fbnoscript
27 de noviembre de 2018

Parazo de médicos en Barcelona

Los médicos de atención primaria de Catalunya dieron comienzo ayer a un paro que se extenderá durante los próximos cinco días, en demanda de más recursos para la salud, incluyendo un aumento salarial y la contratación de más personal (El País, 27/11). La medida fue convocada después de una extensa reunión entre el Instituto Catalán de Salud (ICS) y el sindicato Metges de Catalunya, en la que no se llegó a ningún acuerdo.

El acatamiento del paro fue importante. Según el sindicato, en atención primaria –donde se centra principalmente el conflicto- hubo un 66% de adhesión por la mañana (de 2505, 1.103 habían hecho huelga y 817 estaban ejerciendo servicios mínimos) y un 76% por la tarde (de 1704, 825 secundaron la huelga, 626 estaban haciendo servicios mínimos), mientras que en sanidad concertada -en donde se reclaman mejoras retributivas y laborales fue del 73%.  En el resto de los sectores fue menor.

Se trató de un paro activo: los médicos comenzaron la jornada cortando el tráfico de la Gran Vía de Barcelona, una de las principales calles de la ciudad, para luego dirigirse al ICS, en donde dirigieron sus reclamos contra el director de la institución, Josep María Argimon.

A la denuncia por la sobreexplotación resultante de la reducción de médicos en planta, y por los bajos salarios percibidos (se calcula que desde el 2010, el poder adquisitivo de los médicos cayó en un 30%), se sumó el reclamo de formación de los residentes recién ingresados al sistema. Elena Pérez, residente en el Área Básica de Salud de Martorell, señaló que “nuestros tutores deberían tener menos pacientes. Con el número actual es inviable que se detengan a explicarnos en los casos” (ídem).

Pese al intento de frenarlo mediante negociaciones, se prevé que el paro se mantendrá los cinco días. Si bien la ICS ofreció la incorporación inmediata de 200 facultativos, no aumentan el tiempo mínimo por paciente actualmente establecido en 12 minutos, lo cual significa una excesiva cantidad de consultas diarias y un deterioro en la atención médica.

En cuanto al resto del país, se registró un paro de 24 horas en Andalucía, con una movilización al Servicio Andaluz de Salud. También hay un descontento en regiones como Galicia, País Vasco y la Comunidad Valenciana, por lo cual la extensión y la contundencia de la huelga y las protestas de los trabajadores de la salud en Barcelona vale como un estímulo a nuevas convocatorias.

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios