fbnoscript
21 de mayo de 2020

El PO-FIT reclama medidas de seguridad e higiene para docentes que asisten a escuelas

Proyecto del legislador Gabriel Solano ante la exposición de trabajadores que concurren para distribuir comida

En resguardo de la salud de los trabajadores que deben concurrir a las escuelas, en función de tareas de asistencia alimentaria, el legislador Gabriel Solano del Partido Obrero- FIT, ha presentado en Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires un proyecto de ley que contiene una guía de acción para intervenir fundamentalmente en las escuelas situadas en las villas y aquellas que reciben la población de las barriadas. El mismo plantea la necesidad primerísima de entregar elementos e indumentaria de seguridad y prevención sanitaria para el personal docente y no docente; la entrega de kits de limpieza e higiene personal de prevención del Covid-19 y dengue; testeos inmediatos para todo el personal que haya tenido contacto con familias con infectados; desinfección permanente de los espacios escolares; controlador de temperatura y recinto sanitizante al ingreso de cada escuela; e inmediato suministro de agua potable para los barrios en cuestión.

Esta guía es una orientación que debe contar con el seguimiento por parte de un comité de seguridad e higiene conformado por docentes, sindicatos docentes y familias.

Los crecientes casos de contagio del Covid-19 en las barriadas populares, que se han cobrado la vida de varias y varios vecinos, se propagan en un contexto material favorable al desarrollo de cualquier tipo de enfermedad, incluído el dengue. La falta de agua, algo esencial para la prevención, fue denunciada repetidamente por los vecinos y ni el gobierno de la Ciudad ni el de la Nación solucionan esta demanda urgente.

Hace pocos días hemos tenido que lamentar la pérdida de la compañera Ramona Medina, de la Villa 31, quien había realizado múltiples denuncias acerca de la falta de agua.

Este cuadro también involucra a las escuelas ubicadas dentro de los barrios más carenciados de la Caba. Mientras los contagios se multiplican, allí continúa la distribución de alimentos, que son más que necesarios e incluso insuficientes para dar respuesta al hambre y la pobreza que se propagan al ritmo de la pandemia.

Sin embargo, las condiciones laborales de la docencia que asiste a las guardias, al igual que las del personal no docente, se ven agravadas por exponerse directamente al contagio por no contar con los elementos de seguridad sanitaria adecuados.

El viernes de la semana pasada un grupo de docentes debieron ser aislados por estar en contacto con familias infectadas. Al momento de escribir estas líneas [día miércoles], el Gcba todavía no les ha realizado los testeos correspondientes alegando que aún no tienen síntomas.

Detrás del “cuidarnos entre todos" y "el quedarnos en casa” se reveló quiénes son los que pagan la crisis que la pandemia agudiza.

La guía presentada en la Legislatura va junto a los reclamos de universalización de los comedores, ingreso de $30.000 para las familias sin trabajo y todas las demandas docentes en torno al trabajo, el salario y las condiciones laborales en época de pandemia, para resguardar la vida y la salud de los trabajadores.

 

Compartir

Comentarios