28/09/2000 | 682

Gran movilización de la noche de los lápices

Como anunciamos en Prensa Obrera, el viernes 15 se realizó la movilización con motivo del 24 aniversario de la Noche de los Lápices. La marcha conservó el tradicional recorrido de Congreso a Plaza de Mayo. Fue muy importante porque tuvo una alta concurrencia, mayor a la del año pasado, de alrededor de 1.500 personas, y porque fue notoria la cantidad de banderas de los diferentes centros de estudiantes, no sólo de la Capital Federal, sino también de la provincia de Buenos Aires. Además de la presencia de los centros más firmes y movilizados, como los del Nacional Buenos Aires y el Carlos Pellegrini (quienes encabezaban la movilización) o del Mariano Moreno, del Fader y del Otto Krausse, se destacó también la presencia del Normal 1, el Echeverria de Hurlingam o la Media 8 de Benavídez, con importantes columnas.


Estuvo presente la Comisión de Familiares, Amigos y Vecinos de Gisella Barreto, asesinada por la policía provincial, como así también los compañeros de la carpa de desocupados de San Fernando; representantes de ambos hicieron uso de la palabra en el acto que se realizó al final de la movilización, donde hablaron además estudiantes secundarios (que habíamos escrito un discurso) y un compañero de la agrupación HIJOS. La columna del Partido Obrero y de la UJS fue una de las más numerosas, lo cual reflejó el trabajo previo de convocatoria que habíamos realizado.


El trabajo fue también un trabajo de discusión política, para que la movilización no se quede en la ‘memoria’ como pretenden los ‘progres’ de la Alianza. Fruto de esta discusión fue la bandera que encabezó la marcha, votada en la reunión de estudiantes secundarios en el Nacional Buenos Aires. Las consignas de la bandera planteaban, además de la nulidad de las leyes de Obediencia Debida, Punto Final e Indulto y la perpetua a todos los genocidas, el repudio al pacto de «seguridad de Ibarra y Ruckauf» para darle más poderes a la Federal, la anulación de la reforma laboral y educativa –la primera, además de flexibilizarnos, es el fruto de la coima y la corrupción– y reclamamos también el cese del ‘Plan Colombia’, es decir de la intervención del imperialismo yanqui para masacrar al movimiento guerrillero de las Farc y el ELN que colocó en la cuerda floja al gobierno de Pastrana.


La movilización de la Noche de los Lápices fue entonces otra jornada más de lucha donde los jóvenes y los trabajadores volvimos a ganar las calles contra la política de miseria y represión del gobierno y el imperialismo.

También te puede interesar:

En CABA movilizamos a las 16hs de Congreso a Plaza de Mayo junto a la Coordinadora de Estudiantes de Base.
Seguimos escribiendo nunca más. Solo luchando tenemos futuro.
Declararon en el juicio unificado de los centros clandestinos Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes y “El Infierno”.
Piquete en la ruta 88 de familiares y alumnes.
A 44 años, los lápices siguen escribiendo.