23/06/2021

Catamarca: Jalíl quiere la presencialidad en las aulas sin condiciones

Muchas escuelas no tienen estufas ni agua potable.

En reunión virtual el lunes 21 entre el ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, el gobernador Jalíl, su vice Dusso y ministra de Educación provincial, Centurión, se puso de manifiesto la intención de reiniciar las clases presenciales en Catamarca, teniendo como fecha tentativa el 28 de junio, y se comenzaría por el interior provincial. Los parámetros a tener en cuenta serán que los contagios en las últimas dos semanas no superen los 500 por cada 100.000 habitantes y que la ocupación en terapia intensiva no supere el 80%. Ambos parámetros están superados en nuestra provincia, por lo que la insistencia del gobernador Jalíl de llevar los docentes y estudiantes a las escuelas choca con los propios límites que marca la pandemia

El gobierno pretende burlar los contagios semanales y la ocupación de camas en terapia intensivas, aduciendo que casi el 50% de los docentes están vacunados. Sobre esto hay que señalar que el gobierno diseñó una estrategia de vacunación solo para los docentes de nivel inicial y primario. Mientras que el resto sigue sin inocularse, sobre todo los menores de 40 años, que no fueron alcanzado por el plan general de vacunación.

Tampoco el gobierno consideró el estado de los establecimientos escolares, pues Jalíl y compañía hablan de dar estricto cumplimiento con los protocolos, sin mencionar que las escuelas carecen de sistema de calefacción y ni siquiera cuentan con una estufa por aula. Esto es importante dado que el protocolo exige ventilación cruzada en las escuelas, sometiendo a docentes y estudiantes a soportar el clima riguroso del invierno.

Esto sin considerar el estado edilicio en general de las escuelas, que, en muchos casos, siguen sin la provisión regular de agua potable y con pésimas condiciones en los baños. A esto se suma la falta de nombramientos de ordenanzas necesarios por escuela

Como se ve, el gobierno pretende empujar a la docencia y al conjunto de la comunidad educativa a un riego sanitario. En la provincia no están dadas las condiciones para el reinicio de las clases presenciales, por ello exigimos un inmediato plan de vacunación para todos los docentes y la urgente adecuación de las aulas para que se puedan cumplir con los protocolos sin poner en riesgo la salud de los trabajadores y los estudiantes.

Y sin olvidar que los salarios docentes, a partir de los acuerdos paritarios de los cuales los gremios fueron partes condescendiente, se encuentran en la línea de pobreza. Por ello reclamamos un sueldo equivalente a $65.000 y mayor presupuesto para defender la educación pública.

 

 

 

También te puede interesar:

Contra la presencialidad irrestricta y sin condiciones, por salario, infraestructura: a la docencia nos sobran los motivos.
Los gobiernos y el capital solo ofrecen respuestas coercitivas.
Al borde de la circulación comunitaria.
El fracaso del gobierno municipal frente a la pandemia.
El nuevo protocolo elimina las burbujas y el distanciamiento obligatorio dentro de las aulas.
Los fabricantes de vacunas contra el Covid disparan sus ingresos, mientras la cifra de muertos supera los 4 millones.