fbnoscript
23 de agosto de 2019

Operativo Unitas, maniobras militares con Venezuela en la mira

Se desarrollan en Brasil los ensayos conjuntos de fuerzas armadas de Latinoamérica y Estados Unidos.

El miércoles pasado comenzaron en Brasil los ensayos militares conjuntos que la Armada norteamericana y las de otros países latinoamericanos realizan anualmente desde 1959 y que llevan el nombre de operativo Unitas.

En esta ocasión, a los socios latinoamericanos (Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Paraguay, Perú, Panamá y México) se suman el Reino Unido, Japón y Portugal en calidad de observadores.

Los operativos son una vía de reforzamiento de la influencia norteamericana en la región.

Una peculiaridad de los ejercicios de este año es que incluyen la simulación de una operación de ayuda humanitaria. “Se diría que el modelo inspirador apuntaría a la emergencia humanitaria de Venezuela”, comenta un artículo de Ambito Financiero (22/8). Recordemos que ese fue el pretexto de Juan Guaidó para montar la intentona golpista del 22F, finalmente frustrada.

Consultado sobre el punto, el responsable del Comando Sur, almirante Craig Faller, confirmó que “los ejercicios mandan un mensaje para el mundo, estamos trabajando juntos contra una serie de amenazas, que incluyen desastres naturales, terrorismo, y ciertamente mandan un mensaje a Maduro y países que no comparten los mismos valores” (O Globo, 19/8).

Es una nueva amenaza contra Venezuela, mientras Trump no se cansa de decir que todas las variantes están sobre la mesa, en referencia a una posible operación militar. Los gobiernos de Argentina y Brasil, que forman parte del Unitas, integran también el Grupo de Lima que secunda las provocaciones golpistas de EE.UU. En nuestro país, el golpismo contra Venezuela no se reduce al macrismo: Miguel Pichetto y Sergio Massa, hoy aliado a la fórmula Fernández-Fernández, reconocieron a Guaidó y recibieron a su representante en la Argentina, Elisa Trotta.

Al mismo tiempo, las operaciones marcan el debut de Brasil como aliado extra Otan, un status que Trump le concedió a Bolsonaro y que Argentina logró en los ’90 con Menem. El secretario de Estado yanqui, Mike Pompeo, viene por su parte de pactar en su reciente gira latinoamericana una militarización conjunta en la triple frontera Argentina-Paraguay-Brasil, merced al operativo de seguridad conocido como 3+1. También se llevó de Buenos Aires la declaración de Hezbollah como organización terrorista, camino que seguiría próximamente también Brasilia.

Es necesario rechazar la injerencia yanqui en la región y el golpismo contra Venezuela.

En esta nota:

Compartir

Comentarios