fbnoscript
11 de julio de 2019

Les secundaries de Capital vuelven a la calle contra el derrumbe edilicio

Miércoles 17 movilizamos desde Palacio Pizzurno hasta el Ministerio de Educación de la Ciudad

La crisis edilicia en los colegios ha llegado a un punto en el que verdaderamente raja las paredes. Durante las últimas semanas, fueron numerosos los colegios que tuvieron que suspender las clases por falta de calefacción, invasión de ratas o desbordes cloacales.

Los días 3, 4 y 5 de julio, el Comercial N°4 tuvo que suspender actividades por pérdidas de gas, situación que se repitió el día 10. En el Roca no se dictaron clases el día 4 ante el reclamo de estudiantes y docentes, luego de que tras sucesivos desbordes cloacales el establecimiento no fuera desinfectado. En la técnica Maipú de Barracas se levantaron las clases el 5 de julio, porque la mayor parte del edificio estaba sin calefacción. Las autoridades del Rogelio Yrurtia solicitaron, también esa semana, la suspensión temporaria de los turnos mañana y vespertino por falta de suministro de gas en las aulas. El Comercial N°19 estuvo 6 días sin actividad por plaga de ratas, y cuando se retomó, el día 10 durante la mañana, varias personas se descompusieron por el uso de veneno. El Liceo 2, el Normal 4 y la Escuela media 7 están también invadidos por ratas.

Mientras la crisis edilicia se agudiza en cada escuela de la Capital Federal, las respuestas por parte de Larreta y el Ministerio de Educación siguen sin llegar. La ruinosa situación de las escuelas es la expresión de a dónde nos conduce la política de ajuste para cumplir con las exigencias del FMI. Lxs secundarixs que, para desplazar a Macri, están pensando en votar a los Fernández, deben tener en claro que bajo la batuta del Fondo Monetario estos problemas no tienen solución.

Pero contra esta desidia lxs estudiantes se fueron organizando. En el Roca, docentes y estudiantes se declararon en asamblea permanente luego de las inundaciones cloacales, organizaron una sentada y movilizaron a la Legislatura porteña el pasado jueves exigiendo reformas edilicias de manera inmediata y que las autoridades sanitarias certifiquen las condiciones de salubridad. En el Comercial N°19 se votó en una asamblea docente cumplir el horario en la vereda, hasta que se garanticen las condiciones básicas en la escuela. En el Rogelio Yrurtia habrá asambleas esta semana para definir un plan de acción. A propuesta del Lenguas Vivas, se convocó una movilización desde el Ministerio de Educación de la Nación hasta el de la Ciudad, que se llevará a cabo el miércoles 17.

Estas acciones colegio por colegio son una muestra de la importante disposición a la lucha dentro de la comunidad educativa. Es evidente, sin embargo, que tenemos que encarar la pelea con un plan de lucha de conjunto, que permita unificar los reclamos y golpear sobre esta política de abandono edilicio de las escuelas por parte del gobierno. A contramano de esta necesidad, la CEB (Coordinadora de Estudiantes de Base) se limita a convocar a la movilización, pero evitando cualquier instancia de debate para que todo el movimiento estudiantil secundario golpee como solo puño. Es que las agrupaciones kirchneristas que juegan un rol de dirección en la CEB se han tomado en serio la campaña de Alberto Fernández, que se muestra como un hombre confiable para los empresarios y el FMI, como la persona que puede contener la situación y evitar un ascenso de las luchas contra el ajuste brutal que estamos viviendo.

Desde la UJS Secundarios convocaremos con fuerza a la movilización del 17, en la perspectiva de que sea el primer paso para volver a organizar al movimiento y poner en marcha un plan de lucha de todxs lxs estudiantes por más presupuesto, condiciones dignas de cursada, calefacción en todas las aulas y reformas edilicias urgente, y hasta derrotar la política vaciadora de la Secundaria 2030. La grieta real es “educación o FMI”. 
 

Compartir

Comentarios