31/07/2020

Neuquén: ley “de entornos saludables en las escuelas”, mayor polifuncionalidad y cero presupuesto

Otro motivo para luchar y superar la tregua de la conducción de Aten.
Por Patricia Jure diputada provincial FIT y minoría de Aten Capital.

Se votó en la Legislatura neuquina una ley denominada “de entornos saludables en educación”, promovida por el gobernador Omar Gutiérrez y votada por todos los bloques patronales (MPN, Juntos por el Cambio y la mayoría del Frente de Todos). El Frente de Izquierda rechazó esta ley porque, con el pretexto de “promover estilos de vida saludables en los centros educativos”, se amplía la polifuncionalidad de docentes y auxiliares.

El texto de la ley responsabiliza a las y los trabajadores de la educación por la ingesta de azúcares y snacks en los kioscos escolares, que contribuye al sobrepeso y obesidad infantil. Y pone ahora en sus manos la tarea de garantizar kioscos saludables y actividades extracurriculares para la actividad física (cubriendo el “tiempo sedente”) y las campañas de concientización para revertir el sedentarismo. La ley no establece aumento de presupuesto y encarga a los comedores escolares “de confeccionar sus menúes sobre la base de las guías alimentarias, promover la utilización del comedor escolar y/o cualquier otro espacio de comensalidad como un ámbito pedagógico”. Quedará en la magia que puedan hacer los equipos directivos para lograr un menú “saludable”.

Entre los promotores de esta ley, la ministra de Educación Cristina Storioni no tuvo vergüenza en recitar un listado mentiroso de las kilocalorías que incluyen los raquíticos módulos alimentarios que llegan a las escuelas en medio de la cuarentena. Desde el FIT defendimos que comedores y refrigerios requieren aumentar partidas y fondos.

Los kioscos, por otra parte, se transformaron en una fuente de ingresos para cubrir los huecos que deja el ajuste presupuestario del gobierno. Para viajes de estudio, para los libros que no pueden comprar las familias y todas las carencias. El gobierno esconde con esta ley que el origen de la obesidad en la mayoría de las escuelas con familias empobrecidas viene de la ingesta de hidratos de carbono (fideos, pan, tortas fritas), que son parte del menú más barato al que pueden acceder miles de trabajadores/as desocupados, subocupados o que comen con las precarias “ayudas sociales” del Estado. El proyecto oficial llama a eso “pauta cultural”, es decir que naturaliza la pobreza.

Esta ley, además de agregar polifuncionalidad a la tarea docente, agudiza las desigualdades en las escuelas. Hecho que quedó reflejado en la virtualidad. Es que bajo esta forma se han extendido las horas de trabajo y dejado fuera del sistema educativo a miles de estudiantes y docentes por la falta de conectividad y dispositivos o por las horas y cargos sin cubrir. Hoy, muchos establecimientos salen a la búsqueda de sus estudiantes que se encuentran completamente desconectados.

También te puede interesar:

Justicia por María Marta Toledo.
Vecinos y organizaciones logramos que el Estado se haga responsable de la vivienda para Nadia.
Pongamos en pie un plan de lucha contra este nuevo ataque a las y los trabajadores y a la caja previsional provincial.