fbnoscript
6 de junio de 2019

Escuelas sin calefacción y nuevos siniestros

Sigue el derrumbe edilicio escolar en la provincia

La muerte de Sandra y Rubén, que puso de manifiesto el crítico estado de las escuelas de la provincia, tuvo como única “solución” el cierre de las llaves de gas, dejando a miles de establecimientos sin calefacción ni cocina. Las obras anunciadas están inconclusas, son deficientes o ni siquiera comenzaron.

Además del frío que padece la comunidad educativa cuando aún falta todo el invierno, se agrega una crisis alimentaria porque desde agosto que en innumerables comedores escolares solo se comen sanguchitos, ya que no se puede cocinar, y el cuadro se agrava porque el gobierno destina sólo $24 por alumno.

Pero el panorama también incluye nuevos siniestros graves. En el centro educativo n°23 de Carmen de Patagones recientemente explotó un calefactor, mientras que en Las Catonas se cayó el vallado de una obra hiriendo a docentes. Son reiteradas las caídas de mampostería, como sucedió en los últimos días en Pilar o en Azul, además de convivir con goteras e incluso llegando en forma recurrente a inhabilitar sectores enteros. También vemos traslados de instituciones a conteiners o a iglesias (como el jardín 902 de Hurlingham), y la ocupación de bibliotecas o comedores para convertirlos en aulas, ante la falta de espacio.

El gobierno de Vidal y Sánchez Zinny no se priva de explotar esta situación para fomentar negocios de empresarios amigos, que realizan obras sobrevaluadas e ineficientes que ahondan la crisis edilicia. Estas contrataciones están lejos de ser una potestad exclusiva de las intendencias de Cambiemos, ya que son igualmente ejecutadas por los municipios y consejos escolares controlados por el kirchnerismo y el PJ.

Baradel y Suteba en campaña electoral

Mientras se agrava esta crisis edilicia, el gobierno incumple con el cobro de sueldos de miles de docentes, persigue mediante sumarios, niega el boleto estudiantil a los terciarios y nos condena a salarios por debajo de la línea de pobreza. Cuando estos ataques asolan a la docencia y a los alumnos, los dirigentes de Suteba -con el ahora candidato Baradel en la lista de los Fernández- se dedican a hacer conferencias de prensa contando la ruinosa situación, mostrando fotos y videos.

Es una impostura. Denuncian las penurias de la escuela pública mientras fueron Baradel, Suteba y el Frente Gremial los que firmaron el acuerdo paritario con Vidal. Con esta firma golpearon el enorme proceso de lucha abierto a principio de año por presión de la docencia, que exigía una recomposición y aumento salarial acorde a la inflación, el blanqueo de las sumas en negro, la anulación de los sumarios, y un inmediato plan de obras bajo control de docentes, estudiantes y familias que avance en la resolución de los 12 puntos de habitabilidad para contar con escuelas seguras y adecuadas.

Las conferencias de prensa de los dirigentes de Suteba pretenden esconder esta entrega, para postularse como variante de relevo ante el hundimiento de Macri y Vidal. No proponen otra cosa que votar a Fernández-Fernández para un recambio capitalista, en vistas a rescatar a un sector de la burguesía golpeado por la crisis mientras cumplen con el pago al FMI. Baradel y la Celeste prefirieron salvar a Vidal y mostrar ante el Fondo, los banqueros y los capitalistas en general  no sólo su voluntad de pagar la deuda sino también como garantes de la contención, para bloquear la lucha docente e impedir un plan de lucha de paros con continuidad, discutido en una congreso provincial de delegados con mandato, que podría derrotar a Vidal, a Macri y al régimen del FMI.

Para la docencia hay un sólo camino: ganar la calle para exigir la reapertura de las paritarias y por todos los reclamos. Los delegados que se están eligiendo y las escuelas tienen la palabra.

Compartir

Comentarios