13/08/2020

San Juan: la impostura de la “vuelta a clases”

10 mil alumnos volvieron a clases.

Fuente: Canal 26

Más de 10 mil alumnos volvieron a clases, este lunes, en 14 departamentos de la provincia de San Juan, la primera provincia del país en hacerlo. La vuelta a clases tuvo su aplicación en 250 escuelas tanto de gestión pública como privada, todas periféricas a la ciudad de San Juan y su área circundante. Representa menos de la mitad de las escuelas en la provincia y no se contempla la vuelta en escuelas especiales.

El protocolo incluye uso obligatorio de mascarilla, distancia de 1,5 metros y las “aulas burbuja”. También incluye la toma de temperatura a estudiantes y trabajadores por parte de policías uniformados, un atropello más que se arroga el Estado. Es mediante la presencia policial en las escuelas que el Estado “garantiza el distanciamiento social” y la falta de síntomas en trabajadores y estudiantes.

“Trabajadores duales” o ajuste estatal

El término de trabajador dual se acuñó desde el Ministerio de Educación de la Nación cuando dio a conocer el protocolo sanitario para el sistema educativo. Se define como “sistema dual” en el que se complementan clases presenciales con virtuales, tanto en primaria como en secundaria.

El secretario general del gremio mayoritario docente de San Juan, Luis Lucero afirmó públicamente: “los docentes van seguir cumpliendo con sus tareas de acuerdo al horario que cada uno tiene. Ningún docente va a trabajar más de lo que le corresponde (sic) equivalente a la carga horaria que determina el cargo y/u hora cátedra por el que han sido designados”.

Aquí vemos una gran impostura: durante cinco meses ni el gobierno nacional ni el provincial aumentaron el presupuesto para garantizar las condiciones de cursada, en una especie de “sálvese quien pueda”, que resultó con superexplotación docente y deserción estudiantil.

A lxs docentes no se les dio ninguno de los insumos para la llamada “educación a distancia”, por lo que costean de sus bolsillos la conectividad y computadoras. El colmo de esta situación la protagoniza el Ministerio de Educación Nacional que promueve el endeudamiento de los docentes, mediante créditos bancarios, para la compra de computadoras que las mismas autoridades deberían proveer. No han destinado fondos para distribuir masivamente conectividad gratuita, libros impresos ni una alimentación de calidad para las familias que diariamente se alimentan en las escuelas.

En muchos casos lxs docentes tienen 2 o 3 cargos, a efecto de llegar a un salario apenas arriba de la canasta familiar. Mientras tanto, la conducción de Ctera y todo el resto de la burocracia sindical docente (UDA, CEA, Sadop y Amet) votaron por unanimidad, junto al ministro Nicolás Trotta, 0% de aumento paritario para el resto del año, cuando la inflación proyectada a diciembre de 47%.

Cabe mencionar que dentro del nuevo protocolo sanitario los auxiliares de limpieza y porteros deben limpiar los espacios comunes y aulas cada 80 minutos. Es decir, más trabajo que antes, con la misma relación laboral inestable y salarios de pobreza.

Los trabajadores enfrentan la vuelta a clases con el salario devaluado, sin presupuesto para materiales y superexplotación: el “sistema dual” no es viable.

Vamos por la organización conjunta de estudiantes y docentes para poner en pie un plan de lucha en defensa de la educación pública para exigir becas irrestrictas de $10.000, computadoras para docentes y estudiantes, conectividad WIFI libre, bolsones alimentarios nutritivos, entrega de dispositivos y conectividad para todos/as , reapertura de paritarias, pago de la cuota pendiente y basta de precarización laboral y educativa.

Vamos por comités de bioseguridad e higiene bajo control de la docencia y la comunidad educativa,por licencias de cuidado pagas para atención de niños/as y personas de riesgo.

En esta nota

También te puede interesar:

Hagámoslo activo para derrotar la ofensiva del gobierno de Omar Gutiérrez y de Alberto Fernández.
En la reunión con los sindicatos, el gobierno se refirió a la crisis de deuda para justificar el congelamiento salarial.
Rechacemos la norma hecha a medida del gobierno del Frente Renovador.