Educación

26/11/2018

El rol de CTERA y UTE en la lucha contra la UNICABA

Un debate necesario.

Tribuna docente en la Multicolor – minoría de UTE-Ctera

Foto: Nicolás Parodi

La escalada que el Gobierno de Larreta quiere emprender contra los 29 profesorados de la Ciudad a partir de la creación de la Unicaba, es parte de un plan a nivel nacional de ataque a la formación docente que encuentra cierre de profesorados y carreras en la Provincia de Buenos Aires, Mendoza, Jujuy, Entre Ríos y en tantas otras provincias. 


Distintos documentos de organismos internacionales (Banco Mundial, OCDE, OEI y otros) como el documento “Profesores Excelentes” del Banco Mundial sostienen la política de cierre y control de los institutos, para formar docentes bajo el modelo de una educación de precariedad y flexibilidad educativa y laboral; lo que denominan con el eufemismo de “adaptar la educación al mercado laboral”. 


Este ataque al conjunto de la formación docente se viene preparando desde hace tiempo. Distintos funcionarios de este gobierno y también del anterior, vienen repitiendo que “es un exceso” que existan 1.400 institutos de formación docente. Y el Consejo Federal de Educación, organismo donde se reúne el Ministro de Educación Nacional con los Ministros de las 24 provincias (gobernadas tanto por el oficialismo como la oposición), viene sacando resoluciones como la Nº 337/18 que marcan la orientación para avanzar en la reforma de la formación docente. 


En este marco de ataque nacional a la formación docente y cierre de institutos en prácticamente todas las provincias del país, CTERA brilla por su ausencia. Al igual que lo realiza con las paritarias, deja el conflicto de cada provincia librado a su suerte; en lugar de unificar al conjunto de las provincias donde se están cerrando profesorados, realizando un plan de lucha nacional en defensa de la formación docente.


El rol de la dirección celeste de UTE en el conflicto de la Unicaba


El movimiento estudiantil y docente de los profesorados ha rechazado desde el primer día la Unicaba, y ha sostenido el rechazo de la “convivencia” entre esta y los profesorados, denunciando que no es más que la muerte lenta de los profesorados. 


Este posicionamiento tuvo que chocar con la orientación vertida por Eduardo López, que incluso ante los medios declaraba que: “No nos oponemos a la apertura de una universidad. Siemprees una fiesta que se abra una universidad. Lo que nunca pasó es que cuando se abre una universidad se cierren profesorados.” (Entrevista en el periódico Letra P 28/8/18). Después de todo repetía la línea de Ctera-Suteba de crear y sostener universidades como la Unipe (en lugar de fortalecer los profesorados en provincia de Bs As) o defender el negocio de la formación “capacitación” con universidades privadas como la UMET (cuyo dueño es Víctor Santa María, titular del PJ porteño y  secretario general del sindicato de encargados de edificios).


La lucha de los profesorados fue creciendo y demostrando que el peligro no era solamente el cierre inmediato de todos los profesorados como lo sostenía el primer proyecto de Unicaba; sino que la creación misma de la Unicaba y la supuesta “convivencia” que se votó finalmente no eran ningún motivo para festejar. 


Ese movimiento de lucha lleva más de un año protagonizando todo tipo de iniciativas desde acampes, movilizaciones, vigilias,´ semaforazos´ y tantas otras llevando a que la ley de Unicaba salga totalmente deslegitimada; votada en soledad por el oficialismo que tuvo que cambiar varias veces el proyecto, y con la legislatura cercada por la policía y reprimiendo para lograr su aprobación. 


En todo este proceso de lucha, la celeste de la UTE, en los tres plenarios de delegados convocados en el año, repitió que acompañaría lo que las comunidades de los profesorados decidan. ¿Pero el rol de un sindicato es solo el de “acompañar”? El sindicato no se puede limitar solamente a seguir lo que las organizaciones estudiantiles (centros de estudiantes, CET) y de rectores (CESGE) decidan. Los docentes de todos los niveles nos encontramos afectados por la Unicaba, y en particular los docentes de los profesorados están en riesgo su estabilidad laboral. 


El sindicato puede y debe jugar el rol de organización activa de la docencia para junto a los otros actores (estudiantes, rectores, etc) darle mayor impulso y fuerza a la lucha. Es lo que hizo recientemente la dirección multicolor del SUTEBA La Matanza, que realizó una asamblea masiva de docentes de Institutos de Formación Docente y Técnica para organizar el rechazo a los cierres de profesorados y votar conjuntamente una agenda y plan de lucha para frenar a Vidal.


La falta de organización activa de la docencia por parte de UTE se reflejó en la jornada decisiva del 22, cuando se votó la ley. Luego de que Ademys –conducida por la Multicolor– llamara a paro y numerosas asambleas de profesorados votaran el pedido de paro de todos los niveles ese día, UTE convocó a paro. Pero sin siquiera sacar un afiche para pegar en las escuelas, y menos aún convocar plenario de delegados o alguna instancia para debatir la organización y masividad del paro. 


La única publicidad del paro del 22 que desarrolló la UTE fue un flyer con el título: “Por un presupuesto educativo que garantice el derecho social a la educación desde el nivel inicial hasta el superior”, consigna que claramente no era la lucha central que se estaba dando ese día. En dicho flyer no figura en ningún lugar la consigna “no a la coexistencia” que votaron el conjunto de las comunidades educativas de los profesorados. Finalmente la UTE no publicitó ni estuvo en el acampe de dos días que protagonizaron los profesorados en la Legislatura, y el 22  convocó a partir de las 10:30hs, a pesar de que las comunidades de los profesorados llamaban a estar desde primera hora para presionar e intentar que no haya quórum para votar la Unicaba. 


Más allá de denuncias a Macri y Larreta, desde la dirección celeste de UTE no se desarrolló una política para organizar a la docencia y lograr derrotar tanto a la Unicaba como la supuesta ´coexistencia´ y encararon la última etapa con una posición derrotista en función de una estrategia de acumulación electoral, repitiendo hasta el cansancio que hay que apuntar todo al 2019, haciendo alusión a las elecciones. 


Organicemos a la docencia, derrotemos a la Unicaba


Ahora se abre una nueva etapa en la lucha contra la Unicaba, donde está en juego la defensa de los profesorados frente al ajuste y los negocios inmobiliarios que pretenderá desarrollar el gobierno. Comenzando por la defensa del profesorado de educación física Romero Brest y el rechazo de su traslado.


Llamamos a elegir delegados docentes independientes en cada profesorado e impulsar una asamblea unificada de toda la docencia para decidir conjuntamente una agenda, estrategia y plan de lucha para lo que se viene. Y es necesario unificar la lucha de la Unicaba con las luchas que en todo el país se vienen desarrollando contra los cierres de profesorados.