fbnoscript
18 de julio de 2019

La huelga de profesores que anima la lucha de los trabajadores en Chile

Séptima semana de lucha
Por Amanda Martín Secretaria adjunta de Ademys

Los docentes chilenos ya van por la séptima semana de huelga con movilizaciones  en todas las comunas, ahora en pleno receso escolar, contra la reforma curricular del gobierno de Sebastián Piñera y su ministra de educación Marcela Cubillos (defensora de la dictadura pinochetista), y por un pliego de reclamos históricos. La reforma curricular implica recortes de materias claves en la educación secundaria.

La huelga fue ratificada en una asamblea nacional, pese a los intentos de una parte de la directiva del Colegio de Profesores por levantarla.

El próximo 22 de julio se realizará una nueva consulta nacional. Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores (miembro del centroizquierdista Frente Amplio), se orientaría en ella por deponer la huelga indefinida en función de mandatar al Consejo Directivo para definir las medidas a seguir, que podrían ser de tipo judicial o administrativa. Esto implicaría un retroceso para la lucha. Por lo pronto, nuevamente se impulsarán votaciones en las asambleas locales.

En la quinta semana de huelga, en las vísperas del receso escolar, la tendencia de parte de la directiva de levantar la huelga fue superada por las votaciones y la acción desde las comunas que no ven que la propuesta del gobierno haya respondido las reivindicaciones que son  la plataforma de este proceso.

Cabe señalar que la directiva de la CUT, pese a la contundencia de esta lucha y los paros de mineros y trabajadores de Wal Mart, jamás convocó un paro nacional que sirviera para unificar las luchas y abrir un curso para derrotar al gobierno derechista de Piñera.

Un huelga ejemplar

Por estas mismas páginas hemos seguido el enorme apoyo que ha recogido la huelga docente entre diferentes sectores de trabajadores. Mineros, portuarios, comercio, además de estudiantes y pobladores de las diferentes comunas que representan el corazón mismo de esta huelga.

Las tres marchas nacionales que congregaron miles demuestran por sí solo que la crisis educativa no se puede contener más. El 35% del conjunto del sistema educativo de Chile está compuesto por la educación pública, el 10% son privadas y las restantes son subsidiadas pero con patronal privada, donde los docentes no tienen el derecho de hacer huelga. De más está decir, que la tendencia es a la reducción de la educación pública a su mínima expresión.

Este apoyo popular a la huelga se combinó con algunos proyectos que se están tramitando en el Congreso, con algunos puntos en los que cedió el gobierno durante esta medida, como es el caso de la titularidad de las horas de extensión. Sería un error, sin embargo, depositar expectativas y poner el foco de la pelea en el Congreso, dominado por los partidos responsables de la crisis educativa chilena.

Son horas decisivas para esta lucha que ya ha generado un cimbronazo en  Chile, ya que abrió las puertas a otras luchas que han golpeado el gobierno.

Como dice la canción de los huelguistas: ¡fuerza profesores!

 

En esta nota:

Compartir

Comentarios