fbnoscript
22 de noviembre de 2019

Bolivia: reprimen la marcha de los féretros, la lucha sigue a toda costa

Bolivia volvió a vivir otra jornada de brutal represión, con escenas que dan cuenta de las tensiones sociales presentes, cuando tras 8 horas de movilización desde Senkata, El Alto, los manifestantes trasladaron hacia La Paz los féretros de los ocho indígenas asesinados durante el desalojo de una planta de combustibles ocupada.

Si pareciera que la represión del gobierno de Jeanine Áñez no tiene límites en sus intentos por imponer el golpe, la respuesta del pueblo boliviano sorprende por su contundencia, determinación e incondicionalidad. El gobierno de Áñez ya se ha cobrado la vida de 32 bolivianos y sin embargo las movilizaciones y bloqueos no han cesado en lo más mínimo.

La reciente movilización cargando los féretros de los bolivianos muertos por la represión hace rememorar las combativas jornadas de la Semana Trágica argentina, de 1919,  donde los obreros plegados a la huelga general eran abatidos por las fuerzas policiales y la represión se extendía durante días, contra los obreros que despedían a los suyos en masivas manifestaciones combinadas con cortejos fúnebres.

La represión de Senkata, y de la marcha de los féretros, es la consecuencia directa del decreto criminal del gobierno golpista, que le liberó las manos de las fuerzas represivas para que estas impongan el orden por los medios más violentos y a cualquier precio.

En estas horas, diputados y senadores discuten con el gobierno de facto los términos de un acuerdo para la constitución del Tribunal Supremo Electoral y la convocatoria a elecciones. El gobierno tiene la aspiración de que la lucha del pueblo ceda ante una eventual convocatoria a elecciones pactada con los legisladores masistas. Sin embargo los acontecimientos estarían demostrando lo contrario: el pueblo es consciente que no hay ninguna salida popular parida por un golpe reaccionario.

 

Compartir

Comentarios