fbnoscript
22 de marzo de 2018

La huelga de los trabajadores y trabajadoras de Amazon en España por su convenio

Centro Logístico de Amazon España en San Fernando de Henares (Madrid)

Después de 17 meses de negociaciones, definidas por la patronal como “transición pacífica” hacia el nuevo convenio, estalló en España la ola huelguística que desde noviembre pasado viene recorriendo a Amazon, el gigante de la venta online, en Polonia, Italia, Alemania y Francia, por aumento salarial que compense el pico de trabajo del Black Friday, cuando la empresa rebosa de ventas.

El paro de 48 horas votado por el 75% de los trabajadores del centro logístico de San Fernando de Henares, en “una asamblea histórica” -según la calificó un dirigente sindical- para el miércoles 21-3 y jueves 22-3, es también el primero que sufre Amazon, en su mayor almacén de distribución en España.

Amazon pretendía cambiarles a los trabajadores un convenio mejor por otro peor. Eso sí, “pacíficamente”.

Amazon busca unificar a todos sus trabajadores bajo un convenio menor al que tenían en Henares, ya vencido el 31 de diciembre de 2016, para bajar las condiciones, prometidas en su desembarco en España, de un "atractivo salario y un amplio paquete de beneficios", que hoy quieren rediscutir.

Una lucha de conjunto

Entre unos 2.000 trabajadores y trabajadoras (1.100 permanentes y 900 temporarios), la huelga alcanzó un acatamiento del 98% y contó con apoyo de trabajadores de otras empresas, de los Ayuntamientos y de compañeros venidos desde Alemania e Italia a traer su solidaridad.

Mientras los sindicatos CSIT, UGT, CGT y CCOO negociaban para reeditar el convenio anterior, la patronal busca arrasar las conquistas de los trabajadores respecto a garantía salarial, horas extraordinarias, nocturnas y de fin de semana, un complemento frente a enfermedad o categorías profesionales, cuya eliminación bajará el rango y salario de quienes ocupen esos puestos, del 100% al 75%.

Según el presidente del comité de huelga Juan Manuel Rosado de CSIT, este traspaso al Convenio Provincial de Logística y Paquetería de Madrid implica una pérdida del poder adquisitivo para los trabajadores y “prácticamente, un congelamiento de sueldos”.

Condiciones de trabajo

Amazon va por un ataque meditado contra las condiciones de trabajo de sus empleados. Rosa García, delegada de UGT explicó que “se producen muchas lesiones y bajas por el tipo de trabajo", destacando que “hay un problema enorme” de salud laboral, con muchas bajas por lesiones por levantar peso constantemente y también por el “ritmo de trabajo”.

El nuevo convenio dificulta el pedido de bajas médicas, en una plantilla de personal que acaba “rota” después de un tiempo en almacén.

Además implica la pérdida de adicionales. Los empleados verían reducidos los complementos salariales por horas extraordinarias (una reducción del 65%), nocturnidad (el 20%), festividad (entre el 25 y el 57%) o trabajo en días de descanso (75%). Amazon pretende estas rebajas cuando sus beneficios no paran de crecer.

Los días previos al paro, la patronal ensayó todo tipo de coacciones y represalias contra los que iban a parar, hasta interrogar individualmente “a casi todo el personal temporario”, cuyos contratos finalizan después del paro, si adherían o no la medida.

Amazon utiliza contra los huelguistas una de las cláusulas contractuales más agresivas incluidas en el convenio que quiere abandonar: la redistribución arbitraria de las horas para sacar los envíos sí o sí. Además, los delegados denuncian que la compañía convocó personal temporario ofreciendo casi el doble de paga para eludir el bloqueo a la salida de los millones de artículos almacenados.

 

Sin embargo, tanto los trabajadores con contrato fijo como los temporales se han sumado masivamente a la huelga, que incluye piquetes para frenar la salida de camiones, concentración de trabajadoras y trabajadores en las puertas del almacén durante las dos jornadas, y una manifestación.

Solidaridad obrera internacional

Detrás del verso de la “innovación”, el crecimiento extraordinario de las ganancias de las GAFA (Google, Amazon, Facebook y Apple) se basa en miles de trabajadores precarizados en grandes almacenes de diferentes países del mundo, en condiciones de explotación laboral similares a las del siglo XIX.

Frente al gigante capitalista de la venta online Amazon, la lucha de los trabajadores de Henares genera las simpatías de una lucha ejemplar contra la precariedad y por los derechos laborales.

Los Comités de empresa de Amazon en Polonia y Alemania se han solidarizado enviando representantes a acompañar a los huelguistas, organizando en el mayor almacén de Amazon en Alemania una huelga en su apoyo. El comité de Polonia se expresó su apoyo a la lucha en comunicado dirigido a compañeros de otros países en alemán, italiano e inglés.

Así definió la importancia del conflicto un dirigente del comité de huelga:

“Nos enfrentamos a un gigante del comercio electrónico, muy difícil de doblegar. Si lo conseguimos entre todos será una victoria para los derechos de todos los trabajadores, de toda la clase como tal”.

 

Compartir

Comentarios