26/04/2020

Los negociados detrás de las capacitaciones en ESI

La educación sexual integral sigue siendo uno de los reclamos más acuciantes del movimiento de mujeres. Año a año los docentes queremos capacitarnos en ESI, sin embargo las ofertas son escasas y aflora la privatización detrás de ellas


En los terciarios de la provincia de Buenos Aires, los planes de estudio de los profesorados de educación secundaria no tienen en su currículo materias específicas de Educación Sexual. Muchas veces estas falencias son cubiertas con los Espacios de Definición Institucional, los cuales en la mayoría de los institutos son determinados por el equipo directivo y renovados año a año. Esto lleva no sólo a una inestabilidad docente sino también a que las temáticas abordadas puedan ser modificadas. Es así que mientras un año se aborda la Educación Sexual, el siguiente año puede ser reemplazada por cualquier otra temática. 


Una encuesta, realizada por la Red de Docentes por el Aborto Legal, marcó que el 79% de los docentes no recibió formación en ESI en su carrera. Esta falta de formación empuja a miles de estudiantes y graduados de los institutos superiores de formación docente (ISFD) a buscar espacios de formación por fuera de los profesorados. 


Sin embargo, la situación por fuera de los institutos no es distinta. Los docentes tenemos que sumarle a nuestra sobrecarga en la escuela horas de capacitación por fuera de nuestro horario laboral. Las capacitaciones en servicio, en provincia de Buenos Aires, solo existen en el mes de febrero, de manera presencial en los CIIE (Centro de Capacitación, Información e Investigación Educativa) de cada distrito, con una oferta limitada en la cual siempre son excluidos los contenidos de ESI. Las jornadas de institucionales también excluyen sistemáticamente estos contenidos.


Desde el Infod (Instituto de Formación Docente) existen distintas ofertas de cursos virtuales de manera gratuita, así como algunos CIIE los ofrecen de forma presencial. Los cupos son limitados, siendo los cursos de ESI los primeros en completarse en cada cohorte. Cientos de docentes se quedan por fuera de estas capacitaciones, volcándose a los cursos privados


La capacitadora Azul, que depende de la UCES (Universidad de las Ciencias Empresariales y Sociales), vende un curso de formación en ESI, con modalidad virtual. Este curso no es el único, sino que todos los institutos privados de capacitaciones docentes replican ofertas similares, que no bajan de los $10.000 en un solo pago, y los $12.000 en cuotas. Estas ofertas a su vez permiten sumar mucho más puntaje que las ofertas gratuitas. 


Los institutos y universidades privadas no son los únicos que montan negociados alrededor de las ESI. Las universidades públicas también ofrecen un abanico de posgrados pagos, apuntando no solo a sus egresados sino también a los docentes con título terciario. La UTN Regional Avellaneda, por ejemplo, ofrece un postítulo intensivo, cuyo valor ronda los $15.000. En la mayoría de las universidades nacionales existen ofertas similares.


Los límites de la ley


La ley sancionada en 2006, en el gobierno de Kirchner, nunca tuvo una real implementación, producto de sus profundas limitaciones y concesiones a la Iglesia Católica. El artículo 5 de la ley plantea que cada institución puede adaptar los contenidos a su propio ideario, entregándole a los grupos confesionales y a distintas ONG la posibilidad de impartir la Educación Sexual. Este aspecto fue fuertemente criticado por el movimiento de mujeres, en especial, por los docentes y estudiantes secundarios que reclamamos hace años la real implementación de la ESI. Sin embargo, el año pasado la Cámara de Diputados ratificó este artículo, al votar en contra de su modificación. En la misma sintonía, el actual ministro de Educación, Trotta, declaró estar trabajando en una “nueva Educación Sexual Integral que suma la visión de las iglesias”, durante una visita a Tucumán con el gobernador antiderechos Manzur


En oposición, desde el Frente de Izquierda presentamos un proyecto de ley en la legislatura bonaerense que plantea capacitaciones gratuitas y en servicio para docentes. A su vez, es explícito en reafirmar la educación sexual en términos laicos y científicos frente a las presiones clericales y a los sectores patronales que buscan impedir la implementación efectiva de la ESI. 


Vamos a una gran lucha política por la educación sexual laica y científica, el aborto legal y la separación de las iglesias del Estado.



 

En esta nota

También te puede interesar: