fbnoscript
4 de julio de 2013 | #1275

Edward Snowden y el avión de Evo

Edward-SnowdenEl avión presidencial de Evo Morales retenido en el aeropuerto de Viena -secuestrado allí durante 12 horas para comprobar si no viajaba en él Edward Snowden, el "topo" de la CIA que develó un entramado de espionaje internacional del gobierno norteamericano- muestra que Washington y sus aliados europeos -aunque ellos mismos eran espiados- no conocen límites a la hora de defender el Estado policial en que han transformado al mundo.

Francia, Italia y Portugal, en violación abierta a la legislación internacional en la materia, le negaron al avión del presidente boliviano autorización para sobrevolar su espacio aéreo y lo obligaron a descender en Viena, donde las autoridades comprobaron que Snowden no estaba a bordo. Ese avión, obviamente, tiene inmunidad diplomática, lo cual fue limpiamente ignorado por los gobiernos europeos. Un atropello de extraordinaria gravedad, que señala el encarnizamiento con el cual el imperialismo persigue a este hombre, como ya se viera en los casos de Julian Assange y del soldado Bradley Manning.

Como se sabe (ver PO Nº 1.274), Snowden, un ex operador informático de la CIA, reveló que su país ha organizado un sistema de espionaje de redes sociales y correos electrónicos privados, del cual son víctimas, tanto los ciudadanos de los Estados Unidos como los de cualquier otro país, e incluso gobiernos extranjeros. Un Gran Hermano internacional organizado por el aparato de inteligencia norteamericano.

Por otra parte, Snowden, con sus cuatro laptops y un cúmulo de información cuyo valor no puede conocerse, se ha transformado en un fierro al rojo para los "antiimperialistas" latinoamericanos. El ex espía pidió asilo político, entre otros, a Cuba, Ecuador, Venezuela, Brasil, Nicaragua y Bolivia. Todos dicen que sí pero, por el momento, esquivan el bulto. Rusia, en cambio, fue más directa: condicionó el asilo a que Snowden permaneciera en silencio, cosa a la que aquél se negó.

"Hay una tendencia pragmática" en esos países, dice Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, de Washington (La Nación, 3/7). "A pesar de sus posiciones -añade- al mismo tiempo buscan acercarse a los Estados Unidos. Hay varios temas importantes en juego y, en general, no quieren correr el riesgo de tener un enfrentamiento real con Washington".

Por su parte, CFK despotricó contra la retención del avión de Morales en Viena, pero no mencionó a Snowden. En cambio, recordó que en la guerra por las Malvinas los Estados Unidos "estuvieron con el enemigo", como si ella misma no mantuviera tropas invasoras en Haití por cuenta del gobierno norteamericano.

Corresponde exigir la inmediata libertad del soldado Manning y el derecho de asilo para Assange y Snowden, perseguidos por quienes pretenden transformar al mundo en un gigantesco panóptico.

A. G.

Compartir

Comentarios