02/02/2021
INICIO DE CLASES

Trotta en Santa Fe: anuncios vacíos que auguran una vuelta insegura a las escuelas

Pongamos de pie a la docencia y a la comunidad educativa por un retorno seguro.
Comisión directiva de Amsafe Rosario

En las últimas semanas, el gobierno y la oposición patronal no han escatimados esfuerzos a la hora de poner en pie una campaña mediática por el regreso a la escolaridad presencial a como dé lugar, es decir, desvinculada de la situación epidemiológica y material que la rodea. A pesar de los matices de los discursos, lo que tienen en común todos los gobiernos es que en ningún caso dan cuenta de que estén garantizadas las condiciones necesarias para una vuelta a la presencialidad en las escuelas que no ponga en riesgo sanitario al conjunto de la comunidad educativa, que abarca a docentes, niñes y familias.

En el día de ayer, en el marco de un recorrido por distintas provincias, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, arribó a Santa Fe para reforzar esta orientación y darle un espaldarazo al gobierno de Omar Perotti y dar luz verde al inicio de clases presenciales el 15 de marzo. En la provincia se perdió todo 2020 para dar respuestas a los requerimientos planteados por la pandemia. Por el contrario, se agravó el cuadro de crisis educativa preexistente, incluido el desmantelamiento de parte de la infraestructura por una ola de robos en las escuelas.

Palabras, palabras, palabras…

El ministro Trotta centró su discurso en el cumplimiento de los protocolos nacionales y del distanciamiento, en el marco de un sistema bimodal que combinaría presencialidad y virtualidad. Más allá de estas generalidades, la comunidad educativa no tiene ninguna claridad sobre cómo “se bajan” estos “lineamientos”.

Cómo se aplicaría en los distintos niveles, sobre todo en aquellos donde el docente está a cargo de muchos grupos; si se convocaría a docentes reemplazantes para reforzar el trabajo; cómo sería el vínculo pedagógico en el marco de esta combinación, son algunos de los puntos que dejan más interrogantes que respuestas. Con el nivel de improvisación con el que se ha manejado el Ministerio de Educación de Santa Fe durante todo el año pasado, la perspectiva no es auspiciosa.

En cuanto al calendario de aplicación de la vacuna, el ministro volvió a insistir en que el “regreso seguro” no depende de esta, sino de los protocolos y anunció que aproximadamente “unos 35.000 docentes de la provincia de nivel inicial, especial, primer ciclo (1°, 2° y 3° grado), y aquellos que se tienen que movilizar desde ciudades medianas o grandes a localidades más pequeñas para poder dictar clases” comenzarían su inoculación a partir del mes de febrero. Una fecha muy poco probable que colisiona con el calendario del gobierno provincial, cuando de los 70 mil trabajadores de salud de la provincia solo se han vacunado hasta ahora 24 mil, y el grupo de docentes sería el quinto, en el orden de prioridades establecido por el gobierno (detrás de las fuerzas represivas).

Por su parte, la ministra de Educación local, Adriana Cantero, insistió en que el formato bimodal de presencialidad y la aplicación del protocolo ya fue puesto a prueba el año pasado en el centro y norte de la provincia. Lo que no dice la ministra es que en ese momento y en esos lugares no había aún circulación comunitaria, y que en muchos de esos lugares se debió volver hacia atrás en la medida.

La bimodalidad del gobierno: sin conectividad y sin recursos para las clases presenciales

La vuelta a una presencialidad segura a las escuelas en el marco de un sistema bimodal implicaría que se garantice una serie de aspectos que debieran estar resueltos para el inicio del ciclo lectivo.

El primero de ellos es el de la infraestructura. La necesidad de garantizar el distanciamiento y la ventilación adecuada, como así también las condiciones de higiene demandan la disponibilidad de salones amplios y espacios de uso común, que no siempre existen en todos los establecimientos, como así también la existencia de sanitarios que permitan una higienización adecuada.

La ministra Cantero, que durante el 2020 no realizó ningún programa de mantenimiento de los establecimientos, anuncia ahora una inversión en infraestructura de 300 millones de pesos que, va de suyo, no llegará a ejecutarse de acá al 15 de marzo. De acuerdo al FAE (Fondo de Asistencia Educativa) hacia octubre del año pasado un 20% de las escuelas de Rosario presentaba problemas de infraestructura sin resolver y a la fecha aún sigue por lo menos la mitad en la misma situación. Es fundamental la puesta en pie de comités de seguridad e higiene con participación de estudiantes, familia y delegados en prevención en cada establecimiento, para seguir la evolución de la situación día a día.

El otro aspecto irresuelto es el de la conectividad. El propio Perotti reconoció que el 72% de las escuelas y 334.000 hogares santafesinos no poseen conectividad. La respuesta fue otro anuncio: el plan “Santa Fe + Conectada” que desde octubre se encuentra en la cámara de diputados, a la espera de la aprobación de un endeudamiento con el Banco de Desarrollo de América Latina por 100 millones de dólares.

Por su parte, el ministro Trotta anunció que se distribuirán 500.000 computadoras en todo el país. Un número que no llega a cubrir la demanda de más del 5% de estudiantes y docentes a nivel nacional. En todo el país, son unos cinco millones de estudiantes los que han quedado desvinculados del sistema educativo en el transcurso del año pasado por la falta de dispositivos o de internet, un tema sensible que el gobierno no atiende para defender el negocio de los pulpos de las telecomunicaciones.

Son los docentes, junto a los estudiantes y sus familias quienes vienen sosteniendo con sus recursos la conectividad, el uso de datos, los dispositivos tecnológicos, e incluso los materiales de bioseguridad, todo en un contexto de aumento de la carestía, con una inflación ascendente que no da tregua y salarios aplastados por el peso de los aumentos de precios, sobre todo de los artículos de primera necesidad.

Para Perotti, la paritaria docente es “tirar manteca al techo”

Así se expresó el gobernador en un acto público días atrás respecto a las paritarias de los gremios estatales que comenzarán a tener lugar desde el próximo 5 de febrero. La frase pinta de cuerpo entero a un gobierno que desprecia la educación pública y a la docencia, pero que impuso con el auxilio de la burocracia de Amsafe provincial un retroceso salarial histórico incrementando en casi un 20% las sumas no remunerativas ni bonificables, que desfinancian la caja jubilatoria y la ya menguada obra social provincial de Iapos.

Ante una inflación que superó el año pasado el 36%, la docencia santafesina tuvo un aumento que rondó el 13% a mitad de año y otro aumento por decreto del 10% en diciembre, quedando 13 puntos por debajo de la inflación. Se acrecentó la cantidad de docentes que no superan el umbral de la pobreza y la cantidad de docentes que, sin llegar a percibir la canasta familiar, deben tributar el impuesto a las ganancias.

Por una presencialidad segura, por el salario, por todos nuestros reclamos, ¡vamos al Congreso de Tribuna Docente!

Está claro que el gobierno nacional y los gobiernos provinciales siguen la línea de ajuste del FMI y de ceder a las presiones capitalistas.

Las y los docentes tenemos planteada la tarea de organizar nuestros reclamos a partir de plenarios de delegados, asambleas y de la coordinación del conjunto de la oposición docente a la burocracia garante del ajuste educativo.

El Congreso Nacional de Tribuna Docente que se llevará a cabo en modalidad virtual el próximo 20 y 21 de febrero apostará a impulsar esta tarea a nivel nacional. Invitamos a todo la docencia, predispuesta a luchar en defensa de la educación pública, a sumarse.

También te puede interesar:

El Covid 19 destapó la olla y derrumbó el mito del sistema público mostrando que el Partido Socialista, y ahora el PJ, permitieron el copamiento capitalista de la salud.
Con la anuencia de Alesso y la conducción provincial de Amsafe profundizan su política irresponsable.
Continúa la lucha por el edificio nuevo.
Conclusiones de lucha del plenario educativo con Amanda Martín, docente y legisladora PO-FITU.
Docentes y estudiantes, vamos a ponernos de pie.
La presencialidad irresponsable desnudó el vaciamiento de la educación pública.