fbnoscript
11 de junio de 2019

La educación en ruinas

Bajo el régimen del FMI, Macri y el PJ.

Durante los casi cuatro años de gestión macrista se profundizó la destrucción educativa, ya agudamente desenvuelta por el kirchnerismo en sus 12 años de gobierno.

Ya el propio Esteban Bullrich, entonces ministro de Educación Nacional, había sostenido que “nosotros construimos sobre lo ya construido”, en referencia a la Ley de Educación Nacional del kirchnerismo y a las posteriores resoluciones antieducativas acordadas por todos los ministros provinciales en el Consejo Federal de Educación.

Presupuesto

Un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) de febrero de 2019 demostró que, desde la aprobación de la Ley de Financiamiento Educativo en 2005, hubo un solo año en que se cumplió la meta fijada allí de un 6% del PBI para Educación.

“El incumplimiento acumulado entre 2005 y 2017”, señala un analista en base a este informe, “es cercano a un 4% del PIB o la enormidad de 800.000 millones de pesos a valores de hoy”. Ello impidió cumplir metas ya de por sí paupérrimas, “como la de llegar en 2010 a un mínimo de 30% de alumnos con jornada extendida o completa, que en la realidad no superó el 10%” (Clarín, 28/2)

El informe señala que “entre 2016 y 2018 se produjo una caída del 9% de la inversión educativa nacional en términos reales”, y que “esta reducción podría profundizarse de ejecutarse el presupuesto 2019 tal como fue aprobado”, alcanzando el 19% en términos reales. Se trata del presupuesto del FMI, votado el año pasado con el aporte de la inmensa mayoría de los legisladores nacionales del PJ.

A ese ajuste hay que sumar el efectuado por los gobernadores provinciales, que supuso una reducción en el área de 8% ($49.384 millones) entre 2015 y 2016, una caída que “se habría profundizado durante 2018”.

Infraestructura

Acorde a otro informe, “el área que se ocupa de infraestructura y equipamiento escolar fue otra de las más afectadas: el monto destinado a este fin en el presupuesto del Ministerio de Educación en 2019 es un cuarto del asignado en 2018 (bajó de 9.200 a 2.600 millones de pesos)” (Página12, 31/3), un ajuste validado en el Consejo Federal de Educación.

Ello cuando en 2018 la crisis en esta área se manifestó de manera trágica con el asesinato laboral de Sandra y Rubén por una explosión derivada de una fuga de gas en la escuela n°49 de Moreno, y cuando en ese año, solo en la Provincia de Buenos Aires, más de 500 escuelas estuvieron cerradas por problemas edilicios durante meses. El derrumbe edilicio es la principal causas de pérdida de días de aprendizaje en las escuelas públicas.

En medio del avance del hambre en la Argentina, en los comedores escolares también han aplicado un ajuste draconiano. En provincia de Buenos Aires el monto invertido por alumno es de apenas $24 por alumno, continuando la política de miseria del gobierno K anterior (que en 2014 lo llevó –y mantuvo hasta 2016- a $6,30 por ración).

Salarios y jubilaciones

En 2019, en términos reales, el salario docente cayó en promedio un 4,8% en términos reales. Esto sobre una reducción del 14% promedio entre 2015 y 2018, con “caídas en cada una de las 24 jurisdicciones” (CIPPEC, ídem).

El ajuste de los gobernadores pejotistas acompaña el nacional, que incluye el congelamiento del Fondo Nacional de Incentivo Docente (un 10% del total del salario) y la prácticamente eliminación del Fondo Compensador Salarial.

De una punta a la otra del país, esto significa que los sueldos docentes se encuentran en niveles de miseria. Un maestro de jornada simple con 24 años o más cobrará en la Provincia de Buenos Aires, con el último incremento salarial, $25.058,61 pesos ($1.385 por debajo de la línea de pobreza).

El estado de los salarios y las paritarias por debajo de la inflación aceptados por la Ctera y la mayoría de sus gremios provinciales, más las sumas en negro, han desmaterializado las jubilaciones. En varias provincias, como Tierra del Fuego, entre otras, los gobernadores han iniciado o anunciado reformas que atacan los derechos previsionales docentes. En Buenos Aires, la digitalización del trámite jubilatorio ha complejizado la sustanciación de la jubilación, y es parte de una ofensiva que incluye el vaciamiento del Instituto de Previsión Social bonaerense.

Precarización educativa y laboral

El gobierno kirchnerista avanzó fuertemente en la desvalorización de la educación pública, vinculando los programas a las necesidades de las empresas, con pasantías que aportan y permiten seleccionar gratuitamente mano de obra barata para los capitalistas.

En ello se basó el macrismo, que “realizó un relevamiento a empresas de los diferentes sectores productivos, incluyendo una encuesta y entrevistas personales a responsables de Recursos Humanos para elaborar una línea de base que mida las brechas de habilidades, identifique los perfiles más demandados” para la formación de mano de obra en la Argentina (Instituto Nacional de Educación Tecnológica, “Demanda de capacidades 2020, junio 2016). Esos mismos encuestados señalaron que “la educación obligatoria debería tener como único objetivo la preparación para el mundo del trabajo” (¡!) –un mercado de trabajo caracterizado por la descalificación y la precarización.

Es la escuela 2030 del ministro nacional Alejandro Finnochiaro y el bonaerense Sánchez Zinny, aprobada por todos los titulares de Educación provinciales, que devalúa los contenidos, impone las prácticas “profesionalizantes” y precariza del trabajo docente, imponiendo programas por proyectos manejados por directivos y sin acceso al cargo por concurso, con salarios en negro, que cesan cuando finaliza cada proyecto. Son las “escuelas del futuro” de Rodríguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires, que han eliminado al quinto año, destinado por completo a prácticas “profesionalizantes” y cursos de “emprendedorismo”.

La burocracia sindical

La burocracia sindical docente de Ctera ha dejado pasar todos estos ataques. Es la misma que ha sostenido la gobernabilidad de Macri y los gobernadores; que hoy llama a votar a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner comprometida con el pago de la deuda pública a los acreedores -a costa del ajuste contra toda la población trabajadora-; y que pregona un “gobierno de unidad nacional” con los empresarios que han despedido a mansalva, con la burocracia sindical que ha colaborado para que el ajuste pase boicoteando todas las luchas y con la Iglesia -motivo por el cual “los Fernández” han declarado que la lucha de millones de mujeres por el aborto legal debe abandonarse.

Por una salida de los trabajadores, por la defensa de la educación, todos con el Frente de Izquierda y de los Trabajadores

Tribuna Docente, integrante del Frente de Izquierda, convoca a los trabajadores de la educación a sumarse a la lucha por una salida de los trabajadores y de la izquierda, para que la crisis la paguen los capitalistas, por el no pago de la deuda externa y la ruptura con el FMI, por un congreso obrero de delegados de base de todos los sindicatos que resuelva un plan de lucha que se inicie con un paro nacional de 36 horas, hasta la huelga general, en defensa de los salarios, el trabajo, la salud, la educación y la organización económica y social del país basada en los intereses sociales de los trabajadores.

En base a este planteo, llama a sumarse a la docencia al apoyo de las candidaturas del Frente de Izquierda y de los Trabajadores en las próximas elecciones, integradas por decenas de docentes de todo el país, entre ellas la secretaria general del Suteba Matanza y actual diputada nacional Romina Del Plá.

Compartir

Comentarios