fbnoscript
2 de febrero de 2012 | #1210

Noticiero Internacional

Por Corresponsal

Huelga general en Bélgica

Los jefes de gobierno convocados a la cumbre de la Unión Europea sólo pudieron arribar a Bruselas en helicóptero desde una base militar cercana, como consecuencia de una huelga nacional en Bélgica. "En Bruselas no circula ningún autobús, tranvía ni metro", señaló el diario ABC de España; lo mismo sucede con los trenes de alta velocidad, y los aeropuertos están paralizados. Los activistas sindicales realizaron múltiples piquetes -entre ellos, en la autopista que une a Bélgica con Alemania. La huelga de 24 horas convocada por los sindicatos forma parte de un plan de lucha contra el programa de ajuste del gobierno de coalición formado recientemente.

Gran Bretaña: histórica huelga en Unilever

Los trabajadores del pulpo Unilever llevan adelante un plan de lucha en las distintas plantas británicas de la empresa, contra el ajuste en el plan de pensiones -un recorte indirecto del salario, que alcanzaría entre el 20 y el 40% de la jubilación. La huelga, que ya lleva varios días y es la primera en la historia de la empresa, fue convocada por los tres sindicatos que agrupan a los trabajadores, luego de un pronunciamiento masivo de las bases (de los 5 mil trabajadores, un 85% de los sindicalistas de Unite, un 75% de los miembros del GMB y una gran mayoría de los miembros de Usdaw votaron en favor de la huelga). La empresa ha duplicado sus ganancias durante el último año y se encuentra en plena expansión en otros países.

La lucha de Unilever, por otra parte, encierra un significado más general, pues a lo largo de Europa los gobiernos capitalistas llevan adelante medidas similares. "A medida que la reforma (laboral) comience a implementarse, algunos observadores predicen que los políticos e incluso la Unión Europea serán blanco de la reacción de los trabajadores" (La Nación, 25/1).

Rumania: otra rebelión popular contra el ajuste

El pueblo rumano ha salido masivamente a las calles durante las últimas dos semanas, contra el ajuste que implementa el gobierno conservador de Emil Boc y del presidente, Traian Basescu. El programa de medidas incluye la reducción en un 25% del salario de los empleados estatales y un aumento del IVA -del 19 al 24%. El anunció desató una ola de manifestaciones de masas en distintas ciudades -entre ellas la capital, Bucarest. Incluso unos 500 militares se manifestaron contra la llegada de la misión del FMI, luego de que el gobierno redujera sus pensiones. Un periodista definió al movimiento como un "tsunami”. En la cabeza de la mayoría, la decisión ya ha sido tomada: el régimen Basescu-Boc debe finalizar", asegura el mismo reportero.

Nigeria: marcha atrás con el ajuste

El gobierno fondomonetarista de Goodluck Jonathan debió dar marcha atrás con el recorte al subsidio de la gasolina, luego de la fulminante huelga general que sacudió al país durante cinco días. A pesar de no regresar al precio inicial, el Ejecutivo debió recular del intento por pasar el precio de la nafta de 0,4 dólares a 1,3 dólares, en un país donde una gran mayoría vive con menos de dos dólares diarios. Asimismo, la enorme reacción popular al "gasolinazo" limitó los intentos del gobierno por avanzar en el ajuste -en particular, en el plano de los empleados estatales.

Las "huelgas salvajes" en Vietnam

"El número de huelgas salvajes en Vietnam se duplicó el año pasado", señala el Financial Times. El mismo artículo destaca que, en los últimos años, una gran cantidad de industrias se relocalizaron de China a Vietnam. Este traslado tuvo su correlato en una oleada de huelgas que llegó a registrar 857 conflictos laborales durante 2011, lo que obligó a que algunas empresas deban "aumentar el salario en cuatro ocasiones durante el mismo año”. Sin embargo, el aspecto más relevante de estas huelgas "salvajes" es el siguiente: "Si las disputas y las huelgas no se dan de forma ordenada, existe la posibilidad que se extiendan y adquieran un carácter político, que es el mayor temor del gobierno" (ídem). Al igual que las huelgas en China, Bangladesh, Camboya, etc., las luchas en Vietnam revelan el despertar de un gigante -la clase obrera del sudeste asiático- contra la bancarrota capitalista.

Compartir

Comentarios