fbnoscript
12 de enero de 2017

Peña Nieto no logra frenar las protestas en México

“Fuera Peña Nieto” y “No más miedo”, consignan las movilizaciones
Por Tomás Eps @tomaseps

Las inmensas protestas que tienen lugar en México, desatadas el primer día de este año por el fuerte aumento de las naftas y otros productos y servicios básicos, continúan en pie pese a los intentos del presidente Peña Nieto por desactivarlas. El pueblo mexicano se encuentra rebelado.

En todos los estados del país se reportan manifestaciones, bloqueos de rutas y ocupaciones de edificios públicos, gasolineras y puestos de cobro de peaje. Solo durante el jueves 12 tenían lugar tres protestas diversas en la Ciudad de México, mientras que un medio local informa que “Oaxaca sufre 2 protestas al día desde que inició 2017”. Los habitantes de Mexicali, en el estado de Baja California, mantuvieron durante una semana la toma de la terminal de almacenamiento y distribución de la petrolera estatal Pemex.

 

 

El repudio al gasolinazo y la consecuente cascada de incrementos en los productos de la canasta básica -se ha disparado el precio del transporte y de la tortilla, alimento básico de la dieta nacional- se combina con consignas de todo orden, desde exigencias gremiales y estudiantiles hasta la denuncia de las intensas políticas represivas, la constante violación de los Derechos Humanos y la corrupción de un Estado en creciente descomposición y entreverado con el narcotráfico. Dos de las consignas más frecuentes resumen el estado de ánimo de los mexicanos: “Fuera Peña Nieto” y “No más miedo”.
 
Mientras que el ministro de Hacienda afirmó hace una semana que no hay manera de revertir el gasolinazo, Peña Nieto viene fracasando en sus intentos de diversa naturaleza por apagar el hervidero popular. No lo logró la represión, cuyo saldo es de al menos seis muertos y 2000 detenidos, pero tampoco las tres cadenas nacionales que el presidente nacional emitió en el plazo de cinco días. El último intento, un supuesto pacto del gobierno con los empresarios para mantener el precio de la canasta básica, nació muerto por la oposición de la principal cámara capitalista, la Coparmex –que contrapropuso luego un acuerdo de ajuste en toda la línea, que prevé el recorte de la asistencia social estatal y los aportes patronales y la imposición de normas de productividad contra la clase obrera.

 

Numerosos medios se han hecho eco de un reciente informe del Departamento de Inteligencia de Estados Unidos llamado “Tendencias Globales”. El mismo parece expresar los temores de todo un ala de la burguesía norteamericana a las consecuencias críticas de la asunción de Donald Trump en la región (“si un sentimiento más proteccionista arraiga en los próximos años, particularmente en Estados Unidos y México, el futuro del comercio en la región podría estar en juego”, dice el informe). El texto también advierte que “con las elecciones presidenciales en 2018, los votantes podrían inclinarse hacia un candidato de izquierda que presione para revertir las reformas y los acuerdos comerciales”, en posible referencia al centroizquierdista Andrés Manuel López Obrador, integrante del Morena (un desprendimiento del PRD). Otros alientan, mientras tanto, al megamagnate Carlos Slim como un posible Trump a la mexicana.
 
Para el desarrollo de una perspectiva revolucionaria ante la profunda crisis que vive México, está planteada la expulsión popular de Peña Nieto y la convocatoria a una Asamblea Constituyente liderada por las organizaciones populares.

En esta nota:

Compartir

Comentarios