fbnoscript
14 de octubre de 2016

La resolución de la UNESCO sobre Israel: papel mojado

Un texto aprobado por el organismo dependiente de la ONU, crítico de las políticas de Israel para con los palestinos, ha generado revuelo mediático. Y no mucho más.
Por Tomás Eps @tomaseps

“Israel ha suspendido la cooperación con la UNESCO, un día después de que el organismo cultural de las Naciones Unidas aprobara una resolución en la que critica duramente las políticas israelíes en torno al complejo de la Mezquita al-Aqsa, mientras que supuestamente rechaza los lazos judíos con el sitio sagrado en Jerusalén oriental ocupada”, informa el portal de Al Jazeera en su edición del 14 de octubre. El texto también se refiere a Israel como un “poder ocupante”.

Menor revuelo mediático tomaron los puntos del texto que critican la situación en Gaza, asediada por el ataque militar y el bloqueo al acceso de recursos y personal humanitario por parte del Estado de Israel.

Benjamín Netanyahu, el derechista primer ministro de Israel, ha calificado el hecho como un “teatro del absurdo” y suspendido los vínculos del país con la UNESCO, esgrimiendo que “supone un apoyo inmediato al terror islamista” (Infobae, 14/10).

Su aliado Estados Unidos, por boca del portavoz adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, condenó también la disposición, al tiempo que aprovechó para afirmar que “este tipo de visión politizada recurrente del Consejo Ejecutivo de la Unesco subraya la necesidad de que Estados Unidos reafirme su liderazgo dentro de la Unesco” (Aurora-Israel, 14/10)

Por su parte, las autoridades palestinas se han deshecho en elogios hacia la organización dependiente de la ONU: “‘Este es un mensaje importante hacia Israel de que debe poner fin a su ocupación y reconocer el Estado palestino y Jerusalén como su capital con su sagrado musulmán y sitios cristianos,’ dijo Nabil Abu Rdainah, portavoz del presidente palestino, Mahmoud Abbas“ (Al Jazeera, ídem). Abbas pertenece a la Autoridad Palestina (AP) que gobierna un sector de Cisjordania.

En el mismo sentido se ha expresado el grupo Hamas, que domina la Franja de Gaza.

Sin embargo, es harto probable que Israel desconozca la resolución de la Unesco, que debe ser entendida como un aporte a la “contención” del oprimido pueblo palestino.

Los repetidos impedimentos al ejercicio del culto musulmán forman parte de una política integral del gobierno sionista, de persecución, desplazamiento y matanzas de palestinos. Recientemente, los impedimentos de rezo en la Mezquita de Al Aqsa derivaron en una ola de protestas y posteriormente en atentados.

Terminar con la opresión de las masas palestinas no es tarea que puedan cumplir sus direcciones colaboracionistas. Plantea, ante todo, la unidad con los trabajadores judíos en la perspectiva de una Palestina única, laica y socialista.

En esta nota:

Compartir

Comentarios