fbnoscript
7 de mayo de 2020

Nacional Buenos Aires: que la virtualidad no nos deje afuera

Por Tatiana Fernández Martí
presidenta del Centro de Estudiantes del Nacional de Buenos Aires

Se cumplió un mes del comienzo de la “educación a distancia” en los colegios preuniversitarios y en la UBA y la política del ‘’sálvese quien pueda’’ del ministro de Educación Nacional y el Rectorado de la UBA hace agua. Nadie puede negar las enormes limitaciones que tiene la educación virtual, la enorme brecha digital que esta genera y cómo esta iniciativa ha profundizado la deserción estudiantil. Miles de estudiantes se están quedando lisa y llanamente afuera.

Esta realidad golpea muy fuerte a les estudiantes del Nacional Buenos Aires. Lejos de ser una juventud “elitista”, son cada vez más lxs pibxs que sufren una política expulsiva y violenta que año a año promueve la deserción de muchxs de sus estudiantes, sobre todo de aquelles que poseen menos recursos. Esto se ha profundizado abiertamente en tiempos de coronavirus.

Comenzada la situación de la pandemia y ante esta cuadro de incertidumbre, la gestión de Valeria Bergman abandonó a les estudiantes, a quienes nunca nos dio una respuesta concreta para solucionar nuestras demandas. No se expresó sobre la falta de acceso a internet y/o a una computadora tanto para docentes y para estudiantes, de la sobrecarga laboral y la profundización de la precarización para nuestres docentes, ni acerca del acompañamiento pedagógico para les estudiantes. 

Esta situación hubiera sido aún más problemática si desde el CENBA nos no nos hubiéramos organizado desde el primer momento. Fue así como ante la falta de iniciativa total por parte de la gestión, fuimos les estudiantes quienes pusimos en pie un relevamiento virtual que contestaron más de 1.000 estudiantes, donde los resultados dejaron en claro que el 11% tenía problemas de acceso al campus virtual por distintos motivos. Frente a la inacción de las autoridades gracias a la organización estudiantil pudimos visibilizar esta situación, presionar y poner en alerta a las autoridades del CNBA y al conjunto de la comunidad educativa. A partir de estos resultados, madres, padres, estudiantes graduades y la Cooperadora convocaron a una colecta que juntó más de 90 donaciones de computadoras pero que al día de hoy solo fueron entregadas 10. 

La situación con respecto a las becas de la UBA tiene una gravedad similar: Todavía no depositó un peso de las becas ‘Ricardo Rojas’, que representan unos míseros $1.100 que se entregan por mes (monto que dicho sea de paso, se encuentra congelado desde hace dos años) a las familias que desde principio de año lo vienen esperando a casi dos meses de haberse declarado el decreto de distanciamiento obligatorio por Alberto Fernández. Teniendo en cuenta esta serie de cuestiones es evidente que la virtualidad se suma como un nuevo elemento para reforzar la deserción estudiantil que este preuniversitario sostiene año a año.

A su vez, la cursada virtual suspendió cualquier tipo de contenidos que respectan a la implementación de la ESI, con lo cual es un hecho grave ya que hace años que les estudiantes ponemos como prioridad esta cuestión ni tampoco ningún acompañamiento pedagógico de por parte de la Dirección de Orientación al Estudiante (D.O.E), el departamento de tutores y psicólogues, más que nunca cuando el aislamiento repercute de forma dañina contra la salud mental de la sociedad y sobre todo de la juventud. 

Frente a este cuadro tenemos que continuar el camino de la organización estudiantil independiente a través del CENBA a las autoridades tanto de la UBA como del colegio y a los gobiernos para denunciar sin ninguna atadura esta cuestión y abrir el debate con el conjunto de les estudiantes para seguir desarrollando un plan de acción que asegure la regularidad de todes les estudiantes, por garantizar que se depositen las becas de la UBA, que lleguen todas las computadoras a quienes las necesiten, por la implementación de la ESI y por todos los reclamos estudiantiles para garantizar que nadie se quede afuera de la cursada.

 

Compartir