05/03/2020

Abrazo al Normal 2 de La Plata en reclamo por las condiciones edilicias

Crecen las denuncias sobre el estado deplorable de las escuelas de la región.

Mientras el gobernador Kicillof presentaba como un logro el comienzo de las clases en la provincia de Buenos Aires, cientos de docentes y estudiantes de la capital bonaerense se encontraron ante un escenario caótico dado el estado edilicio de los establecimientos. En el Normal 2, escuela con una matrícula de 2.000 estudiantes, los familiares y docentes han convocado un abrazo para reclamar ante la falta de bancos, mobiliario, ventiladores, agua y limpieza. 


No se trata de un caso aislado. El Normal 1 -que alberga los grados de enseñanza de jardín, nivel inicial, secundario y superior y posee una matrícula de 4.000 alumnes- comenzó el dictado de clases con el faltante de 300 mesas y 600 sillas, por lo que los cursos de primaria debieron tener clases en las aulas de la secundaria (nivel que todavía no comenzó) y hasta en la biblioteca. Para colmo, la inspectora aconsejó “pegar con cinta scotch” los respaldos  de madera desprendidos de las estructuras de las sillas. 


A su vez, familias de les alumnes de la Escuela 108 de Ignacio Correas han realizado asambleas y piquetes frente a la Municipalidad. Son solo botones de muestra de un cuadro general. Este escenario se agravará con el comienzo de clases de les secundaries y les terciaries.


Ha trascendido entre la comunidad educativa de los establecimientos más complicadas que el gobierno aplicaría “planes de contingencia” basados en la implementación de cursadas rotativas y trabajos domiciliarios, dejando afuera de las aulas a cientos de estudiantes. Por otro lado, la Junta Interna de ATE Educación denuncia la parálisis de la Dirección Provincial de Infraestructura Escolar, como también de su taller, que debería dar respuesta a la demanda de mesas y sillas de las escuelas.


El deterioro de las escuelas ha sido una constante de todos los gobiernos provinciales, e incluso de los municipales. El Consejo Escolar platense, controlado por el intendente macrista Julio Garro, no responde a ninguna demanda, por lo que el destino de los recursos del Fondo Educativo es una incógnita. Por parte del gobernador Kicillof, las promesas de un programa de refacción de escuelas anunciada con bombos y platillos no pasan de un puñado de obras menores realizadas con trabajadores precarizados de los beneficiarios de planes sociales.


Los problemas de infraestructura -y en particular enormes deficiencias de acondicionamiento térmico-, el hacinamiento de estudiantes y docentes por la falta de aulas, la falta de mobiliario, afectan a miles de escuelas en toda la provincia. Pero el gobierno provincial prorrogó el Presupuesto 2019 de ajuste de Vidal a la espera de un acuerdo con el FMI, porque tiene como eje prioritario el pago de la deuda usuraria. A la docencia, mientras tanto, les impone un salario de pobreza, con la complicidad de la burocracia Celeste de Suteba.


El abrazo del Normal 2 se conjuga con la respuesta del movimiento docente a esta situación, que tuvo un enorme puntapié este 2 de marzo con paros y movilizaciones en 13 provincias, en el marco de un no inicio de clases que se abrió paso contra los pactos de la burocracia sindical y los gobernadores del ajuste. Los paros impulsados por las seccionales de Suteba conducidas por la oposición Multicolor han tenido un acatamiento del 70%, y han sido el canal para que se sumen al paro a miles de docentes de las seccionales dirigidas por la Celeste de Baradel. Es un dato prometedor de las reservas de lucha que existen para enfrentar el ajuste educativo.


Impulsaremos, desde la Unión de Juventudes por el Socialismo y Tribuna Docente, la continuidad de las medidas en el Normal 2 y del plan de lucha docente, en conjunto con la organización de las familias trabajadoras de les estudiantes. Vamos por un urgente plan de obras para las escuelas, bajo control de la comunidad educativa; por el aumento de las becas y de los cupos y partidas de los comedores escolares (hoy de $37 por almuerzo); por un salario básico de $40.000 para la docencia y la defensa de las jubilaciones y del Estatuto Docente.