petitorios en la Dirección General de Cultura y Educación, en la Jefatura de Inspección y en el Consejo Escolar, exigiendo la urgente resolución de todos los problemas edilicios detallados. En septiembre del año pasado, las autoridades provinciales y municipales se comprometieron a realizar las obras necesarias durante enero de este año, para comenzar el ciclo lectivo 2019 en un establecimiento que cumpla con las medidas de seguridad elementales.

En febrero, los docentes encontramos el edificio sin ningún tipo de arreglo. Ante ello, movilizamos el 27 de febrero al Consejo Escolar para exigir respuestas, y el 15 de mayo marcharon hacia allí los estudiantes, reclamando condiciones seguras para estudiar. En cada reclamo, las autoridades del Consejo, la Provincia y el Municipio realizaron promesas que luego incumplieron.

Ante la presión de la comunidad educativa, comenzó a trabajar una cuadrilla en uno de los baños de la escuela. Sin embargo, no hay ningún acta que dé cuenta en qué se basa la obra, ni plazos, ni la empresa a cargo. Es decir que no hay compromiso de atender la situación en forma integral cuando el edificio es un riesgo absoluto, y crece el temor a un nuevo crimen social como el de Sandra y Rubén.

El gobierno de Vidal, su ministro Sánchez Zinny y el intendente Gabriel Katopodis son responsables por esta crítica situación. Han profundizado sus políticas de ajuste a la educación, negando las necesarias obras de infraestructura en las escuelas y generando el Cromañón educativo que padecemos hoy tras décadas de abandono edilicio.

Suteba y el FUDB (Frente de Unidad Docente) acordaron una paritaria con Vidal que -además de convalidar la desvalorización del salario docente- hace la vista gorda al incumplimiento de los 12 puntos mínimos de habitabilidad y seguridad para el funcionamiento de las escuelas. La masacre de Moreno no es una excepción, sino una realidad en toda la provincia.

Desde Tribuna Docente intervenimos en esta pelea y llamamos a los/as compañeros/as a reforzar la organización hasta tener un edificio seguro. Reclamamos que se declare la emergencia edilicia con suspensión de clases y un plan de obras integral bajo control de estudiantes y docentes. Exigimos la apertura de los libros contables del Consejo Escolar. Necesitamos una asamblea de toda la comunidad educativa para impulsar un plan de lucha por estos reclamos.

Vidal, Sánchez Zinny y Katopodis son responsables. Ctera y Suteba deberían convocar a un plan de lucha por la reapertura de la paritaria y que se cumplan los 12 puntos de condiciones de habitabilidad en todas las escuelas.

 

Compartir

Comentarios