fbnoscript
17 de noviembre de 2016 | #1437

Corea del Sur: La “mayor manifestación del siglo” reclama la renuncia de la presidenta

Un gobierno contra las cuerdas
El sábado 12 se movilizaron 850 mil personas en Seúl para reclamar la renuncia de Park Geun-hye, en lo que fue calificado por la agencia Yonhap como “la mayor manifestación en Corea del Sur en este siglo” (12/11). 
 
La presidenta surcoreana quedó al borde de su caída tras revelarse la existencia de una oscura y corrupta camarilla que operaba en las sombras del poder.
 
Choi Sun-sil, íntima amiga de la presidenta, está acusada de explotar sus vínculos personales con la mandataria para conseguir aportes empresariales para las fundaciones que manejaba con propósitos de enriquecimiento personal.
 
Por su influencia política entre bastidores, algunos medios la señalan como la “Rasputín coreana”. Pero probablemente sea apenas una pieza de un aceitado mecanismo de corrupción.
 
¿Indicios? El entramado de donaciones irregulares compromete a la Federación de Industrias Coreanas, que habría aportado 70 millones de dólares y nuclea a baluartes del capitalismo coreano como Hyundai y Samsung. Los fiscales investigan si esta última compañía entregó 3 millones de dólares a una compañía propiedad de Choi y su hija, para financiar el entrenamiento ecuestre de esta en Alemania. 
 
Choi se encuentra actualmente detenida, acusada de estafa y abuso de poder. Pero la investigación escala y la presidenta podría ser indagada por la fiscalía esta semana. Muchos de los colaboradores de la presidenta también son investigados por corrupción. Las oficinas de Samsung fueron allanadas.
 
Algunos medios hablan de posibles devoluciones de favores a las patronales a cambio de las donaciones, como en el caso del grupo Lotte, con cuyos directivos se reunió la primera mandataria tras el nacimiento de las fundaciones comandadas por Choi (The Hankyoreh, 9/11).
 
Las movilizaciones del fin de semana, con un fuerte componente juvenil, constituyen el punto más alto de las protestas contra el gobierno que comenzaron con el destape del affaire, a fines de octubre. Altamira las calificó en Twitter como un “surcoreanazo”. Hace menos de una semana, 200 mil personas se habían movilizado también en Seúl.

Compartir

Comentarios