fbnoscript
13 de julio de 2006 | #954

Frenar la masacre en Gaza y el intento de golpe sionista contra el gobierno de Hamas

La ofensiva sin precedentes del gobierno Olmert-Peretz contra la Franja de Gaza y el pueblo palestino no es una reacción a los ataques “terroristas” de parte de los palestinos sino un premeditado plan israelí para derrocar al gobierno electo en la Autoridad Nacional Palestina y aplastar la resistencia palestina a la imposición de los planes sionistas e imperialistas en la región. El diario sionista Haaretz reveló que la detención de más de un tercio de los funcionarios de Hamas en el gobierno de la Autoridad Palestina y en el Consejo Legislativo Palestino fue planeada varias semanas antes de la captura del soldado Gilead Shalit, y que fue aprobada por el fiscal general Menny Mazoz.
El plan presentado hace un mes por el ministro de Seguridad Interior, Avi Ditcher, para “reocupar partes de Gaza” y “convertir Beit Hanoun en una ciudad fantasma” está siendo implementado ahora: la Franja de Gaza está siendo reconquistada, decenas de palestinos han sido asesinados, y se ha producido un drástico deterioro en las ya terribles condiciones de vida del pueblo, que incluyen falta de electricidad, de medicinas, provisión de agua y alimentos.
 
El llamado “plan de realineamiento” —el abandono de unas pocas y pequeñas colonias en Cisjordania con el objetivo de continuar la dominación de toda Palestina— fue pensado para dar un nuevo plazo de vida al sionismo, como varias veces ha dicho el primer ministro Olmert. Pero para que el régimen sionista continúe dominando Palestina, la resistencia palestina tiene que ser liquidada. Las últimas masacres en Gaza, el asesinato de militantes de la Intifada y la construcción del muro del apartheid, son parte de los planes políticos y de guerra israelíes para aplastar la continuada lucha palestina. El complot para derrocar al gobierno de Hamas y aplastar a la izquierda palestina es llevado adelante por Israel y Estados Unidos con la aquiescencia del presidente de la Autoridad Palestina, Abu Mazen, cuya milicia recibió 3.000 rifles norteamericanos M-16 y 3.000.000 de balas de Israel el 16 de junio, de acuerdo a los reportes del diario israelí Yediot Aharonot y la red árabe Al Jazeera. Hace poco, Abu Mazen estuvo negociando un documento redactado por los principales prisioneros políticos (palestinos en cárceles israelíes) que implícitamente reconoce a Israel, acepta las fronteras de 1967 y pone la cuestión de los refugiados en el marco de las resoluciones de las Naciones Unidas. Abu Mazen y la dirección de Fatah intentaron maniobrar contra la voluntad de la aplastante mayoría de los palestinos que desean continuar la lucha contra Israel, poner fin a la corrupción en la Autoridad Palestina e implementar el derecho al retorno de los refugiados; pero el pueblo palestino está dispuesto a continuar la lucha, incluyendo a aquéllos que viven dentro de las fronteras de 1948. Grandes movilizaciones tuvieron lugar dentro de Israel contra la detención de los “siete de Shefa’Amr”, a los cuales la policía de Israel está intentando inculpar falsamente, como parte de una campaña para aplastar la lucha de los palestinos dentro de Israel.
 
Incluso la izquierda israelí judía está llamando al retiro de las fuerzas de ocupación de Gaza y Cisjordania y la liberación de los presos políticos para que sean intercambiados por Gilead Shalit. Además, de acuerdo a ciertos medios, la mayoría de la población israelí se opone a nuevas masacres y es partidaria de un intercambio de presos políticos palestinos por el soldado israelí retenido. Los trabajadores y pobres judíos pronto descubrirán que todas las promesas de Kadima y especialmente del Partido Laborista encabezado por Amir Peretz, de “cambiar la agenda social”, fueron una pantalla de humo para continuar la limpieza étnica contra los palestinos. Zeev Boim, miembro del gabinete israelí, dijo abiertamente: “En lo que a mí concierne, la gente de Beit Hanoun y Beit Lahiya (dos ciudades en el norte de la Franja de Gaza) puede empezar a hacer las valijas”.
 
Los imperialistas norteamericanos y europeos temen que el éxito de la lucha por terminar con la ocupación israelí en Cisjordania y la Franja de Gaza debilite seriamente al régimen sionista. Esto explica el resonante silencio de todos los gobiernos capitalistas en la Unión Europea y de los Estados Unidos frente al terrorismo de Estado israelí en Gaza, dirigido directamente contra masas de palestinos no combatientes, una brutalidad sólo conocida bajo los regímenes fascistas. Este silencio no sólo es mantenido por gobiernos imperialistas de “centroizquierda”, como el de Prodi en Italia, y por gobiernos como el Kirchner en la Argentina y Lula en Brasil, que apoyan los planes imperialistas en Sudamérica, sino también por Hugo Chávez y Evo Morales, en Venezuela y Bolivia respectivamente, regímenes que, según se afirma, se oponen a los planes norteamericanos en el subcontinente. Los regímenes árabes que supuestamente están del lado de los palestinos también están jugando un rol traidor. El presidente egipcio Hosni Mubarak ha estado ejerciendo presión sobre las milicias palestinas para que liberen al soldado israelí y retiren el reclamo de la liberación de los presos políticos. El “moderado” gobierno islámico de Turquía también está involucrado en presionar a la dirección de Hamas recibiendo el agradecimiento de Condoleezza Rice por sus esfuerzos en beneficio del imperialismo norteamericano y el sionismo.
 
La Coordinadora por la Refundación de la IV Internacional (CRCI) llama a una movilización mundial de los trabajadores y los jóvenes en defensa del pueblo palestino, por el retiro inmediato de las fuerzas de ocupación de Cisjordania y Gaza, por la liberación de todos los presos políticos en las cárceles israelíes, por la plena implementación del derecho al retorno de los refugiados y por la demolición del muro del apartheid. La CRCI enfatiza la importancia de la movilización de la izquierda militante judía en solidaridad con sus hermanos y hermanas palestinas. Finalmente, la CRCI subraya que se debe abrir una vía para desarrollar una lucha común de las masas palestinas y los trabajadores judíos contra el régimen sionista, por su destrucción y el establecimiento de una república laica y democrática en todo el territorio histórico de Palestina como parte de una federación socialista del Medio Oriente —la única vía para alcanzar una paz real en la región.
 
LIBERTAD A LOS PRESOS PALESTINOS
 
POR EL DERECHO AL RETORNO DEL PUEBLO PALESTINO
 
 
 
Aprobado por el Secretariado Internacional de la Coordinadora por la Refundación de la IV Internacional, a propuesta de “Militantes por la IV Internacional”, de Palestina

Compartir

Comentarios