fbnoscript
14 de noviembre de 2019

En solidaridad con la rebelión popular, la selección chilena se niega a hacer rodar la pelota

No jugará su último partido del año, mientras que los hinchas llaman a boicotear el campeonato nacional.

En un comunicado de la Asociación Nacional del Futbol Profesional (ANFP) se anunció que los futbolistas de la selección chilena resolvieron no disputar el partido amistoso contra Perú, que se iba a jugar en Lima el 19 de noviembre, en solidaridad con el enorme estallido popular que vive Chile. El encuentro era el último que iba a disputar el seleccionado trasandino antes de las eliminatorias hacia el próximo Mundial, que comienzan en marzo.

No es la primera manifestación de este tipo. Desde que comenzaron las jornadas de protestas, muchas de las principales figuras del futbol del país vienen manifestándose contra el régimen de Piñera, condenando la represión y en apoyo a la lucha del pueblo chileno.

En sus redes sociales, Gary Medel, defensor del seleccionado de Chile (y ex jugador de Boca), le dio un contenido preciso a la decisión de los deportistas: “Sabemos que representamos a un país completo y hoy Chile tiene otras prioridades mucho más importantes que el juego del próximo martes. Hay un partido más importante que es el de la igualdad, el de cambiar muchas cosas para que todos los chilenos vivan en un país más justo”.

La suspensión del amistoso es una muestra más del cimbronazo que la lucha del pueblo chileno está generando en el deporte más popular del país. El torneo de primera y segunda división lleva cuatro semanas sin actividad. La ANFP, el Sindicato de Futbolistas Profesionales de Chile (SIFUP) y las dirigencias de los clubes vienen intentando retomar el torneo para colaborar a una vuelta a la “normalidad”. Esas presiones van en la línea del gobierno chileno, que había intentado –sin éxito- sostener la final de la Copa Libertadores entre River y Flamengo, que tenía cita en el Estadio Nacional de Santiago -el mismo que fuera escenario de la sangrienta represión de Pinochet. Aún así, ANFP se vio obligada a suspender todos los torneos de futbol juvenil y el Consejo Extraordinario de Presidentes baraja la opción de dar por terminada la temporada.

Las hinchadas más importantes del futbol chileno, como la del Colo Colo, la U y Universidad Católica, convocan a impedir el torneo. “El campeonato local no debe reanudarse este fin de semana, ni tampoco  puede retornar el juego mientras no se haya concretado un compromiso político que satisfaga las justas demandas del pueblo” dice el comunicado de diferentes barras de hinchas de la U, y llama a sumarse al “despertar del pueblo y a su lucha”. En esta línea se suman los comunicados de otras barras como las del Everton, Iquique, O’ Higgins o la de Santiago Wanderers. Esta última hinchada difundió un comunicado en el que afirma que no dejarán “que ni un jugador toque la cancha, que no se juegue ningún partido en Playa Ancha, y así dejar en claro que con la clase trabajadora no se juega. Despertamos y no pararemos”.

La heroica lucha que está librando el pueblo chileno atraviesa también lo deportivo, en el campo de juego con las muestras de apoyo de los jugadores y en la pasión de los hinchas que se suman a la pelea contra el gobierno de Piñera y todo el régimen post pinochetista.

Compartir

Comentarios