fbnoscript
20 de mayo de 2017

Llamamiento para una 4ª Conferencia Euromediterránea de Emergencia

Por Corresponsal
Centro Socialista de los Balcanes Christian Racovsky
Entre el 26 y 28 de mayo tendrá lugar la cuarta Conferencia Euromediterránea en Atenas (Grecia).
En dicho evento participarán organizaciones, militantes ypersonalidades  de países europeos prevenientes de Gran Bretaña, Grecia, Francia, Italia, Polonia, Finlandia, Hungría , Bulgaria, Macedonia  y Bosnia .También está previsto la presencia de delegaciones de Rusia ,Ucrania, Turquía  y Medio Oriente, provenientes de Palestina y Siria. El Partido Obrero estará presente con una delegación Integrada por los compañeros Jorge Altamira y Rafael Santos.
 
Las tres Conferencias fueron la oportunidad para abordar la situación europea e internacional y adoptar resoluciones y tomar iniciativas políticas .La primera Conferencia se realizó en 2013 en el momento de la rebelión popular de Gezi Park (Turquía) contra Erdogan. La segunda sesionó cuando la guerra de Ucrania conmovía el continente europeo. En 2015, la tercer Conferencia concentró su atención en los acontecimientos de Grecia, tras la capitulación del Gobierno de Syriza ante la troika.
 
Esta cuarta Conferencia Euromediterránea se desarrollará en momentos en que asistimos a un salto de la crisis mundial, como lo demuestran las crisis enormes en Brasil y Venezuela y la no menor que afecta al recién asumido gobierno de Trump. Un aspecto decisivo de ella es la extensión que ha alcanzado la guerra imperialista en el Medio Oriente y el principio de descuartizamiento de Siria en “zonas de seguridad”. La desintegración de la Unión Europea sigue ocupando un lugar central en la crisis mundial.
 
La Cuarta Conferencia abordará este cuadro internacional y procurará traducirlo en resoluciones y una acción internacional común.
 
Reproducimos, a continuación, en castellano y en inglés, el llamamiento de convocatoria de la Conferencia.
 
 
 
 
La crisis capitalista mundial que estalló en 2007 continúa sin ninguna solución a la vista. Más bien, está aumentando después de diez años de devastación social y convulsiones políticas. Un impasse peligroso se ha creado tras un accidente mundial comparable a 1929, una depresión mundial -una Tercera Gran Depresión- con millones de esclavos desempleados y mal pagados bajo un régimen permanente de austeridad draconiana, con guerras en el Medio Oriente e incluso en las fronteras orientales de Europa, en Ucrania; también con una continua resistencia social y recurrentes revueltas populares, luchando por salir de la crisis.
 
El paisaje internacional parece un volcán o una serie de volcanes en continua erupción.
 
Las guerras y el hambre están llevando a un inmenso e imparable tsunami de refugiados desesperados a las puertas de la metrópoli imperialista; las crisis del régimen se manifiestan en todas partes en la decadencia del parlamentarismo y el casi colapso de los principales partidos de la burguesía en cada país; la polarización social y política, la agudización de los conflictos sociales, el surgimiento de la extrema derecha, el racismo, la xenofobia, la islamofobia y el antisemitismo en Europa y América, pero también en nuevas oleadas de rebeliones populares obreras: de las movilizaciones de masas en el sur de Europa a la "Primavera Árabe", y luego al descenso al infierno producido por la intervención imperialista en Siria, Yemen o Libia. De la rebelión popular de Gezi Park en Turquía, el levantamiento kurdo sobre la cuestión de Kobane y las huelgas salvajes de los metalúrgicos turcos hasta el golpe de estado y el contragolpe de julio de 2016 y el auge del despotismo de Erdogan; y en Grecia, de las movilizaciones de masas de 2010-12 contra las medidas de canibalismo social introducidas por la troika de la UE / BCE / FMI, que condujeron a la victoria electoral de la izquierda reformista Syriza a la capitulación de este último en 2015 y hasta ahora.
 
Nuevos saltos cualitativos ahora están reestructurando la situación internacional:
 
• la elección de Donald Trump como un presidente ultraderechista en los Estados Unidos, pidiendo guerras económicas, comerciales y militares con el resto del mundo, pero enfrentando de inmediato movilizaciones de millones de personas sin precedentes en Estados Unidos, la vanguardia;
 
• el choque producido por el Brexit y la crisis de la Unión Europea, ahora bajo el delgado disfraz de una "Europa de múltiples velocidades";
 
• la amenaza de la extrema derecha ascendente en Europa, particularmente en Francia, donde el fascistoide Frente Nacional está disputando la Presidencia, pero donde también los obreros han manifestado su capacidad de combate ininterrumpida en la "primavera francesa" en 2016 y su Nuits Debout.
 
Es evidente que todas las medidas extraordinarias adoptadas por los gobiernos y los bancos centrales a nivel internacional tras la debacle de Lehman Brothers en 2008, la "austeridad" draconiana contra las masas y los ríos de liquidez ante el desmoronamiento del sistema bancario fracasaron (nueva escalada de la crisis, nuevas explosiones, guerras, represión estatal y nuevas confrontaciones revolucionarias). La política mundial se mueve de una manera impredecible, no lineal, a través de zigzags febriles a la derecha y a la izquierda, planteando desafíos agudos y urgentes a las masas de los explotados y oprimidos y a sus organizaciones políticas y movimientos sociales.
 
¿La UE en crisis terminal?
 
La UE, en un proceso de desintegración, se reúne, interactúa e interpenetra con el caos en el Medio Oriente y África del Norte. Esto se manifiesta claramente en dos países en los que estos dos procesos se fusionan: una Grecia ya devastada por el diktat de la UE y el FMI, viviendo una doble tragedia, su propio desastre humanitario combinado con la tragedia de miles de refugiados atrapados bajo condiciones espantosas en un país destruido; y Turquía, en profunda crisis, ya involucrada en las guerras en la región y con el pueblo kurdo, en la lucha civil interna y frente al despotismo creciente del régimen de Erdogan.
 
Sin lugar a dudas, Europa, el lugar de nacimiento del capitalismo, ahora en decadencia histórica, se convertirá en un escenario de batallas sociales que superará todo lo que sucedió en su pasado histórico, lleno de sangre y furia.
 
60 años después del lanzamiento del proyecto por las clases dominantes en Europa para su unión económica, todo el proyecto resultó ser un desastre en todos los sentidos:
 
• un desastre para la clase obrera y los pobres estratos populares de los Estados miembros de esta Unión imperialista, que experimentan un creciente desempleo masivo, un asalto a los salarios y pensiones y la destrucción de los servicios de salud, la educación y los derechos democráticos.
 
• un desastre especialmente para las personas de Europa Central y Oriental y de los Balcanes, donde la expansión hacia el este de la UE y la OTAN para recolonizar el antiguo espacio soviético y una restauración de la explotación capitalista llevó a la desindustrialización, el enriquecimiento de una pequeña minoría de oligarcas y políticos corruptos, y la inmigración masiva del pueblo empobrecido.
 
• un desastre para la paz en Europa, desde el papel de la UE en las guerras yugoslavas hasta la actual debacle ucraniana y la expansión beligerante de la OTAN hasta las fronteras de Rusia, así como la serie de agresiones imperialistas europeas en Libia, Siria y Oriente Medio. Y África.
 
• un desastre para millones de refugiados, víctimas del imperialismo europeo y estadounidense que, en busca de condiciones de vida dignas en su búsqueda de la supervivencia, se enfrentan a una "Europa Fortaleza", una cínica UE que cierra el camino de los Balcanes Occidentales, firmando un infame acuerdo con la Turquía de Erdogan y luego con una "Libia" no existente, condenando a los refugiados a ahogarse en medio del Mediterráneo y en el mar Egeo, a internarse en nuevos campos de concentración oa ser víctimas de racistas, fascistas, los militares, o que se vean obligados a "regresar" a sus tierras destruidas.
 
• un desastre para el medio ambiente y de todas las condiciones de vida destruidas por la codicia capitalista.
 
• un desastre para los propios capitalistas. A medida que la crisis capitalista mundial golpeó gravemente sus intentos por una unión económica y monetaria, dio un golpe fatal a la zona del euro, condujo a una bancarrota no declarada no sólo en el caso de Grecia sino de toda la Unión Europea. El Deutsche Bank, el banco más grande del continente, encendió el nacionalismo venenoso, la xenofobia, el fascismo y el odio racista, alimentó todos los antagonismos nacionales e imperialistas e intensificó las fuerzas centrífugas de desintegración, empezando por Brexit.
 
Estados Unidos, como el país capitalista más poderoso del mundo, es el centro de la crisis capitalista mundial. La Europa metropolitana es una víctima más vulnerable, un primer objetivo, junto con China e Irán, de los esfuerzos del capitalismo estadounidense para exportar su propia crisis.
 
Tenemos que organizarnos, resistir, luchar y ganar.
 
La llegada de un monstruo espantoso como Donald Trump a la Casa Blanca es a la vez una manifestación de la decadencia y la crisis del sistema capitalista global y un factor poderoso e impredecible para su aceleración. El proteccionismo, el nacionalismo económico y las políticas de "América primero" bajo Trump podrían dar un golpe fatal al desmoronado edificio de la UE. La intensificación de todas las contradicciones produce condiciones, a pesar del pesimismo prevaleciente, particularmente entre la izquierda fragmentada, confusa y en retirada, para los nuevos enfrentamientos de clase, incluso acontecimientos revolucionarios en el continente europeo.
 
Lo vimos ya en la primera fase de la crisis, con las movilizaciones de masas en el 2010-12 en el sur de Europa, en la España de los indignados o en Grecia, donde incluso ahora, inmersa en un abismo de miseria social, la gente pauperizada sigue resistiendo, a pesar del revés tras la traición de Syriza.
 
Una nueva ola de luchas está por venir. Su preludio es la revuelta de la Primavera francesa de 2016 contra la Ley contra el Trabajo de El Khomri. Ha demostrado que el verdadero protagonista de la historia es la clase obrera, los herederos de la Comuna de París, de la huelga general de 1936 y del mayo del 68, protagonista capaz de derrotar a la “peste bleu marine” del Frente Nacional y derribar capitalismo.
 
En la Europa Central y Oriental y los empobrecidos Balcanes, desestabilizados por la crisis global de la UE y el enfrentamiento entre la OTAN y Rusia, vemos disturbios masivos, conflictos nacionales, ascenso de gobiernos de extrema derecha en Hungría y Polonia, pero también recurrentes y masivas rebeliones sociales en Rumania, Moldavia, Bulgaria, Montenegro, Macedonia, Kosovo, Serbia y Bosnia. Incluso en Polonia, se produjo una "huelga negra" victoriosa de mujeres contra la extensión de la ley anti-aborto por el régimen ultraconservador. La "integración" de la región con la UE se ha transformado de un "pipedream" a una pesadilla.
 
La burguesía europea ha demostrado históricamente su absoluta incapacidad para unificar el continente ya sea por medio de la guerra o por un proceso económico "pacífico". La convocatoria de los populistas de derecha o nacionalistas de "izquierda" para el regreso a la camisa de fuerza del Estado-nación burgués es una receta para el desastre. El envenenamiento de la vida económica con el nacionalismo conduce al fascismo y está condenado a fracasar en la superación de la crisis capitalista.
 
Sólo la clase obrera puede poner fin a la crisis y unificar el continente sobre nuevas bases socialistas, luchando por construir, sobre las ruinas de la UE imperialista, Estados Unidos Socialistas de Europa desde Lisboa hasta Vladivostok.
 
Los trabajadores y los pobres en Europa no pueden emanciparse sin solidaridad y una lucha común con todos los oprimidos contra todas las formas de discriminación de género, origen étnico-nacional, religión u orientación sexual. Es necesaria una lucha común con los inmigrantes y los refugiados, así como con todos los pueblos del Oriente Medio, Asia, África o América Latina oprimidos por el imperialismo.
 
Ya en la primera ronda de luchas, después de la erupción de la crisis mundial, esta interconexión se ha vuelto muy clara alrededor del Mediterráneo: la Puerta del Sol en Madrid se conectó con la Plaza Tahrir en El Cairo y luego con la Plaza Syntagma en Atenas y el Parque Gezi.
 
De la revolución árabe a la pesadilla sectaria
 
La revolución árabe, en particular las revoluciones parcialmente victoriosas en Egipto y Túnez, puso fin a una larga era en la que no hubo una revolución victoriosa a nivel internacional. Las últimas revoluciones victoriosas que el mundo había visto eran las de Irán y Nicaragua, ambas en 1979, que a su vez se volvieron azoradas más tarde. La revolución egipcia en particular fue uno de los levantamientos masivos más poderosos de la historia moderna, luchando sucesivamente contra tres estructuras de poder diferentes. Dos de ellas logró derribar, pero finalmente fue detenida por el régimen bonapartista del general Al Sisi a mediados de 2013. La reciente liberación de Hosni Mubarak de la prisión es una afrenta a la lucha heroica del pueblo egipcio y muestra que la revolución ha sido golpeada, al menos temporalmente. Es importante señalar que una de las principales razones de la derrota de la revolución es la ausencia de un partido proletario revolucionario, cuya creación es una cuestión candente en todos nuestros países.
 
El imperialismo intervino y extendió el caos en el Medio Oriente para detener la revolución árabe: el infierno en Siria y Libia, la dictadura de Al Sisi en Egipto, las atrocidades en Yemen. El llamado "Estado Islámico de Irak y el Levante" o Daesh es un Frankenstein creado por el propio imperialismo y sus aliados regionales, con Arabia Saudí, Qatar y Turquía de Erdogan en la vanguardia, en su búsqueda para transformar el levantamiento sirio del 15 de marzo de 2011 en una guerra civil sobre bases sectarias. El racismo y la discriminación contra las poblaciones musulmanas y árabes marginadas, así como las consecuencias de la crisis económica que crea grandes bolsas de desempleo y miseria en los centros metropolitanos, alimentan el terror nihilista practicado por Daesh.
 
El heroico pueblo kurdo, la única fuerza que realmente resistió victoriosamente a Daesh en Rojava, Kurdistán sirio, enfrenta nuevos peligros que emanan de las intrigas del imperialismo estadounidense, la diplomacia secreta y la negación intransigente de los derechos kurdos incluso más allá de sus fronteras por el Estado turco.
 
La nueva administración Trump, que combina los más viciosos antisemitas alrededor del presidente en la Casa Blanca con ultra-sionistas, escalará el horror. Abarca hasta el gobierno de Netanyahu de extrema derecha en Israel, ampliando la colonización de colonos de tierras palestinas e incluso planeando la anexión de Cisjordania para completar la destrucción del pueblo palestino. También se están adelantando planes para la explotación del gas natural frente a la costa de Palestina, lo que implica que se va a robar al pueblo palestino un recurso lucrativo que le pertenece. Este año es el centenario de la Declaración de Balfour, esa profesión siniestra de fe por parte del imperialismo británico que proporcionó al sionismo la oportunidad de establecer un "hogar judío" en Palestina, estableciendo así la base histórica de la esclavitud del pueblo palestino. Elevémonos a defender los derechos de este pueblo perseguido para hacer posible la autodeterminación.
 
Además, la estrategia de la administración Trump es explotar la división reaccionaria sunita-chiíta para formar una alianza de guerra de los regímenes árabes oligárquicos de la región, bajo el liderazgo de Arabia Saudita, con los belicistas de Israel, para un enfrentamiento con Irán y sus aliados regionales. Esto quedará en manos del reino saudí, probablemente el estado más reaccionario en la faz de la tierra gobernado hoy por un grupo de rentiers, en su búsqueda de aprovechar cada vez mayores fuentes de combustible fósil, y el gobierno AKP en Turquía, en su esfuerzo obsesivo para hacer de su líder Erdogan el "Rais" de todo el mundo sunita.
 
Sin embargo, creemos que el impulso de la revolución árabe y su continuación en otros países no se ha agotado totalmente. La experiencia de la sublevación de la juventud obrera tunecina, de la "fiesta del pueblo" que fue de la Plaza Tahrir, de la valiente resistencia de los pueblos de Yemen, Bahrein, Jordania o Marruecos a gobernantes desagradables; que incluyó el estallido vertiginoso de la creatividad y la resistencia heroica de la rebelión popular de Gezi en Turquía, la alegría de liberación que estaba en el aire en las primeras etapas de la fundación de Rojava -toda esta experiencia dejará, sin duda, huellas sobre la base de las cuales nuevas luchas florecerán.
 
Respuesta urgente necesaria para una situación urgente
 
La campaña para generalizar la guerra imperialista es más peligrosa que nunca, amenaza a todos los pueblos del mundo y debemos luchar en todas partes para derrotar al imperialismo y la guerra. Incluso antes del advenimiento de Trump, el imperialismo estadounidense, en connivencia con sus aliados europeos, estaba trabajando febrilmente por todos los medios disponibles para el cerco de Rusia y China con el propósito de ponerlos de rodillas cuando las circunstancias lo permitan. Esta política obstinada, acompañada por el impulso de controlar el Medio Oriente debido a sus recursos energéticos, conducirá, con toda probabilidad, al mundo a la catástrofe de una Tercera Guerra Mundial, tarde o temprano. La dramática alternativa planteada por Rosa Luxemburgo durante la Primera Guerra Mundial es más actual que nunca: el socialismo o la barbarie.
 
En estas condiciones ardientes es necesaria una Conferencia de Emergencia de todas las fuerzas militantes que luchan por la emancipación del imperialismo, la barbarie capitalista y todas las formas de explotación y opresión para discutir los cambios y desafíos en la situación internacional y elaborar un programa de acción internacional común.
 
El Centro Socialista Balcánico "Christian Rakovsky" y la red RedMed ya han organizado con éxito tres conferencias internacionales en los últimos años. Ahora, conscientes de la urgencia de la situación y de la necesidad de un internacionalismo en acción, llamamos a todos los trabajadores militantes ya las organizaciones populares y movimientos sociales de Europa, Oriente Medio e internacionalmente, así como a las fuerzas de la izquierda revolucionaria procedentes de diferentes tradiciones, a unirse a nosotros en la IV Conferencia Euromediterránea de los Trabajadores en Atenas, Grecia, del 26 al 28 de mayo de 2017.
 
Este año es el Centenario de la Gran Revolución de Octubre, que creó el primer estado obrero en la historia. Todo el resto de las revoluciones y otros tipos de transición a la abolición del capitalismo en el siglo XX fueron, en gran medida, la descendencia de esta fuente. Tomemos nuestra inspiración de la Revolución de Octubre, pongamos nuestros esfuerzos en crear de nuevo un movimiento internacional que conduzca todas las luchas por la emancipación, evite los errores del pasado y cree las bases de una sociedad sin clases a escala internacional que excluirá para siempre la barbarie a la que el capitalismo en declive nos está llevando de nuevo.
 
 
 
 
 
TE PUEDE INTERESAR: 

Compartir

Comentarios