fbnoscript
22 de junio de 2006 | #951

Barbarie imperialista en Gaza

Por Corresponsal
“Uno de cada tres niños recién nacidos en Gaza muere por falta de medios para atenderlos” (Clarín, 1/6). La denuncia de la Unicef confirma el carácter criminal del bloqueo de fondos impuesto a la Autoridad Palestina por Israel, Estados Unidos y Europa desde que Hamas ganó las elecciones en enero pasado.
 
“Ya no quedan casi fármacos en los territorios y desde hace dos meses los bebés están muriendo de enfermedades básicas porque ya no hay ni médicos ni remedios esenciales, como las aspirinas” (ídem).
 
La muerte de niños en masa es la expresión más brutal del cerco a que está sometida la población de Gaza. Además del bloqueo de fondos (no sólo de las donaciones sino también de los impuestos que Israel recauda en nombre de la AP), Israel bloquea la circulación de personas (lo que impide a los palestinos trabajar dentro de Israel) y de mercancías de y hacia Gaza. El desempleo en Gaza supera el 70%; los empleados de la AP llevan cuatro meses sin cobrar sus salarios; la miseria es insoportable.
 
Gaza es una gigantesca prisión a cielo abierto, la mayor del mundo, sitiada por el hambre, que ponen en descubierto la falacia del “retiro” de Israel. La entidad sionista sigue ocupando Gaza porque mantiene el control total de sus fronteras. “Mientras Israel bloquee la entrada de mercancías, dinero y personas hacia y desde Gaza, Israel seguirá siendo un país ocupante”, denunció el médico israelí Dani Flic, de Médicos por los Derechos Humanos (ídem).
 
A pesar de la denuncia de la Unicef, Estados Unidos, la Unión Europea e Israel continúan negándose a girar fondos a la Autoridad Palestina.

En esta nota:

Compartir

Comentarios