fbnoscript
14 de noviembre de 2018

Las detenciones de estudiantes marxistas y la lucha del movimiento obrero en China

Versione italiana
Varios medios internacionales han denunciado que en los últimos días fueron detenidos en China doce activistas universitarios que se vienen solidarizando con las luchas obreras. Estos estudiantes, que “se autodefinen como marxistas y defienden la adhesión a los principios comunistas” (El País, 13/11), fueron capturados en la Universidad de Pekín, en Shanghái, Shenzhen, Cantón y Wuhan, lo que de paso da cuenta del amplio radio geográfico en que se desenvuelve el movimiento. En el caso de Yue Kin, uno de los líderes del grupo, detenido en Pekín, fue golpeado y prácticamente secuestrado. Todo indica que se encontraba previamente ´marcado´ por las fuerzas de seguridad.

Los estudiantes detenidos forman parte del Grupo de Solidaridad con los Trabajadores de Jasic, conformado a mediados de año en apoyo a la lucha de los obreros de esta planta de Shenzhen -que fabrica maquinaria para soldar- por mejoras condiciones laborales y por la formación de un sindicato independiente. Esta lucha, ferozmente enfrentada por el gobierno y la burocracia de la Federación de Sindicatos de toda China (ACFTU), derivó en la detención hasta el día de hoy de decenas de obreros y estudiantes. En aquel conflicto, de agosto, “los chicos se manifestaron portando retratos de Mao y lanzando proclamas en favor de la ‘clase obrera’”, según El Mundo (12/11).

El gobierno chino apunta a liquidar el desarrollo de este activismo en los campus universitarios que es crítico de la burocracia y que también tiene en su agenda las reivindicaciones de la mujer. En la Universidad de Pekín, donde se produjeron las últimas detenciones y hay denuncias de persecución contra grupos de estudios, se ha colocado como responsable al jefe de los servicios de inteligencia de la capital (ídem). En la Universidad de Nankín hubo detenciones en octubre cuando los estudiantes protestaban “porque la institución no les dejaba crear una asociación marxista” (El País, ídem).

Los estudiantes chinos padecen ellos mismos el despotismo del capital. En algunas escuelas técnicas son forzados a trabajar para grandes compañías como condición para recibir el certificado de estudios. La ONG Estudiantes y Universitarios contra los Abusos de las Empresas denunció esta situación en Quanta, una subcontratista de Apple (Infobae, 30/10).

La clase obrera china

La lucha de los estudiantes empalma con un momento de agitación en la clase obrera china ante las terribles condiciones de trabajo. Según el China Labour Bolletin, con base en Hong Kong, los principales motivos de las protestas obreras son los bajos salarios, la precarización laboral y el derecho a la representación gremial.

En los primeros ocho meses de este año, esta ONG registra 1,332 conflictos, un 80% de los cuales refiere a problemas salariales. Casi la mitad de estos conflictos están registrados en la construcción. En esta actividad hace estragos la neumoconiosis, principal enfermedad laboral del país, que afecta las vías respiratorias por la inhalación de polvo. En estos días se ha producido un acampe en Shenzhen, reprimido por las fuerzas de seguridad, de obreros que contrajeron la enfermedad en los ’90 y que reclaman una compensación. En el sector manufacturero hay conflictos por cierres y relocalizaciones.

Para el CLB, en base a un examen de los conflictos obreros en 2015-2017 (informe del 19/9, disponible en su página web), los conflictos se están reconfigurando. De una prevalencia de explosiones de furia elemental de los trabajadores ante la superexplotación y el despotismo patronal, como el caso de Honda en 2010, se estaría pasando a procesos huelguísticos más preparados y organizados, incluyendo la elección previa de representantes sindicales. Esta ONG, que promueve un mejoramiento de las condiciones laborales por medio de la acción “legal y pacífica”, realza que hay una menor destrucción de instalaciones patronales en el período estudiado. Y afirma que hay un ascenso de conflictos en regiones del interior y en los servicios, en detrimento de las áreas costeras y los sectores manufactureros. Esta ONG advierte también, en otro informe, que la burocracia de la Federación de Sindicatos de toda China (ACFTU) está descuidando la organización por empresa, donde se desarrollan las tendencias a la organización y la formación de nuevos sindicatos. Y que si no emprende ese camino, “nunca podrá cerrar la brecha con los trabajadores”.

Las luchas del movimiento estudiantil y del movimiento obrero chino muestran la persistencia de una conciencia histórica revolucionaria en las masas chinas y son un desafío para la burocracia restauracionista.

Libertad a todos los detenidos de Jasic. Viva la lucha de los obreros y estudiantes.

LEER MAS:

La clase obrera levanta cada vez más la cabeza en China

En esta nota:

Compartir

Comentarios