03/05/2021

Insaurralde y Cambiemos, enemigos de la educación en Lomas de Zamora

Ningún retorno a clases presenciales hasta que haya garantías sanitarias. Por dispositivos y wifi.
Por Corresponsal Partido Obrero Lomas de Zamora

El Concejo Deliberante de Lomas de Zamora presenció un hecho inédito cuando oficialistas (Frente de Todos) y opositores (Cambiemos) intentaron protagonizar un debate respecto a la educación presencial o virtual. Se trata de dos políticas que han demostrado su hostilidad contra la comunidad educativa, con un pronunciado desfinanciamiento durante sus respectivas gestiones.

La “polémica” tuvo lugar cuando desde la bancada de Cambiemos reclamaron el retorno total a la educación presencial, en medio de los picos de contagios y muertes por la pandemia de Covid-19: un disparate antisanitario y contra la población.

Desde este sector también han presentado un amparo ante la Justicia, para reclamar el retorno a clases presenciales, en la misma línea que los intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio y siguiendo la orientación de Horacio Rodríguez Larreta en CABA, luego que en las últimas semanas haya mantenido las escuelas abiertas, atacando a la docencia de la ciudad.

La orientación de la oposición patronal en el distrito se sustenta en las declaraciones de Larreta, que invoca al ministro Trotta cuando sostiene que los índices elaborados por el área educativa demuestran que la continuidad de las clases no sería una causal de contagios cuando todos los estudios locales e internacionales reflejan lo contrario. El anuncio de Alberto Fernández de plantear un nuevo semáforo epidemiológico que establece 500 contagios cada 100.000 habitantes, cuando las referencia científicas establecen 200 casos por cada 100.000 cada 15 días, pone de manifiesto el intento de mantener la presencialidad a toda costa, como ocurre en la mayoría de los distritos del interior de la provincia de Buenos Aires y del resto del país.

La verdad es que sin tocar los intereses de las empresas de telecomunicaciones y sin la asignación de recursos económicos para garantizar dispositivos de conexión e internet gratis en las barriadas pobres del distrito, el acceso a la educación se ve restringido y a esta altura del año es mayor la cantidad de alumnos desvinculados de la escuela.

En este punto, la gestión de Martín Insaurralde, ahora, defiende las clases virtuales –luego de haber retomado por meses la presencialidad-, pero no asigna ni un solo peso a la adquisición de netbooks o a garantizar zonas wifi en los barrios de Cuartel IX.

La educación en riesgo

La infraestructura de las escuelas de Lomas sufrió el ajuste y el abandono de años sin reparaciones serias, por esa razón algunas de ellas no pudieron retomar las actividades presenciales. Otras, a pesar de recibir el alta de obra del Consejo Escolar, tuvieron que lidiar con problemas muy serios como la EP 40 de Temperley y la EP 44 de Fiorito, con instalaciones inundadas, riesgo de electrificación de paredes y con burbujas pedagógicas funcionando muy por debajo de lo previsto, debido a la imposibilidad de cumplir con los escasos protocolos sanitarios, la cursada presencial en el distrito fue la antesala de miles de contagios en Lomas de Zamora.

El escaso y deficiente Servicio Alimentario Escolar también agravó las condiciones de vida de decenas de miles de familia del distrito, en un marco de crecimiento exponencial de la pobreza y un marcado aumento de la matrícula en las escuelas públicas, bajo el gobierno de Insaurralde-Kicillof-Fernández, no todas las familias pueden retirar una caja de alimento y si no tienen para comer, menos para pagar datos de internet o una computadora.

Martín Insaurralde quiere “solucionar” la crisis educativa por medio de decretos u ordenanzas, dejando a miles de estudiantes afuera.

La dirección del Suteba lomense, que debería haber convocado a instancias de discusión y lucha ante esta emergencia, se encuentra integrada de lleno en la gestión municipal y se pone de los dos lados del mostrador cubriendo los cargos “vacantes” que dejó la salida de Guillermo Viñuales de la Intendencia.

Tanto el oficialismo del Frente de Todos, como la oposición e Juntos por el Cambio, son enemigos de la educación pública, ya que sus medidas van en la línea de los intereses de las patronales y el capital: pedir clases presenciales para que las empresas no deban cubrir las licencias por menores a cargo o apoyar  una virtualidad sin recursos para cursar.

Desde el Partido Obrero y el Frente de Izquierda reclamamos la continuidad de las clases virtuales y su extensión a toda la provincia y el país, junto con la asignación de dispositivos y conectividad para estudiantes y trabajadores de la educación. La intendencia debe dar cuenta de que uso le asigna a los recursos del Fondo Educativo.

Los recursos económicos deben orientarse a las necesidades populares y al combate de la pandemia y no a los acuerdos ruinosos con el FMI y el capital financiero.

También te puede interesar:

El escenario político en la provincia de Buenos Aires.
La otra cara de la especulación inmobiliaria.
Entrevista a Marina Rieznik, una de las profesoras despedidas.
La bebé de seis días fue separada de la madre por decisión de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia sin ninguna orden judicial.