28/07/1998 | 594

IIº Congreso Nacional de la Unión de Juventudes por el Socialismo

Con la presencia de 500 jóvenes de distintas provincias se realizó el 18 de julio pasado el II Congreso Nacional de la Unión de Juventudes por el Socialismo. Militantes y activistas del movimiento secundario, terciario, universitario y barrial se unieron, con el propósito de reforzar el desarrollo de una organización socialista y de masas de la juventud, para luchar por sus reivindicaciones y la del conjunto de los explotados en oposición al estado de los capitalistas.


Se destacaron las delegaciones de Neuquén y Río Negro, Mar del Plata, Córdoba, Tucumán y Salta, la Capital Federal, Santa Cruz y la provincia de Buenos Aires. La gran mayoría representaba a las más importantes luchas del último período, como se pudo evidenciar en las decenas de intervenciones que siguieron al informe central de apertura. Los compañeros destacaron el papel de la juventud en las distintas luchas populares y la necesidad de que para poder lograr su triunfo es necesario una organización que reagrupe a los jóvenes más concientes, dispuestos a ir a fondo en la lucha contra el capitalismo.


Pero el éxito del Congreso estuvo dado también por las tareas y objetivos que resolvió: organizar los centros de estudiantes y las Coordinadoras secundarias en Mercedes, Varela, Santa Cruz, Lomas de Zamora, Garín, Córdoba y en la Capital y el Gran Buenos Aires; editar una revista teórico-política socialista en la Universidad; formar en los barrios comités contra la represión para enfrentar el estado de «guerra contra la juventud» que se intensifica diarimente con ‘razzias’ y todo tipo de persecuciones; participar en los movimientos de lucha de los desocupados para conquistar un seguro de 500 pesos para todo joven mayor de 16 años que no tenga trabajo.


La conciencia de las oportunidades que presenta la crisis política llevó a que se tome una resolución de características excepcionales: convocar para mediados de noviembre al III Congreso de la UJS. Para esa fecha, los delegados presentes votaron por unanimidad un ambicioso plan de crecimiento: llegar al III Congreso con 2.000 compañeros organizados. Dicho objetivo estuvo inspirado en la conciencia de que el derrumbe del peronismo y la derechización de la ‘alianza’ abren enormes posiblidades para que en los próximos meses se estructure una tendencia política independiente. En esta situación el desarrollo de una organización juvenil que defienda los intereses de los explotados es una herramienta insustituible para reforzar la lucha contra todas las tendencias del sistema.