03/06/2020

El negociado de la educación privada: recortes salariales, cierres y despidos

El titular de la Asociación de Colegios Privados de la Provincia de Buenos Aires (Aiepba), Martín Zurita, habló en el programa radial Entre Amigos sobre la suspensión de pagos de salarios docentes en muchos establecimientos educativos y  destacó el posible cierre de cientos de jardines maternales. La crisis por la que atraviesa el sector se debe a que entre el 60 y el 70 % de las familias no abonan las cuotas, y que los ATP del gobierno, (medida anunciada en el Boletín Oficial del 8/5) no han sido cobrados, señaló Zurita. Ante este cuadro, las patronales descargan la crisis sobre los trabajadores de la educación, suspendiendo el pago de salarios, despidiendo o no renovando contratos.


Cabe recordar que cerca del noventa por ciento de las escuelas privadas del país recibe subsidio del Estado. Este subsidio estatal sostiene el pago de los salarios docentes en montos que equivalen a porcentajes que oscilan entre el 40 y el 100 % de los salarios, sean laicas o religiosas, además del sostenimiento del clero por parte del tesoro nacional.


De esta manera, las patronales privadas tienen garantizado por el Estado un negocio redondo: el salario de los docentes con fondos públicos y las cuotas mensuales y las matrículas más otros inventos (actividades extracurriculares, comedor, etc.), por las familias de cada alumno. Negocio que no están dispuestas a perder, de manera que la merma en el pago de las cuotas por parte de algunas familias será equiparada con rebajas del salario docente que proviene mayoritariamente de fondos públicos. Un robo sin escrúpulos.


Ahora bien, la mayoría de los establecimientos educativos de gestión privada, muchos de ellos establecidos por décadas en la provincia, recurrió a solicitar ayuda del Estado, bajo la presión de cierre por no poder afrontar el costo de los salarios. No se realizó ningún tipo de investigación para verificar si realmente esto era así, y el gobierno habilitó a que este sector recibiera el salario complementario por parte del Estado. Quienes declaman el impuesto a la riqueza, no hacen más que subsidiar al capital.


Por su parte, Sergio Siciliano, exviceministro de educación de Vidal, junto con Maximiliano Abad presentaron en la Cámara de Diputados bonaerense un proyecto de ley para aprobar un subsidio económico que ayude a las escuelas de gestión privada que enfrentan moras en sus pagos, con el objetivo de evitar cierres masivos de establecimientos, y así siguen sosteniendo el negociado de la educación privada a costa del desfinanciamiento de la educación pública.


Planteamos


– Defensa integral del salario. Ninguna rebaja. Continuidad salarial de todos los docentes que perdieron cargos u horas, por un reaseguro salarial para los docentes sin cargo completo igual a 30 mil pesos, reapertura inmediata de las paritarias, cobertura de la inflación pasada y de la actual, cláusula gatillo y salario básico unificado nacional de $ 40.000.


– Prohibición de despidos, suspensiones y recortes salariales. Ni en el Estado ni en la enseñanza privada. Pago en tiempo y forma. No a los atrasos ni a la cuotificación de los pagos. Respeto por el horario laboral.


-En caso de quiebra o cierre o de declaración de insolvencia ante las costas salariales se proceda a la estatización de los establecimientos educativos, de cualquier nivel y/o modalidad del ámbito privado; por último que retrotraigan los ceses efectuados al 13 de marzo, dejando sin efecto los mismos y regularizando el pago salarial correspondiente.


– La continuidad pedagógica, en todas sus formas, debe realizarse en el marco de una actividad institucional, garantizada por el Estado. Abastecimiento de instrumentos tecnológicos y conectividad para todos los alumnos y los docentes.



 

También te puede interesar:

Maroni encubre que la propagación de contagios se debe a la escasez de personal, a la mala calidad de los EPP y al déficit de infraestructura.
Justicia por Andrea Encina.
La responsabilidad del PJ y las patronales.
Una carta para encubrir al victimario y amedrentar a las víctimas.
Los hisopados siguen haciéndose a cuentagotas.