fbnoscript
19 de noviembre de 2018

“Daniel Ortega se ha ajustado a los designios del FMI”

María Mercedes Salgado, de Nicaragua.

María Mercedes Salgado fue funcionaria sandinista, y ocupó un cargo diplomático en Brasilia entre 1982 y 1986. Ahora dice que “el gobierno de Daniel Ortega no tiene actualmente nada que ver con el de los comienzos de la revolución” (1979).

“Aquella revolución —añade— pretendía un cambio estructural en el país, pero ahora Ortega secuestró todos los poderes del Estado y se ha sometido a los designios del FMI, aplica toda su política en acuerdo con las cámaras empresariales y algunos sindicatos que le son afines. Mientras tanto, se da palo a los opositores”.

—Sin embargo, desde un primer momento Ortega gobernó en acuerdo con Violeta Chamorro, propietaria del diario “La Prensa” y representante de un sector de la burguesía nicaragüense.

—Sí, pero luego, durante su gobierno, Chamorro privatizó las empresas que habían sido estatizadas. Antes, las propiedades del dictador Anastasio Zomoza eran tan grandes que la sola estatización de sus propiedades fue un paso enorme. Además se declaró la “piñata”: el reparto de tierras de propietarios que habían huido del país. Fue la “ley de ausencia”. También se estatizaron bancos. Después vino la guerra a partir de 1982.

—Fidel Castro dijo que Nicaragua no tenía que ser “una segunda Cuba”.

—Así es, dijo eso. Es que se trataba de un momento de enorme presión internacional, incluso interna con levantamientos campesinos e indígenas en contra de la revolución, y bases de ataque contra nuestro país desde Honduras. Hay matices siempre: aquella fue una revolución popular, la clase obrera nicaragüense es muy pequeña.

—¿Por qué se producen ahora los grandes levantamientos contra el gobierno?

—Porque hay un hartazgo popular contra el gobierno de Ortega. La economía, que en los primeros tiempos llegó a crecer al 4,5 por ciento anual, no se distribuyó. La ayuda venezolana, que fue en su momento de 4.000 millones de dólares, no ingresó oficialmente al Estado y resultó manejada discrecionalmente. Ahora la población urbana y el movimiento campesino se han unido en una Comisión en Defensa de la Tierra, del Lago y la Soberanía, y constituido un frente contra Ortega,

—¿Quiénes componen ese frente políticamente?

—Es un frente democrático compuesto por el movimiento de mujeres, de derechos humanos, estudiantes y empresarios que en su momento estuvieron con Ortega y ahora han girado hacia la oposición. A su  vez, en ese frente democrático se desenvuelve una lucha interna con los sectores que se han aglutinado para impulsar un movimiento hacia la izquierda. Por eso nos ha sido tan útil esta Conferencia en Buenos Aires, para tomar contacto con compañeros de otros países y hacer conocer todo esto.

Te puede interesar: Se realizó la conferencia internacional latinoamericana

Compartir

Comentarios