fbnoscript
3 de abril de 2020

Misiones: el gobierno aprovecha la pandemia para ignorar el reclamo docente

El último martes 31 fue abonado el salario docente de marzo. El sueldo de marzo debía reflejar la segunda parte del acuerdo salarial firmado entre el gobierno y los gremios aliados: un aumento del 12% que sumaría en total un 25% para el 2020 a los trabajadores de la educación. La realidad mostró otra cosa, el aumento apenas si llegó a un 6% de bolsillo y demostró que nuevamente el gobierno y sus aliados de la burocracia sindical nos han mentido.

El gobierno de Oscar Ahuad, además, ha incumplido en presentar una contrapropuesta a la mesa de lucha para el día 31 de marzo de 2020 alegando que están con otras urgencias, como si el salario no fuese una urgencia para los trabajadores que viven de él. Y no hablamos solamente de la necesidad del aumento salarial, sino de revisar la situación de todos los trabajadores suplentes a quienes se ha dejado sin nombramientos e ingresos para hacer frente a la pandemia que nos azota.

El mismo gobierno que presiona a los trabajadores para que trabaje en aulas virtuales -que no funcionan y no llegan al conjunto de la población escolarizada- ahora dice que no puede realizar una simulación de “gastos” y una contrapropuesta salarial porque no dispone de los medios materiales. Eso sí, mientras ignora el reclamo de una enorme mayoría de los trabajadores de la educción, se reúne por videoconferencia con los gremios aliados para discutir “cuestiones técnicas”.

Lo urgente es el salario de los trabajadores de la educación

Éste gobierno, que ha tratado de presentarse ante la sociedad como preocupado por la pandemia, llegando inclusos a extremos demagógicos como donar sueldos para “equipar” hospitales mientras que durante 20 años viene destruyendo la salud y la educación pública por la vía de los ajustes salariales y de materiales de trabajo, quiere que esperemos a que pase la cuarentena para ver si discuten salario con los docentes.
La cuarentena ha demostrado más crudamente lo insuficiente de los ingresos de los trabajadores, activos y jubilados, que aun quedándose en sus casas sin movilizarse no pueden cubrir la totalidad de sus necesidades y lo imperante de un aumento salarial en blanco, que no solo le gane a la inflación de éste año, si no que recupere lo perdido en los últimos años.

Este gobierno que tienen “asuntos urgentes que resolver”, es el mismo que retrasó miles de designaciones como método de apriete a los trabajadores suplentes que querían sumarse a la lucha por su salario. Este gobierno es el mismo que en ningún momento se había preocupado por garantizar la continuidad laboral de todos los suplentes y de sus correspondientes ingresos y que solo ante una presentación de la mesa de lucha salió a tomar medidas a medias, con las que además quiso lavarle la cara a sus sindicatos aliados.

Los trabajadores de la educación hemos respetado la cuarentena para proteger al conjunto de la sociedad en esta situación tan difícil que nos toca pasar, eso no significa que abandonamos nuestra lucha y reclamos por los que estuvimos más de un mes en las rutas y plazas de la provincia. 

Desde Tribuna Docente le exigimos al gobierno de la provincia la inmediata presentación de una contrapropuesta salarial para que los trabajadores de la educación podamos discutirla y que se garantice la continuidad laboral de todos los docentes suplentes e interinos que quedaron cesantes desde el 28 de noviembre pasado.

Asimismo exigimos un aumento salarial de emergencia de $17.000 al salario de bolsillo de los trabajadores de la educación que están al frente de horas y cargos y una garantía salarial de $35.000 para aquellos docentes suplentes que no fueron designados en sus horas y cargos hasta tanto dure la cuarentena y los mismos no puedan acceder a nuevas designaciones.

 

Compartir

Comentarios