fbnoscript
22 de enero de 2019

El Frente de Izquierda va a la embajada de Francia en solidaridad con los “Chalecos Amarillos”

Basta de persecución y represión. Jueves 24, 11hs.

Solidaridad internacional con los “Chalecos Amarillos”
¡Basta de persecución y represión!

Desde hace más de dos meses, decenas de miles de manifestantes con sus chalecos amarillos, en su gran mayoría trabajadores y personas provenientes de los sectores populares de las periferias urbanas de Francia, han tomado las calles de París y de las principales ciudades exigiendo no solo el fin de los planes neoliberales sino la renuncia del presidente Emmanuel Macron. Durante 10 sábados consecutivos hemos visto a la policía francesa cargar de manera violenta contra los manifestantes, disparando balas de goma a corta distancia.

Los chalecos amarillos se han vuelto un símbolo del enfrentamiento a los planes de los gobiernos capitalistas que buscan que sean los trabajadores y los sectores populares los que paguen la fiesta de los ricos. Hicieron retroceder al gobierno de Macron que retiró el impuesto a los combustibles que fue lo que encendió la protesta. Consiguieron una suba del salario mínimo. Pero como dicen referentes de los chalecos, “no queremos migajas, queremos toda la baguette y también la panadería”. Ni la represión ni los intentos de “encauzar institucionalmente” la crisis a través de un “debate nacional” impulsado por el gobierno lograron por ahora desarticular el movimiento, que sigue activo en las calles exigiendo que se vaya Macron y otras demandas.

Si esta lucha no se ha transformado en un desafío aún mayor del conjunto de los explotados al régimen de la V República y sus partidos, es en primer lugar responsabilidad de las direcciones de las centrales sindicales, que escandalosamente miran para otro lado. En esto se parecen a la burocracia sindical en nuestro país, que permite al gobierno de Macri avanzar con los tarifazos y el ajuste contra el pueblo trabajador.

En Francia, las centrales sindicales han hecho, con la excusa de la infiltración de la derecha, un esfuerzo deliberado por desmarcarse de los chalecos amarillos. Pero este divisionismo sólo favorece a la reacción ante un movimiento que está en pleno desarrollo. Por eso es decisiva la intervención de la clase obrera y de sus organizaciones con un planteo propio que acaudille a todas las capas explotadas. 

El movimiento obrero viene de sufrir fuertes golpes por parte del gobierno, como la reforma laboral que facilita los despidos y precariza las condiciones de trabajo o el ataque a los trabajadores ferroviarios. En ambos casos la clase obrera expresó su disposición a dar pelea. Está colocado a la orden del día la unificación de la lucha por medio de paros activos y movilizaciones que preparen la huelga general, y trazar un programa de reivindicaciones que integre en una estrategia común las aspiraciones de la clase obrera con las de los sectores medios atacados, los precarizados y los autónomos, por medio de un plan económico único de los trabajadores contra el monopolio capitalista.

La crisis profunda de su gobierno, en una Unión Europea en la que se aceleran sus tendencias disgregadoras, requiere un liderazgo urgente de los trabajadores. Que la crisis la paguen los capitalistas, por gobiernos de trabajadores, por la unidad socialista de Europa.

Los chalecos amarillos nos dejan una gran enseñanza para todos los/las trabajadores del mundo: que el camino para arrancar conquistas y hacer retroceder a los capitalistas es la acción directa y la lucha.

Desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores nos haremos presentes en la Embajada de Francia el próximo jueves 24 de enero a las 11hs, para manifestar nuestra solidaridad internacional con la lucha de los chalecos amarillos y entregar un petitorio reclamando el fin de la represión del gobierno de Macron y exigir la amnistía para los miles de manifestantes procesados.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios